ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 22 de abril de 2018. Última actualización: Hoy

Reflexiones / CARLOS E. CAÑAR SARRIA

El lunes 8 enero, 2018 a las 11:01 am

Reflexiones

Reflexiones / CARLOS E. CAÑAR SARRIA

CARLOS E. CAÑAR SARRIA / carlosecanar@hotmail.com

Primera. Estamos iniciando un nuevo año; balances y expectativas por todo lado. Lo que se logró y lo que queda pendiente, lo bueno y lo malo, sueños y realidades, el ser y el deber ser; en fin, una serie de reflexiones y elucubraciones filosóficas en torno al devenir de nuestra existencia. Por estas cavilaciones atravesamos todos cada vez que termina y comienza un año. Aquí estamos y aquí seguimos por la gracia de Dios. Mientras Dios, la vida, la academia y los periódicos nos lo permitan continuaremos orientando cátedra y opinando tras la búsqueda de un país más justo y democrático. Desde nuestra condición de analista político, como siempre nos ha caracterizado, con el mismo ímpetu con que hemos señalado los errores de los gobernantes, lo seguiremos haciendo en el momento de reconocerles sus logros y alcances. A nuestros amables lectores les deseamos un Feliz Año, gracias a ustedes, seguimos figurando entre los 4 columnistas más leídos en la región, según la empresa encuestadora, Cifras & Conceptos.

Segunda. El año 2018 en nuestro país está colmado de todo tipo de expectativas, sobre todo en cuestión política. Habrá elecciones legislativas para la conformación y consolidación de un nuevo Congreso; que no será tan nuevo, dadas las listas de inscripciones de los personajes que aspiran ocupar o seguir ocupando estos cargos de representación popular. La verdad es que Colombia requiere un Congreso preocupado por el análisis y tramitación de los problemas más sustanciales del país: economía social, una justicia eficiente y oportuna, educación, salud, vivienda, empleo, saneamiento básico; es decir, enfatizar en la solución de todos problemas que signifiquen garantizar una existencia en condiciones de dignidad a los colombianos; para que nuestro país deje de figurar entre los más atrasados socioeconómicamente en toda la región latinoamericana. Lo cual obedece a la implementación de un sistema económico injusto de corte neoliberal y a una clase política insensible socialmente. El Congreso colombiano no ha sido la excepción; siempre renuente a auto depurarse, no obstante ser una de las instituciones más ilegítimas y desacreditadas del país. Situación que hace necesario mirar con lupa a quienes se elijan o reelijan, porque el pueblo ya no está en condiciones de equivocarse nuevamente. Por ahí ya están apareciendo vallas de candidatos que sin haber tejido méritos pretenden ser reelegidos, como aquellos que aprobaron la Reforma Tributaria y el aumento al impuesto del Iva en contra del bolsillo de los colombianos más pobres, por ejemplo; lo cual es una demostración de cinismo político.

Tercera. El año 2018 tiene como expectativa también, las elecciones presidenciales que determinarán la persona que reemplazará a Santos. Por el momento, en cuestión presidencial todo está sometido al termómetro de las encuestas y falta mucha tela por cortar de aquí al día de las elecciones en el proceso de una contienda que no apunta nada fácil, sobre todo, en un país como el nuestro atenido a las coyunturas políticas que siempre se van presentando. De modo que hasta el momento todo es incierto. De acuerdo al vaivén de las encuestas, insistimos que como van las cosas hasta el momento, Gustavo Petro sería el sucesor de Santos.

Cuarta. En algunos periódicos y emisoras locales y regionales aparecieron publicados aspectos de informe de gestión de la Administración Municipal de Popayán. Hay muchos avances en el deseo de construcción de “un modelo se ciudad sostenible, emprendedora, competitiva y segura para todos los payaneses”, pero falta mucho más como la misma administración municipal a cargo de César Cristian Gómez lo reconoce. Los cambios que la ciudad necesita no se pueden lograr de la noche a la mañana y hay esfuerzos evidentes para constatar que el gobierno del “Vive el Cambio” va por buen camino. Proyectos de vivienda e infraestructura vial tanto urbanas como rural, se anuncia la construcción de cinco nuevas vías e intervención de nueve vías existentes, se han realizado varias obras en proyectos comunitarios, avances significativos en  alumbrado público urbano y rural, avances en cultura ciudadana, etc.

Reiteramos que el gobierno de César Cristian se ha caracterizado por la aproximación a las comunidades con un enfoque participativo realmente necesario. A la gente hay que hacerle sentir la ciudadanía y esta se siente con la participación. Falta enfatizar en seguridad ciudadana, muchas veces se siente la sensación de una ciudad al garete; hay que mejorar la  movilidad, la cultura ciudadana; enfatizar en políticas públicas de empleo, así el Dane diga que vamos mejorando. Contrario a lo que algunos critican, los cambios en las diferentes secretarías son necesarios y saludables, se trata de darles participación a otros actores sociales, alternar los funcionarios públicos. No es posible presuponer que un gobierno abanderado por el Cambio deje a los mismos durante todo el periodo gubernamental. Todos tenemos el deber y el  compromiso de construir una ciudad decente.