ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 4 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

Reflexiones (Carlos E. Cañar Sarria)

El martes 16 enero, 2018 a las 10:17 am

Reflexiones

Reflexiones

CARLOS E. CAÑAR SARRIA / carlosecanar@hotmail.com

Reflexiones (Carlos E. Cañar Sarria)             Primera. Hay que esperar las inevitables coaliciones de candidatos rumbo a la Presidencia de la República. Hasta el momento todo es incierto. Encuestas por todo lado lubrican la opinión pública y los colombianos terminamos despistados ante tanto comentario a favor o en contra de los actuales candidatos. El uribismo continua con su discurso antipacifista y mesiánico, vendiendo la idea de que en ellos está la salvación del país. Como si no hubieran tenido ocho años de gobierno para hacer de Colombia el país que hoy están pregonando y prometiendo. La esperada consulta del Centro Democrático, avizora el triunfo de Duque, no obstante, es evidente que aún le falta mucho pelo para moño. Es posible que el precandidato sea hasta buen tipo, pero hay muchas dudas en cuanto que no podría evitar la alienación de quien seguramente le aportaría los votos, es decir, el ex presidente Álvaro Uribe, quien pretende, como en las pasadas elecciones, regresar al poder en cuerpo ajeno.

Reflexiones (Carlos E. Cañar Sarria)             Segunda. Germán Vargas “Fieras” anda recorriendo el país en su angustioso afán de ser elegido como el sucesor de Santos. Se dice que recogió muchas firmas para avalar su aspiración presidencial por fuera de su propio partido, Cambio Radical, que de todo tiene, menos de cambio y mucho menos de radical; seudo partido que está condenado a desaparecer con el mismo ímpetu con que se erigió. Colectividad que no ha estado exenta de casos de corrupción y por el mismo motivo debiera estar moralmente impedida para utilizar un discurso proselitista anticorrupción, más aún cuando en sus giras por las regiones, Vargas Lleras se hace acompañar por aspirantes al Congreso cuestionados por delitos de corrupción.

En estas correrías, según los medios de comunicación, el aspirante caucano al senado, Temistocles Ortega, anda lanzando madrazos posando de enérgico contra la politiquería. Difícil que le coman cuento, pues ha sido gobernador en dos ocasiones y el Cauca ha seguido de mal en peor.

Se critica a Vargas Lleras, entre otras cosas, utilizar los resultados de la política pública de Santos de las casas gratis para hacer politiquería, convirtiendo esta política social en una acción populista, sus posturas ambiguas ante el proceso de paz con las Farc desde su posición de vicepresidente y por otros comportamientos que daban a entender que Vargas Lleras actuaba más como oposición que como parte fundamental del mismo gobierno. Vargas Lleras, de arrogante personalidad, de mal carácter, despectivo, grosero y abusivo, como lo constató la controvertida escena en que cogió a coscorrones a uno de sus guardaespaldas.

Reflexiones (Carlos E. Cañar Sarria)           Tercera. Lamentablemente el Eln, que se encontraba en conversaciones para un proceso de paz con el Gobierno, con actuaciones recientes ha demostrado que no es su prioridad contribuir en la construcción de la paz. Las recientes agresiones del Eln a la Fuerza Pública y contra la infraestructura del país en Casanare, Arauca y Boyacá ponen en entredicho la voluntad de paz de esta agrupación guerrillera. Poco antes de que se venciera el plazo del cese bilateral del fuego el gobierno esperaba el anuncio de prolongar la tregua mientras viajaba a Quito la delegación presidencial a renegociar las condiciones del cese bilateral, se considera que el Eln con tal error desbordó los límites. Diferentes enfoques de opinión pública coinciden en afirmar que acciones de esta naturaleza dan argumentos a los candidatos presidenciales a construir un discurso antipacifista contra el Eln.

La ONU y las Farc han instado a las partes a reanudar las negociaciones para no abortar ese deseo generalizado de los colombianos de construir la paz y la convivencia civilizada.

Reflexiones (Carlos E. Cañar Sarria)             Cuarta. La verdad es que para las elecciones legislativas a realizarse en marzo de este año, hay muy poco de donde escoger, no pocos candidatos están cuestionados por problemas con la justicia, avalados por partidos a la vez también cuestionados, que no auguran la consecución de un nuevo Congreso que dé la talla frente a los requerimientos y necesidades de un nuevo país levantado en la moral, en la justicia, en la solidaridad y en el bienestar colectivo. Por lo tanto, los colombianos tenemos el deber moral de escoger con lupa los candidatos a la hora de decidir los votos, para en esta ocasión equivocarnos menos. La posibilidad de un nuevo Congreso se distancia más, pues muchos de los que tienen desprestigiada esta corporación aspiran continuar. El país necesita leyes buenas y útiles a la sociedad, es decir leyes útiles por ser buenas y leyes buenas por ser útiles. El desprestigio del Congreso no tanto radica en los propios congresistas sino en quienes votaron y siguen votando por los mismos. Ya se sabe que el Congreso ha sido renuente a autodepurarse, por lo tanto es al pueblo o constituyente primario que le corresponde la tarea de comenzar a depurarlo en marzo próximo. Necesidad histórica.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?