ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 17 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

Reflexiones / CARLOS E. CAÑAR SARRIA

El martes 17 octubre, 2017 a las 3:09 pm

Reflexiones / CARLOS E. CAÑAR SARRIA / carlosecanar@hotmail.com

Corte Constitucional blindó Acuerdo de Paz

Corte Constitucional blindó Acuerdo de Paz / Imagen: http://www.vanguardia.com

Primera. La decisión de la Corte Constitucional de dejar incólume los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc durante los próximos tres gobiernos, prácticamente convierte la paz no como política de gobierno sino como política de Estado. La Constitución concibe la paz como un derecho y como un deber de obligatorio cumplimiento, es decir, es un imperativo categórico al que debemos acceder todos los colombianos. Se queda sin discurso y sin argumentos Cambio Radical que hizo parte de actual gobierno pero que hoy oportunistamente hacen campaña presidencial despotricando del actual gobierno, del proceso y de los acuerdos de paz. También se quedan sin discurso los partidarios del Centro Democrático que no han podido entender que la paz es una empresa rentable, que la paz no es un juego y que los acuerdos no pueden ser objetos de circunstancias, de conveniencias, de oportunismo bajo la conculcación del orden constitucional. Si interpretamos el pronunciamiento de la Corte Constitucional, durante los próximos tres periodos de gobierno lo que prohíben los acuerdos no podrá ser permitido, ni lo que permiten podrá ser prohibido.

Segunda. Resulta oportuno referir algunas de las veinte leyes naturales de filósofo inglés Hobbes que entre otras cosas sostiene que “hay que buscar la paz, hay que ponerle término al estado de hostilidad de un hombre hacia otro…”, “que los hombres cumplan los pactos que han celebrado”, “que dando garantía del tiempo futuro, deben ser perdonadas las ofensas pasadas de quienes, arrepintiéndose, desean ser perdonados”, “que en las venganzas los hombres no consideren la magnitud del mal pasado, sino la grandeza del bien venidero”, “que ningún hombre por medio de actos, palabras, continente o gesto manifieste odio o desprecio al otro”, etc.

Jesús Santrich / Imagen: http://www.lafm.com.co

Tercera. Durante la revisión del tema de Circunscripciones Especiales para la Paz, uno de los puntos centrales de los acuerdos de La Habana, los representantes del Centro Democrático se retiraron del recinto, bajo una serie de agresiones verbales en contra de Jesús Santrich, del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Actitud que desentona con el propósito de reconciliación nacional liderado por el presidente Santos. Inoportuno hecho que demuestra que a pesar del ánimo de reconciliación de muchos compatriotas, hay otros que siguen empecinados en hacer permanente la cadena de odios, de venganzas, de ofensas, de intolerancias que demuestran que aún no están maduros para la paz y que no obstante todo esto, más temprano que tarde, tendrán que acostumbrarse a compartir los recintos legislativos con quienes consideren enemigos y opositores. Precisamente, es allí, en los recintos legislativos donde se deben dar los debates de los temas más álgidos y prioritarios del país; en la dialéctica de la confrontación de ideas, de diferentes imaginarios de sociedad y de país; es de donde se debe dar el paso trascendental de la guerra a la paz. Es preferible ver y sentir una guerrilla reinsertada a la vida civil debatiendo ideas que empuñando las armas con las consabidas consecuencias que nos permitan recordar aciagas y prolongadas épocas de guerra y de terror.

Cuarta. En plena época electoral en la que nos encontramos, no faltan discursos moralistas de parte de partidos cuestionados por corrupción, lo que a simple vista, quita legitimidad a candidatos que piensan equivocadamente que el país sigue ciego y sordo y les va a creer; tienden a quedarse solos con su cinismo y se quedarán con los crespos hechos porque si de algo está hastiado este país es de la corrupción que campea por todo lado y esto necesariamente debe cambiar.

Quinta. Resultados de encuestas cuestionan la popularidad del presidente Santos y esto lo aprovechan sus enemigos y detractores para hacer política o politiquería. Pero si nos detenemos un poco a analizar las encuestas en su trayectoria histórica, a los presidentes, salvo contadas excepciones, durante el último año de gobierno no les favorecen las encuestas, ya por el desgaste de la misma carga presidencial, o bien por las circunstancias como la de que la gente sólo tiende a reconocer lo malo y desconocer lo bueno. Independientemente de las encuestas, Santos ha pasado a la historia. Se la ha jugado toda por la paz y el país tarde o temprano tendrá que reconocerlo, como lo ha hecho la comunidad internacional al entregarle el premio Nobel de Paz el año pasado. Nada más meritorio para un presidente que al hacer dejación del cargo, entregue a todo un país transitando por los senderos de la reconciliación nacional, con la esperanza de que en un futuro el pronunciamiento de las balas no sea la forma cotidiana de hacer política. Dicen algunos medios de comunicación que Santos se está quedando solo. Se basan en la actitud de algunos de sus antiguos aliados que en procura de sucederlo en el poder hacen campaña despotricando del gobierno, contradicción que Santos sabrá interpretar sin desazón.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?