Viernes, 22 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

Reflexión in memoriam

El lunes 20 septiembre, 2021 a las 2:46 pm
Imagen cortesía de: www.elespanol.com

Reflexión in memoriam

Alvaro J Urbano R

En días pasados recibí un escrito muy sentido y dolorido de mi amigo Diego Sarmiento, con motivo del infausto deceso de nuestro común amigo de infancia el ingeniero Diego Genaro Muñoz Gutiérrez, nos duele en lo más profundo de nuestro ser y no logramos entender cómo tan buen amigo, gran ingeniero y gran padre de familia haya partido adelantándose a la presencia del Todopoderoso.

Con su previa autorización comparto algunos apartes de la carta del ingeniero Diego Sarmiento: “Quienes pudimos compartir algo de su paso por este mundo nos parece increíble que semejante persona tan amable, cordial y simpática, con su repentina partida, deje un gran vacío en su familia y grupo de amigos.

La verdad no es mi deseo indagar los pormenores de su deceso. Los más cercanos aseguran que las dificultades económicas por las que estaba atravesando se agravaron por su situación médica. ¿Que pueden estar pensando los acreedores de haber acosado hasta la muerte a otra persona más? ¿Si podrán estar tranquilos aquellos en quienes estaban en sus manos los pagos que necesita un ingeniero para pagar sus deudas? ¿A qué le saben los dineros que los “vacunadores” manipulan y que no les pertenecen? Que obligan, por el desespero, a pagar intereses ruinosos.

La ingeniería Caucana está de luto y lo más preocupante es que no hay barranco que la ataje. Tenemos casos de muchos ingenieros amigos que cuando tocamos el tema de Diego, los comentarios son los siguientes: El viejo Diego se nos adelantó… La DIAN, las Entidades de Control, las Interventorías de pacotilla y las Supervisiones Sangrientas están llevando al abismo a nuestra profesión.

En los últimos años hemos presenciado que la ingeniería va en retroceso y empieza a asquearnos a muchos quienes románticamente esperamos licitaciones limpias y contendores honorables. Recuerdo ya varios amigos ingenieros que han partido de este mundo sin plata ni para el entierro, con el olvido de su familia y muertos en los campamentos de obra. Sin una pensión, con deudas, sin un salario proporcional a su experiencia y con grandes montos a pagar con el “gota a gota.

He podido llamar a algunos ingenieros que conozco, que son allegados y que están en la misma situación; y lo único que les he podido decir es de lo bondadoso que es el Padre celestial con aquellos que le conocemos así sea lejanamente. He tratado de decirles que la vida es mucho más que ser gran contratista. Que es tiempo de pensar en otra cosa que no sea la ingeniería. Que los políticos y los ingenieros son una mezcla mortal y que por lo general los primeros han sobrevivido a todas las pandemias.

Hay esperanzas para quienes hemos quebrado con la Ingeniería. Sin Ingeniería si hay paraíso. Pero de esas caídas hay que levantarse y reinventarse. No tuvimos mucho tiempo de compartir últimamente con Diego, pero lo que más lamento es no haber podido darle una mano a quien en vida se la merecía.»

La carta de Diego Sarmiento me conmovió tanto que la comparto para que reflexionemos y generemos un frente común contra la corrupción que tienen desangrado a nuestro precioso país y en grave crisis existencial a la patria.

************************************************************

Lee otros artículos del autor aquí:

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?