ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 28 de enero de 2023. Última actualización: Hoy

Reality Bites y Forever 21

El lunes 14 diciembre, 2015 a las 6:35 am
Jorge Alonso Ruiz Morales

Jorge Alonso Ruiz Morales

Celebrando la tercera semana de Adviento, periodo previo a Navidad, les traigo aquí estas notas. Revisando los datos del viernes veo cómo lo que antes se consideraba un nivel psicológico importante fue sobrepasado sin ningún aspaviento; me refiero al dólar, que sobrepasó los 3.300 al abrir a 3.295 y cerrar a 3.334. Ya cualquier multiplicación por tres se queda corta bajo el nuevo contexto. Además unas subidas de más de 10 puntos básicos castigaron a los títulos colombianos de deuda pública, pasando los julios de 2020 del 7.60% al 7.72% y los julios de 2024 del 8.30% al 8.43%. Se empiezan a hacer apuestas sobre cómo cerrarán el año y las perspectivas no son muy optimistas. El petróleo, gran indicador de la economía global, no ayuda mucho puesto que bajó de 39.55 a 37.93 dólares; China tampoco ayuda y los tesoros, que bajaron del 2.2323% al 2.1550% como casi único refugio, tampoco lo hacen. La realidad no ayuda mucho. Reality bites.

Aquí van unos cierres, salpicados de minutas y de 70 mil millones operados en Futuros: jul20s al 7.843%, sept19s al 7.74% y nov18s al 7.30%. Ya casi se acercan las vacaciones y el niño Dios, o Papá Noel dependiendo de la cultura y de la cuna, sigue haciendo sus averiguaciones, cotizaciones y encargos de muñecas, guantes, camas y chaquetas por diferentes sitios de la ciudad. Esa es una realidad para el adulto y una fantasía para el niño, una fantasía que para ellos es su propia realidad. Es lo mágico de la navidad, mientras se ve uno con amigos que vienen de otras tierras, se degustan hamburguesas caseras, unas niñas aprenden a montar bicicleta en ciclovías y otras leen salmos como voluntarias en misas dominicales. Todo eso es la realidad, o la fantasía si uno así lo quiere ver; eso está en la mente de cada uno. Por mi lado el viernes, luego de un delicioso almuerzo corporativo de fin de año con lomo al trapo, procedí a adquirir un buzo que ya había visto días antes, cuyo término fashionista exacto es hoodie. Es gris, oversized, con capucha, va hasta la rodilla y cambió por completo todos mis preceptos. Ahora mi realidad se divide en AH (antes del hoodie) y en DH (después del hoodie). Es la realidad de Forever 21.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?