Titulares de hoy:    

Desconocidos reaparecieron disparando a manifestantes     ~    

Creencias y ceremonias alrededor de la muerte en el Patía     ~    

492 muertes y 16.910 contagios más por covid-19     ~    

Piden renuncia del comisionado para la paz por ser “un bandido y enemigo de la paz”     ~    

GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL     ~    

Gobernador se reúne con el presidente para posibilitar diálogo     ~    

Alcalde de Popayán pide al presidente no decretar Conmoción Interior     ~    

“Lady Madrid”: la piedra en el zapato de Sánchez y Casado     ~    

En circulación Edición #435 de Proclama Cauca y Valle     ~    

Unicauca apoya la Feria del Libro de Santander de Quilichao     ~    

Gremio de la salud rechaza proyecto 010 y exigen garantías laborales     ~    

Disparos, policías de civiles y manifestantes en el noveno día de paro     ~    

“Umbral”. Juan Carlos Pino Correa, premio Nacional de Novela     ~    

ONU condena actos de violencia en protestas y pide que cesen bloqueos para alimentos y medicinas     ~    

Comunidades afro exigen cumplimiento a Celsia en La Salvajina     ~    

Decretan Toque de Queda y Ley Seca en Santander de Quilichao     ~    

Confirman desaparición de 379 personas durante Paro Nacional     ~    

En Cauca habilitan puente aéreo y caravana humanitaria por la vida     ~    

Policías de civil habrían disparado contra manifestantes en Cali     ~    

Gobernador del Cauca lidera encuentro con alcaldes municipales y organizaciones del Paro Nacional     ~    

Domingo, 9 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

El martes 27 mayo, 2008 a las 2:38 pm

¿QUIÉNES SON NUESTROS HÉROES?

Por Mauricio Arboleda

Una mujer que engaña a 4 tipos con los que sostiene una relación al mismo tiempo. Una estafadora que incita a sostener una relación incestuosa, aunque el hombre en realidad no es su hermano, es su víctima. Una madre que pone a sus hijos a disputarse un lugar privilegiado en un círculo social materialista y cínico. El trasvestista que milagrosamente no es reconocido por quienes diariamente lo tienen al frente. El niño rico que siempre encuentra el amor después de casado, pero como el amor es una virtud entonces no es malo engañar a su familia. Estudiantes que sólo van al colegio a diseñar tretas, hacer trampa y enamorar docentes (o viceversa). Diferentes estereotipos del “bacán de novela” ordinario, ridículo en su apariencia, lleno de neologismos y atropellos contra nuestro idioma. Personajes que exaltan las ventajas de llevar una doble vida, de pasarse la ley por la faja, tramas que nos enseñan cómo sostener una mentira y hasta cómo vivir de la misma. Guiones que posicionan la venganza como un derecho ciudadano y que elevan el verdugo a la calidad de héroe.

Esta es la televisión que gusta (no me incluyo), las producciones donde el fin justifica los medios, donde la honestidad queda por el suelo y, lo peor, donde nuestros niños están desaprendiendo su cultura y sus apenas visibles rastros de humanidad. Basta con sentarse a escucharlos en el recreo o antes de iniciar una clase: los niños comentan las telenovelas como si se tratara de su propia vida, les afectan las patrañas que ven, toman partido, debaten, predicen lo que vendrá y crecen con una exagerada visión de sociedad.

Esos son los mundos perfectos que hoy colman las expectativas infantiles, historias donde todos son bellos y lo bello tristemente se limita a ser blanco, rubio, tener dinero, poder y un apartamento “new age”.

Al protagonista (el héroe) todo se le perdona, al parroquiano común y corriente no. Por eso para muchos de nuestros pequeños no existen límites, por eso avanzan hacia el filo, creyendo que al final del camino siempre estará un guionista ofreciéndole un final feliz.

Claro, los finales felices existen, por supuesto. Pero ¿Cómo se construyen? ¿Con el intensivo curso de intriga, manipulación, ilegalidad, perversión, venganza, consumismo, discriminación, impunidad, cinismo y violencia que nos ofrece la mayoría de telenovelas? ¿Con la excusa de que no hay más para ver, sin más remedio que sumergirnos en el letargo melodramático-novelesco?

Piense una respuesta.

(Y lo repito: el remedio no está en apagar el televisor).

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
    También te puede interesar
    Deja Una Respuesta
    Abrir el chat
    1
    Paute aquí
    Hola 👋
    ¿En que podemos ayudarte?