ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Carolina Gómez: el talento hecho belleza     ~    

Fragmento de la novela “Entre samanes”: Quilichao de los 70     ~    

En GdO trabajamos para superar las expectativas de los clientes     ~    

Departamento del Valle del Cauca, listo para vacunar     ~    

Inició fase de vacunación con adultos mayores de 80 años en Cali     ~    

¿Qué hacer con los residuos en vacunación?     ~    

En circulación Edición Impresa # 432 de Proclama Cauca y Valle     ~    

Llamado de auxilio de habitantes Vda/Santa Bárbara y aledañas     ~    

Guachené: Pacto ciudadano por la educación     ~    

Polémica por Pacto por defensa de la Vida, la Paz y el Territorio     ~    

Hospital Universitario San José recibió donación de equipos biomédicos     ~    

Se distribuirán las otras 50 mil vacunas     ~    

Descuento del 60% por pago de comparendos en Popayán     ~    

Habilitan canal de comunicación para solucionar dudas sobre vacunación     ~    

Desapariciones y desplazamientos, el pan de cada día en Buenaventura     ~    

Cinco proyectos de Unicauca son financiados por el Sistema General de Regalías     ~    

Falsos positivos, ¿Quién dio la orden?     ~    

Formulan cargos a exalcalde de Quilichao por prevaricato por omisión     ~    

Continúa búsqueda de solución al problema de alumbrado público en Quilichao     ~    

COVID-19 interrumpió Las Voces del Secuestro     ~    

Viernes, 26 de febrero de 2021. Última actualización: Hoy

El martes 27 mayo, 2008 a las 2:38 pm

¿QUIÉNES SON NUESTROS HÉROES?

Por Mauricio Arboleda

Una mujer que engaña a 4 tipos con los que sostiene una relación al mismo tiempo. Una estafadora que incita a sostener una relación incestuosa, aunque el hombre en realidad no es su hermano, es su víctima. Una madre que pone a sus hijos a disputarse un lugar privilegiado en un círculo social materialista y cínico. El trasvestista que milagrosamente no es reconocido por quienes diariamente lo tienen al frente. El niño rico que siempre encuentra el amor después de casado, pero como el amor es una virtud entonces no es malo engañar a su familia. Estudiantes que sólo van al colegio a diseñar tretas, hacer trampa y enamorar docentes (o viceversa). Diferentes estereotipos del “bacán de novela” ordinario, ridículo en su apariencia, lleno de neologismos y atropellos contra nuestro idioma. Personajes que exaltan las ventajas de llevar una doble vida, de pasarse la ley por la faja, tramas que nos enseñan cómo sostener una mentira y hasta cómo vivir de la misma. Guiones que posicionan la venganza como un derecho ciudadano y que elevan el verdugo a la calidad de héroe.

Esta es la televisión que gusta (no me incluyo), las producciones donde el fin justifica los medios, donde la honestidad queda por el suelo y, lo peor, donde nuestros niños están desaprendiendo su cultura y sus apenas visibles rastros de humanidad. Basta con sentarse a escucharlos en el recreo o antes de iniciar una clase: los niños comentan las telenovelas como si se tratara de su propia vida, les afectan las patrañas que ven, toman partido, debaten, predicen lo que vendrá y crecen con una exagerada visión de sociedad.

Esos son los mundos perfectos que hoy colman las expectativas infantiles, historias donde todos son bellos y lo bello tristemente se limita a ser blanco, rubio, tener dinero, poder y un apartamento “new age”.

Al protagonista (el héroe) todo se le perdona, al parroquiano común y corriente no. Por eso para muchos de nuestros pequeños no existen límites, por eso avanzan hacia el filo, creyendo que al final del camino siempre estará un guionista ofreciéndole un final feliz.

Claro, los finales felices existen, por supuesto. Pero ¿Cómo se construyen? ¿Con el intensivo curso de intriga, manipulación, ilegalidad, perversión, venganza, consumismo, discriminación, impunidad, cinismo y violencia que nos ofrece la mayoría de telenovelas? ¿Con la excusa de que no hay más para ver, sin más remedio que sumergirnos en el letargo melodramático-novelesco?

Piense una respuesta.

(Y lo repito: el remedio no está en apagar el televisor).

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
    También te puede interesar
    Deja Una Respuesta
    Abrir el chat
    1
    Paute aquí
    Hola 👋
    ¿En que podemos ayudarte?