Jueves, 18 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

Quilichao no aguanta más sin alumbrado público

El viernes 1 abril, 2022 a las 10:34 am
Quilichao no aguanta más sin alumbrado público
Panorámica nocturna del parque principal de Santander de Quilichao / Imagen de: http://bit.ly/2GkDagU

Quilichao no aguanta más sin alumbrado público

Alfonso J Luna Geller

El Gobierno Nacional, en su calidad de socio mayoritario de Cedelca S.A. E.S.P., desde hace más de 25 años castigó con oscuridad pública a Santander de Quilichao (accionista de Cedelca desde 1959) cuando decidió ilegal y unilateralmente (1997), desconocer los derechos de las comunidades, consagrados en la Escritura Pública 1572 de 1962, que hoy siguen vigentes.

Esa escritura pública, famosa entre los quilichagueños por el irregular reproche a que ha sido sometida regularmente, obliga a Cedelca a “suministrar el servicio de alumbrado público de la ciudad de Santander… con cargo a las utilidades que se liquiden a favor del Municipio por el aporte total de las acciones suscritas y pagadas conforme al presente contrato y demás que el Municipio posea como accionista de CEDELCA…”. También sentencia que: “El saldo que resultare a favor del Municipio se reinvertirá en acciones de CEDELCA, por su valor nominal, y si hubiere saldo en contra, éste se diferirá para su posterior cancelación con futuras utilidades”.

La opinión pública sabe que la politiquería y la corrupción prácticamente quebraron a Cedelca, pero, quienes resultaron condenados fueron los quilichagueños.

Es que el Gobierno Nacional en 1999, por intermedio de la Superintendencia de Servicios Públicos, asumió el control total de la empresa Cedelca, inicialmente para administrarla, luego (2005) con fines de liquidación, que al final no se logró.

Esa intervención ha sido la más larga, y amañadora, en la historia de la SuperServicios: duró 11 años, hasta el 2010, cuando despojado el Municipio de Santander de Quilichao de todos sus derechos consagrados en la escritura, se privatizó definitivamente el servicio y el Gobierno Nacional le entregó la comercialización de la energía eléctrica a la Compañía Energética de Occidente, CEO.

La CEO, como empresa privada y sin ningún vínculo contractual con el Municipio de Santander de Quilichao, legítimamente comenzó a cobrar el suministro de energía eléctrica para el alumbrado público de la ciudad.

Si el Gobierno no hubiera atropellado a los habitantes de Quilichao, la obligación legal de pagar ese servicio le correspondería a Cedelca, según el contrato público vigente (escritura), no a la Administración Municipal.

Llegaron entonces los procesos ejecutivos de cobro y defensa entre la CEO y el Municipio. Han transcurrido 12 años (desde el 2010) sin ninguna solución que favorezca a la comunidad quilichagueña, o a la empresa privada o a la Administración Municipal. A nadie le ha servido ese desgaste económico-jurídico-social de tantos años, más los que se proyectan si se sigue por el mismo camino. Es un conflicto de todos contra todos sin que tenga salida lógica ni jurídica como está planteado.

Por esa razón, algunos ciudadanos decidieron interponer una acción popular como mecanismo jurídico que busca la protección de derechos e intereses colectivos, y concretamente en este caso, para devolver las cosas a su estado anterior, con ocasión de las acciones y omisiones del Gobierno Nacional, como accionista mayoritario de Cedelca, que perjudicaron a Santander de Quilichao como colectivo social.

Se pretende con las nuevas acciones jurídicas que se reconozcan los derechos legítimos vulnerados del Municipio de Santander de Quilichao, que se pague la deuda a la CEO por parte de quien está legalmente obligado, y que a partir del saneamiento, se normalice, de común acuerdo entre las partes y la legislación vigente, la prestación del servicio de alumbrado público, para que no vuelvan a ser los habitantes del municipio quienes tengan que padecer la inseguridad nocturna y demás afectaciones por la falta de iluminación, por culpa de una burocracia nacional que ha demostrado que poco le interesa el bien público local y regional.

ESTADO DE LA RELACIÓN ENTRE CEO Y EL MUNICIPIO DE SANTANDER DE QUILICHAO

Quilichao no aguanta más sin alumbrado público
Imágenes y cámaras: David Luna, gerente Proclama del Cauca y Valle.

En estas condiciones, en Santander de Quilichao, el pasado jueves se realizó una rueda de prensa convocada por la CEO en la que se informó entre otras cosas:

La Escritura Pública suscrita entre CEDELCA y el Municipio está vigente pero la forma de pago del servicio pactada en la cláusula tercera de la Escritura que cruzaba utilidades versus pago del servicio, fue ajustada por el Contrato de Condiciones Uniformes (CCU) de 1997, como forma de restablecer el equilibrio económico, pero sigue pendiente de ajustes concertados según lo dispuso en sentencia el Consejo de Estado.

El valor mensual facturado por concepto de energía eléctrica al Municipio está alrededor de $ 243’000.000 (Este fue el valor de la factura del mes de enero de 2022).

Panorámica nocturna del barrio Niño Jesús de Praga
Panorámica nocturna del barrio Niño Jesús de Praga

La cuenta que exige la CEO le sea cancelada, desde junio de 2011 a la fecha, asciende a $43.521’223.059 (Alumbrado público: $31.604.035.261 y consumo de energía entidades oficiales $11.917.187.798) sumando capital e intereses.

Paola Jimena Ramos Caicedo, gerente de asuntos corporativos de la CEO
Paola Jimena Ramos Caicedo, gerente de asuntos corporativos de la CEO

Sobre esta situación, Proclama del Cauca y Valle dialogó con Paola Jimena Ramos Caicedo, gerente de asuntos corporativos de la CEO, con la alcaldesa municipal, Lucy Amparo Guzmán González, y con Carlos Alberto Herrera Sarria, asesor jurídico de la Alcaldía. Estas fueron sus declaraciones al respecto:

*************************

Otros editoriales de este autor:

Alfonso J Luna Geller
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?