ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 2 de diciembre de 2021. Última actualización: Hoy

Quilichagüeño preocupado

El sábado 29 febrero, 2020 a las 10:59 am
Quilichagüeño preocupado

 Quilichagüeño preocupado

 Quilichagüeño preocupado

Esta semana, al mirar las páginas web de la prensa capitalina, al tiempo que escuchaba la entrevista radial al señor Gilberto Toro, director ejecutivo de la Federación Colombiana de Municipios, me quedé muy preocupado por el futuro cercano de los municipios de Colombia y en especial por el de Santander de Quilichao, Tierra de Oro.

Mientras que la violencia genocida arrasa buena parte del territorio norte caucano y de otros territorios de Colombia, la madre naturaleza señala con severidad, a punta de sequias, incendios, heladas, aguaceros e inundaciones, el gran daño que le hemos hecho a la casa grande, cambiando con nuestra arrogancia el clima y la inseguridad cotidiana, así como el caos en el abuso del espacio público hartan a más no poder al ciudadano promedio; las buenas alcaldesas y alcaldes recién posesionados, en su congreso discuten y hasta consensúan insistir con el embeleco de la re-elección.

Preocupa que en vez de fortalecer la Federación de Municipios Colombianos, como agremiación capaz de nivelar el desbalance entre las necesidades de las regiones y el sempiterno centralismo de los gobiernos nacionales, los mandatarios y mandatarias locales, le pierdan tiempo a la  ya muy sospechosa reelección de don Gilberto Toro, confeso e irredento hincha del uribismo, quien por más de 20 años ha dirigido la federación de municipios, poniéndola al servicio de sus simpatías políticas. Ver aquí.

El ciudadano preocupado, que paga impuestos, peajes, ve y oye con desazón, cómo quienes fueron elegidos y elegidas para buscar e implementar la solución a la desesperante problemática de movilidad, seguridad, violencia, contaminación y desempleo que padece la inmensa mayoría de colombianos, malgastan viáticos y sobre todo tiempo, buscando su propia re elección (aunque algunas y algunos no han comenzado a gobernaren serio) así como la del encargado en la presidencia de Colombia, quien sólo después de casi dos años, se reunió en Hato Grande con su equipo, para ahora sí, definir el rumbo de su gobierno.

El ciudadano preocupado, aspira y en serio espera y cree que, aquel o aquella a quien eligió como su alcaldesa o alcalde, en realidad si tenga claro para donde quiere llevar a su comarca,  que no ande ejecutando la agenda de sus mentores políticos y/o económicos o la de Toro y su propuesta re-electora, que en realidad si le de participación a TODA la comunidad en el diseño e implementación de los Planes Municipales de Desarrollo y que esta planificación no sea el resultado de la imposición de tres o cuatro amigotes o de un contratista pagado para hacerlo.

Aunque aún es muy corto el tiempo para una seria evaluación de los recién posesionados, la triste y apremiante realidad, al menos para el caso quilichagüeño, es que la seria problemática de inseguridad, caos vial, desbarajuste del espacio público y la incertidumbre financiera que afronta la administración municipal, requiere del fuerte liderazgo de su recién posesionada alcaldesa, a fin de empezar a transitar la senda de lo prometido durante su campaña electoral.

La señora Lucy Amparo Guzmán, flamante alcaldesa de Santander de Quilichao, investida como está, de la autoridad que le otorgó su muy mayoritaria votación, tiene la responsabilidad de tomar fuertes decisiones y de implementarlas, así estas no sean tan populares y no redunden en la futura elección de su sucesor o sucesora, en el entendido deseado de que la señora Guzmán no transite aún en el embeleco re-eleccionista.

Afincada en, lo que llaman los estudiosos de la política, una inmensa reserva de favorabilidad popular, la alcaldesa de Quilichao posee un valioso respaldo político para meterle la mano al desbarajuste administrativo que durante 20 años todos sus antecesores le han legado y que ella, durante su campaña prometió enderezar. Sólo queda esperar, eso sí, por muy poco tiempo, que el muy novel equipo de gobierno tenga las agallas, la fortaleza, no sólo para implementar lo que la alcaldesa, en representación de sus votantes, mandate, sino que tengan la capacidad de oír directamente las preocupaciones quilichagüeñas y no sea flor de un día y aumente por algún tiempo más nuestras preocupaciones.

*******************************************

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?