ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 6 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Qué peligro los pastores

El miércoles 13 noviembre, 2019 a las 9:44 am
Qué peligro los pastores
Imagen cortesía de: Google
Que peligro los pastores

Qué peligro los pastores

Una nueva corte de extremisima derecha busca adueñarse de los gobiernos de América Latina. Pertenecen a grupos protestantes nacidas en Estados Unidos sectarios, racistas, asesinos; desconocen las problemáticas globales y el peligro que se cierne sobre la humanidad con el cambio climático. Arman una horda, tipo Ku KLux Klan, de secuaces bien alimentados e idiotizan a otros tantos para copar escenarios políticos con argumentos tan manidos del fascismo como el peligro de la bestia masónica o del comunismo internacional, aliándose sin ningún rubor con los sectores más retardatarios, violentos y corruptos del continente.

Comenzó por Argentina con Mauricio Macri, pasó por Chile con Sebastían Piñera, y continuó con Brasil con Jair Bolsonaro. Estas sectas van copando las instituciones, los poderes, tal que en Brasil se adueñaron primero del poder judicial, por ejemplo, y por tal pudieron armar un expediente mentiroso contra el expresidente Lula Da Silva; mismo ejercicio contra Cristina Fernández en Argentina y Rafael Correa en Ecuador, respuesta a un plan continental de toma fundamentalista para poner los países al servicio de la tiranía monopolizadora de la riqueza los recursos naturales de la región e impedir el ascenso al poder de sectores progresistas aún sin contar con las mayorías electorales, desde luego ayudados por las agencias norteamericanas de la mentira y del manejo político como una mercadería.

Estos nefastos personajes no escatiman esfuerzo ni recursos con tal de lograr sus objetivos. Por eso reclaman hoy el poder en Bolivia a pesar de haber sido derrotados en primera vuelta. En su fanatismo se atreven a poner la Biblia en frente para que el peor fanatismo se levante sin respetar instituciones y la Constitución, poniendo en peligro la integridad de los ciudadanos, desafiando a una guerra “santa”, creídos con autoridad divina para incendiar casas, saquear comercios, derribar sedes gubernamentales.

Colombia no es la excepción. Los pastores neonazis han constituido partidos con el argumento de defender la familia, la ética, la moral; puros argumentos porque agencian maneras de destruirlas con argucias como el desconocimiento de las familias constituidas bajo normas por fuera de su peculio como las uniones civiles o los matrimonios católicos. Con un supuesto poder de profecía convencen a sus áulicos para que sigan sus recomendaciones políticas, y con eso influyeron en la elección del hasta ahora peor presidente en la historia del país, que lo ha devuelto veinte años atrás a una situación de inseguridad, de violencia, de incertidumbre institucional nunca antes vista.

Por fortuna soplan vientos de esperanza, según los resultados electorales en Argentina y Uruguay. Pero vale alertar sobre estas sectas retardatarias que con el nombre de “cristianos” y con la Biblia en la mano, intenta copar los poderes públicos para de manera sectaria y criminal  imponer regímenes discriminatorios al servicio del más rancio interés capitalista y cumplir los dictados de sectores cuyo único interés es el enriquecimiento particular.

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Clic
Deja Una Respuesta