ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 25 de mayo de 2020. Última actualización: Hoy

¿Qué pasó con el hombre que se posó en la Luna?

El sábado 4 abril, 2020 a las 9:25 am

¿Qué pasó con el hombre que se posó en la Luna?

¿Qué pasó con el hombre que se posó en la Luna?

¿Qué fue del súper “homo sapiens” astronauta que bajó de la nave espacial y alunizó; qué del científico que llegó a las micro moléculas de la biología; qué del investigador que entró en las señales del ADN de organismos vivos, algunos virus, y en la transmisión hereditaria, qué del arqueólogo que interpretó 13.500 mil millones de años del tiempo, qué de los ingenieros de la cibernética y la robótica, y los sistemas en el campo de la investigación científica?

¿Qué fue de los expertos financieros del libre comercio, que no necesitaban ideologías, teorías, filosofías, religiones, ni libertades, menos igualdades, democracias, tampoco estados-naciones, porque la sacrosanta máquina del mercado todo lo ordenaba, incluso el desarreglo en el campo de lo social?

¿Qué sucedió en el sistema capitalista, el señor Jorge Sores?, quizá el hombre más rico del mundo, critica los procesos del señor Donald Trump, la ultra derecha gringa en contraposición, el primero porque cree “con favorecer a los ricos no se conserva el capitalismo” y el segundo porque pretende “representar a los trabajadores con un cuento nacionalista”, que es un engaño.

Son razones por las cuales los países económicamente más fuertes no asumen rumbos definidos y no tienen cómo proponer una línea de entendimiento político al mundo; Estados Unidos, Rusia y China, en la geopolítica, cruzan comportamientos que colapsan los mercados, ¿qué de los aranceles, del petróleo, del acero, del precio del dólar?, pierden los países débiles.

Las pataletas de Trump, por sacar a Nicolás Maduro y los respaldos del gobierno ruso ultraconservador de Putin al socialismo democrático del siglo XXI en Venezuela, y las actuaciones en el medio oriente, la confrontación con la Europa democrática por los asuntos de las migraciones y los derechos de las minorías, sin dejar de lado el tema del narcotráfico como instrumento electoral de los Estados Unidos con el que interviene en Colombia y ahora en Venezuela, son claras manifestaciones del enredo mundial.

Slavoj Zizek, docente de la Escuela Privada de la Universidad de Liubliana, hace relación a cómo la caída del Muro de Berlín era la terminación de la Guerra Fría, la lucha entre el capitalismo y el comunismo, lo sorprendente aparecieron otros muros entre países capitalistas, la división ahora es interna. En un bonito giro hegeliano, dice: “cuando el capitalismo conquistó su enemigo externo y unificó el mundo, la división regresó al mundo de su propio espacio”.

Esta complejidad lleva a la que sea tal vez la principal contradicción del nuevo orden mundial: “La imposibilidad estructural de encontrar un orden político mundial, que se corresponda con la economía capitalista global. Crea tensión, la circulación global de artículos, mientras crecen los muros para atajar a la gente.”

¿Qué queda del credo neoliberal de los expertos, de la apertura para el crecimiento y la reducción de los estados para la eficacia, si la pandemia demostró que las ganancias de los privados no cuentan a la hora de las calamidades y que el vaso del señor Adam Smith no rebosa nada, solo se sacrifican los presupuestos de los trabajadores, de la clase media y  de las pequeñas empresas nacionales, como lo han tenido que decir los gobiernos?

Nuestro referente un tanto optimista, cree se pueda proponer un entendimiento desde la política, para llegar a acuerdos internacionales, que establecieran “un control sobre los bancos, sobre estándares medio ambientales, sobre los derechos de los trabajadores, los campesinos, la sanidad, la protección de las minorías sexuales y étnicas.”

Y se refiere la necesidad de: “que la primera tarea que debemos realizar es desplazarnos del miedo al angost (inquietud). El miedo siempre es miedo a un objeto externo que percibimos como amenaza a nuestra identidad, mientras que la ansiedad emerge cuando cobramos conciencia de algún problema en esa identidad nuestra, que queremos proteger de la temida amenaza externa.”

Todo debe llevar a la reflexión, el miedo del coronavirus, es producto de la forma como ha afectado la economía nacional el neoliberalismo, en qué quedo la seguridad alimentaria, y la nefasta privatización de la salud, si su debilidad y corrupción es sinónimo de muerte. Es la amenaza del caos mundial, así se haya llegado a la luna.

***********************************

Otras publicaciones de este autor:

¿Qué pasó con el hombre que se posó en la Luna?
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta