ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 25 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

QUE GANE LA PAZ Y NADA MÁS…

El viernes 25 mayo, 2018 a las 9:48 am

QUE GANE LA PAZ Y NADA MÁS…

QUE GANE LA PAZ Y NADA MÁS…

El día tantas veces esperado llegó.

El día “D” de la democracia colombiana al fin despuntó en el horizonte colombiano con unas expectativas, incertidumbres, miedos y temores, como nunca antes se habían vislumbrado en el contexto nacional.

Al fin y al cabo son las primeras elecciones presidenciales del posconflicto y tienen un significado especial y fuera de serie.

Como la gente dice: “el día de la quema” política ya está con nosotros en nuestras vidas como ciudadanos colombianos, expectantes y curiosos por conocer a un prohombre como decía por allí un colega conocido y también como decía una abuela: “no hay deuda que no se pague ni plazo que no se cumpla.

EL 27 de mayo de 2018, debemos elegir a conciencia al sucesor de Juan Manuel Santos, el Presidente número 59, hasta ahora, siendo el primero Simón Bolívar en 1819, habiendo ya transcurrido 199 años de vida republicana hasta el sol de hoy.

Los días agitados y frenéticos de las campañas respectivas en pueblos y ciudades ya terminaron y nos aprestamos a entrar en ese período de reflexión, de meditación política, de pasar la lupa en forma metódica sobre las propuestas de los cinco candidatos ya conocidos de memoria: Duque, Petro, Fajardo, De La Calle y Vargas Lleras, para elegir a uno de ellos en la primera vuelta, en virtud del incesante y constante martilleo de los medios de comunicación y redes sociales, que nos han hecho conocer sus figuras, sus perfiles, radiografías sociales, gustos y disgustos, hojas de vida, programas, casi a la fuerza, afirmando sinceramente que hoy en día, no hay disculpa ninguna para decir que no los conocemos, y que no sabíamos cómo eran.

Al contrario, sabemos mucho de ellos, de su vida personal, política, de sus pensamientos e ideologías, estando bien seguros esta vez, y no como era antes, cuando íbamos a votar casi con una venda en los ojos, siendo casi una aventura, pues solamente nos guiábamos por el nombre del candidato y por su partido y nada más, existiendo además mucha ingenuidad de parte de los ciudadanos, quienes eran más propensos a ser manipulados y “comprados” con productos de diferente especie, situación que era exagerada y que hoy en día ha disminuido en algo, pero que los hay, los hay, en menor proporción en algunas regiones y sectores.

Como estamos en ese período ya citado de reflexión y meditación, es bueno, justo y necesario saber que, de los cinco candidatos nombrados, sólo uno, Duque, el alter ego de Uribe, trata de pasada el tema tan fundamental de la paz, por no dejar, sin darle importancia, sabiendo que es el tema más preciado de los colombianos, por su importancia y porque costó mucho conseguirla.

En cambio, los demás, sí la mencionan en sus programas, apoyándola totalmente como Petro, respetando los acuerdos como Fajardo, apoyándolos como Vargas Lleras y respaldándolos completamente como De La Calle, por ser su impulsor y gestor.

En conclusión, muy mal por Duque-Uribe y muy bien por los cuatro que quedan. Escojamos uno de ellos y la paz seguirá adelante, por el bien de Colombia. Tenemos dos días. Y que gane el mejor.

**********************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/javier-enrique-dorado-medina/

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?