ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 13 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

Pueblo sin ley

El sábado 24 junio, 2017 a las 10:02 am

En el corregimiento de El Plateado, en Argelia, sur del departamento, van 13 asesinatos de los 16 registrados de 2017 en esa municipalidad; un pueblo sin ley.

Varias son las características que hacen especial al corregimiento de El Plateado, ubicado en Argelia, al sur del Cauca.

La primera, en el gran número de personas por metro cuadrado. De acuerdo el mandatario local, Diego Aguilar, de los 30 mil habitantes que registra Argelia, nueve mil personas están asentadas en ese lugar. El doble de las que hay en la cabecera municipal.

Una gran parte de esos habitantes llegaron provenientes de todas las regiones del país, dijo una fuente a Proclama del Cauca, eclipsados por los cultivos de coca y la circulación de dinero que en esa región se ve.

Hace poco un ingeniero de la CEO en el departamento me confesaba que para el cambio de postes de energía se cancelaba entre 25 y 30 pesos pero la entidad sufría porque nadie quería trabajar por ese precio.

Es que allí hay un carnaval de coincidencias que hacen del pueblo comercial de Argelia; un territorio atípico. No solo porque no hay ley, sino porque en más de tres oportunidades a la Fuerza Pública se la ha retirado el sitio por acción de la comunidad. Y en la actualidad, aún se sigue resistiendo.

Y ese rechazo no es gratuito. Más cuando han pasado años de ausencia estatal y ahora quieren venir a quitarnos lo único que hemos tenido siempre, expresó la fuente: el cultivo de coca.

Se suma la ausencia de casas de justicia, puestos de salud, sector bancario o escuelas. A propósito, aun no se conoce el cronograma para desminado en esa región. En el Cauca son más de 22 puntos donde existen territorios minados y en su gran mayoría, ubicados cerca de instituciones educativas.

Por ahora, apenas el gobierno está en reuniones con los sectores campesinos para ver si se llega a un acuerdo que permita la sustitución de la matica.

Para nadie es un secreto que al retiro voluntario de la guerrilla de las Farc, a las zonas de concentración, han aparecido nuevos problemas.

La semana anterior, el alcalde Aguilar sorprendió indicando que de los 16 asesinatos registrados en su municipio, 13 se dieron en El Plateado. Incluso, cuatro de ellos, en un solo fin de semana. Homicidios por ajuste de cuentas, líos de faldas o la mal llamada “limpieza social”. ¿Por parte de quién? Nadie responde.

La fuente dice que ellos eran los que realizaban el control en la zona, es decir, sustituían la labor del Estado. Ahora que ya no están, “los narcos pagan su propia seguridad”. ¡Así de complejo está el asunto!

Corregimiento de El Plateado, en Argelia – Fotografía tomada del video https://www.youtube.com/watch?v=DraIGvrSsIA

Hay que indicar que el territorio era antes ocupado por el frente 60 de las Farc. Ahora aparecieron nuevas bandas al margen de la ley, ejerciendo control. Algo que ya se había anunciado. El tema es ¡por qué nadie hace nada!

Incluso, en un artículo para Proclama del Cauca, el representante Crisanto Piso, dijo que había un grupo proveniente de Sinaloa, (México) que estaba organizando las comunidades campesinas para que rechazaran la presencia de la Policía.

¡Claro!, aquí es donde aparecen los voceros de partidos políticos opositores diciendo que este proceso de pacificación en el país no ha servido para nada. Pero nadie explica qué han hecho por el Cauca. Ni siquiera don José Obdulio, senador del Centro Democrático, que hace muy poco entrevisté y solo atinó a decir, “cuando esté en la bancada de gobierno pensaré en algo”. (Pero ese es otro tema).

Toda esta vorágine social que se concentra en El Plateado hace parte de los nuevos retos que el Estado debe afrontar. A la población hay que brindarle posibilidades, es lo que siempre se ha dicho pero esas opciones están atascadas, imagino, en algún escritorio en Bogotá.

Y en ese sentido, de nada sirve que el Gobierno departamental o el municipal realicen labores de acercamiento y concertación si lo primero que se debe dar es la recuperación de la zona por parte de la Fuerza Pública.

¿Y la gestión de los congresistas caucanos? ¡Bien, gracias!

Entre tanto, me pregunto, ¿por qué de los recursos del Sistema General de Regalías (SGR) que disfruta esta región, aún no destina un aporte grande para invertir en proyectos que ayuden a cambiar el estigma que llevan a cuestas los habitantes de esa zona?

Por ahora, la fuente dice “estamos cansados que nos vean como si fuéramos narcos, delincuentes  o guerrilleros”. Y lo seguirán diciendo.

Deja Una Respuesta