Lunes, 25 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

Proclama del Cauca se une a la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado

El martes 5 abril, 2016 a las 3:49 pm

Próximo sábado, 9 de abril, por todas las víctimas del conflicto armado

Por Alfonso J. Luna Geller / El 9 de abril de cada año se hace el reconocimiento público de los hechos que han victimizado a los colombianos en el marco del conflicto armado interno. Este día está establecido por la Ley 1448 de 2011, Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, en su artículo 142, y en él exhorta a realizar eventos de memoria y solidaridad en las diferentes instancias de gobierno, y en especial, se estipula que el Congreso de la República se reunirá en pleno ese día para escuchar a las víctimas en una jornada de sesión permanente.

Es un día para promover expresiones sociales, artísticas, académicas, de organizaciones de víctimas y de derechos humanos para que la sociedad colombiana avance en la reconstrucción de la memoria, el esclarecimiento de la verdad de los hechos y en acciones de reparación simbólica y reconciliación.

9 de abril 1

En los medios de comunicación Proclama del Cauca nos solidarizamos con las víctimas motivados por la intención de contribuir a la construcción de la paz partiendo del análisis de nuestra labor periodística como forma de reconocer y visibilizar el conflicto armado que ha padecido nuestro país, que lo ha resistido, muchas veces, con dignidad, a través de distintas expresiones.

¿Por qué el 9 de abril?

bogotazo-10

El 9 de abril de 1948 cambió la historia del país. Los estudiosos del conflicto armado han acordado que la confrontación actual tiene sus orígenes en la Violencia partidista. Aquel 9 de abril de 1948, con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y el Bogotazo, la confrontación política y armada se difuminó por todo el país dejando millones de víctimas. Desde entonces la mezcla de armas y política no ha desaparecido.

Hoy, con unos procesos de paz en marcha con las FARC y el ELN, el país no pierde sus esperanzas de una reconciliación nacional, a pesar de la lentitud de su avance, la falta de articulación entre lo que se va acordando y lo que se ejecuta en el resto del país. Pero subsisten nuevas preocupaciones, nuevas violencias, nuevos actores armados, o viejos, pero remozados por las tendencias políticas que quieren imponer los viudos de poder que impulsan el control territorial a través de bandas criminales, antes llamadas “autodefensas”.

Infortunadamente nuestra historia ha estado cargada de factores desencadenantes de violencia que se transmiten de generación en generación, como herencia del culto aberrante a la dominación por parte de algunos dirigentes que ambicionados ven la guerra como un medio para conquistar el poder y retenerlo. Es la explicación a su intemperancia al debatir sus diferencias, a la actitud política intolerante fomentada por los dos principales dirigentes de este país de hoy, a la injusticia política o social que impulsa la pobreza, a la educación manipulada, a la incultura patrocinada para subyugar, y a los conflictos civiles como forma de sometimiento. Es la única explicación también a la persecución, a las amenazas y hostigamientos en contra de líderes reclamantes de tierras, periodistas y defensores de derechos humanos.

Por eso, la solidaridad con las víctimas debe traducirse en hechos políticos concretos que superen estas situaciones, so pena de que los discursos oficiales en torno a las víctimas se queden en pura demagogia. También es otra oportunidad para interpelarnos sobre el deber de recordar, que es una responsabilidad compartida, una tarea colectiva.

víctimas del conflicto armado

Claro está que preocupa que las garantías de no repetición, que es el mayor reto de la Ley de Víctimas, no tiene clara su implementación; lo único claro y evidente es que no hay garantías. Y no las hay porque las víctimas no han cobrado existencia ni humanidad, especialmente en las regiones ignoradas, ni los sectores y grupos sociales excluidos y estigmatizados. Eso sigue lo mismo, y peor, porque las amenazas están vigentes para revictimizar a las mismas víctimas de siempre.

También nos preocupa que, en nuestra región, la territorial de la Unidad para las Víctimas no proyecte pedagogía de paz, ni plantee proyectos ni propuestas para la consecución de cambios en la superación de la vulnerabilidad de las víctimas. Nadie explica la ruta que deben seguir las víctimas, ni existe un acompañamiento del Estado que garantice el goce efectivo de derechos en materia de educación, salud, vivienda, programas de empleo y generación de ingresos, entre otros, así como acciones para devolverles su dignidad, memoria, recuperar la verdad y crear las condiciones para que hechos como los que sufrieron no vuelvan a repetirse. Es el resultado de una burocracia ineficiente e ineficaz.

Casos del Departamento del Cauca

adesplazados

Como se sabe, en el Cauca han ejercido presencia todos los grupos armados: las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL), el Movimiento 19 de Abril (M-19), el Movimiento Quintín Lame, el Movimiento Jaime Bateman Cayón, el Comando Ricardo Franco Frente-Sur, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y el Comando Pedro León Arboleda, cometiendo decenas de asesinatos, dejando centenares de heridos, casas en ruinas y zozobra generalizada, en combinación con los paramilitares que dejaron horrorosa estela de desapariciones forzadas, desplazamiento de comunidades y violaciones a los derechos humanos, sociales, culturales, decenas de masacres, y en consecuencia, el departamento sumido en la crisis humanitaria que conoce el país y la comunidad internacional.

Reparación colectiva

La Unidad de Víctimas al implementar procesos de reparación integral con enfoque político y dimensión colectiva, a grupos y organizaciones sociales y políticas altamente victimizados en el marco del conflicto armado interno, priorizó como colectivos especiales al movimiento sindical, el grupo de periodistas, la ONG de derechos humanos “Instituto Popular de Capacitación” (IPC), la plataforma de organizaciones “Red de Iniciativas Ciudadanas por la Paz y contra la guerra” (Redepaz), el grupo de Concejales y Diputados, la organización campesina “Asociación Nacional de Usuarios Campesinos de Colombia” (Anuc) y la organización política “Unión Patriótica” (UP).

Periodistas

reparacion colectiva

El proceso apunta a reparar los daños ocasionados al periodismo en Colombia, en el marco del conflicto armado, y a restablecer condiciones y garantías para el ejercicio de la libertad de expresión y la libertad de prensa, en el entendido de que “la consolidación y desarrollo de la democracia depende de la existencia de libertad de expresión”, tal como lo reconoce la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se parte entonces del reconocimiento de las violaciones a los derechos humanos de periodistas del país y los atentados contra las libertades de prensa y expresión y el derecho de acceso el acceso a la información, en el marco del conflicto armado.

En septiembre de 2012 la Unidad para las Víctimas convocó el primer encuentro de acercamiento en Bogotá. Participaron delegados de la Federación Colombiana de Periodistas (Fecolper), la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), el Proyecto Antonio Nariño (Pan), la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarac), la Red Colombiana de Periodistas, la Asociación de Periodistas Internacionales de Colombia (Apic), la Asociación Colombiana de editores de diarios y medios informativos (Andiarios), la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género, Reporteros Sin Frontera, Verdad Abierta.com, Canal Capital, Morris Producciones y el Proyecto Sociedad Informada; así como periodistas y familiares que han sido víctimas directas e indirectas, en varias regiones del país. Posteriormente, entre noviembre de 2012 a enero de 2013, la Unidad realizó encuentros regionales con periodistas en Cauca, Antioquia, Córdoba, Tolima, Arauca, Barrancabermeja y Bogotá.

Hitos y logros

Manifestación de voluntad política del más alto nivel del Gobierno: el 8 de febrero de 2013 la Unidad celebró en Bogotá el evento “Periodistas: daño, memoria y reparación”, con la participación de más de 300 periodistas de todo el país y del presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón. El evento contó también con la participación del Director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Gonzalo Sánchez.

El 12 de junio de 2013 se constituyó el Comité Nacional de Impulso del proceso de reparación colectiva de periodistas. Este cuenta con una Secretaría Técnica encargada de gestionar y articular operativamente los acuerdos, proponer guías metodológicas para documentar el daño colectivo, realizar la gestión documental y la difusión y divulgación de acciones. Además se crearon comisiones operativas y otras de carácter temático.

Posteriormente se hizo el reconocimiento oficial del grupo de periodistas como sujeto de reparación colectiva en el Registro Único de Víctimas, mediante la resolución del 13 de febrero de 2014.

A lo largo del proceso se han identificado expectativas de reparación colectiva, tanto en las sesiones del Comité como en los encuentros regionales; en estos últimos escenarios se amplió la participación en el proceso. Se destacan las recogidas en noviembre de 2013 durante el encuentro nacional realizado en Medellín.

Con ocasión del Día del Periodista, en febrero de 2014 la Unidad convocó a la Fiscalía General de la Nación (FGN) y la Unidad Nacional de Protección (UNP), a una reunión para revisar condiciones de seguridad y acciones en materia de justicia complementarias del proceso de reparación.

Se concluyeron las fases de alistamiento y diagnóstico del daño colectivo.

Retos

  • Seguir avanzando en la ampliación de la ruta individual a través de la identificación de casos, lo que permitirá seguir construyendo el universo de víctimas de periodistas.
  • Afianzar la perspectiva colectiva del proceso frente a las solicitudes de carácter individual.
  • Lograr la complementariedad entre las rutas de reparación colectiva e individual. Se inició el proceso de reparación individual para algunos miembros del Comité de impulso.
  • Paralelamente se desarrollarán las siguientes acciones estratégicas:
    • Reactivación de la articulación con el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH):
    • Seguimiento a compromisos en materia de garantías de no repetición.
    • Metodología sobre enfoques diferenciales.
    • Además, las siguientes actividades en el corto plazo:
      • Sistematización de expectativas de reparación: relatorías e insumo de 15 expectativas de reparación propuestos por el Comité de Impulso.
      • Estrategia de Comunicaciones: en esta materia la oferta de la Unidad en el marco de la cual se es la siguiente: estrategia ECOS (Estrategia de Comunicaciones de los Sujetos), página web de la Unidad y Programa de TV “Reparar para Seguir”.

Con información de: http://www.unidadvictimas.gov.co/

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?