Viernes, 27 de enero de 2023. Última actualización: Hoy

Presidente Petro, no de papaya

El miércoles 4 enero, 2023 a las 8:51 am
Presidente Petro, no de papaya.

Foto: Facebook Gustavo Petro.

Presidente Petro, no de papaya.

Por: Omar Orlando Tovar Troches – ottroz69@gmail.com-

Antes que nada, estimado lector o lectora, permítame desearle una nueva vuelta al sol, llena de vivencias, ojalá positivas.

Contrario a los agoreros del desastre, de oficio o contratados por la mal llamada gran prensa nacional, que desde el 7 de agosto del año pasado andan presagiando toda serie de calamidades para Colombia; desde esta columna me permito, como desde siempre, un muy moderado optimismo sobre las posibilidades de un futuro cercano, en todo caso, mejor a la tragedia que desde hace más de 200 años padece la mayoría de los colombianos y de la que los Nostradamus del infortunio de prensa, radio, televisión y redes, nada dijeron.

Y es que, esas voces voluntarias o en el más abyecto mercenarismo informativo, que nada musitaron sobre los horrores de la guerra, el abuso del poder o la eterna inequidad social de Colombia, ahora posan como los más aguerridos defensores de los derechos humanos, como los más convencidos pacifistas y como los más impolutos actores políticos, así sea detrás de un micrófono, una cámara o cualquier dispositivo de comunicación. Bendita la hora en que el Pacto Histórico llego al gobierno nacional y logró el milagro de tanta conversión.

Sin embargo, no hay que caer en la tentación de creer tanta belleza junta, al igual que las muy justificadas prevenciones en contra de los nuevos aliados políticos del Pacto Histórico, la desconfianza que genera el agotante cacareo de los nuevos conversos y conversas, debe poner sobre aviso a la ciudadanía en general, dada la histórica tendencia, tanto de los políticos tradicionales de derecha, como de algunos profesionales de la comunicación, de acomodarse para luego dar el zarpazo o el brinco o las dos anteriores, siempre hacia el mejor postor. Vaca ladrona… no olvida el portillo decían y dicen los mayores y las mayoras.

Así las cosas, resulta necesario seguir insistiendo en señalar las protuberantes falencias, que, en materia comunicacional, sigue mostrando el gobierno nacional del Pacto. Cada tercer día se dejan pillar los gazapos, las incoherencias o los apresuramientos, sin contar con las aparentes contradicciones, en las que continuamente caen funcionarios de alto rango y últimamente, hasta el mismo presidente Petro, todo dentro del afán de mantener un peligroso equilibrio político, que le permita, supuestamente, construir y mantener gobernabilidad, a pesar, incluso, de las pedradas que uno que otro u otra influencer, devenido (a) en congresista, insisten en arrojarle al Pacto, con tal de sumar me gusta, seguidores y suscriptores.

Quienes apoyamos el proyecto político denominado Pacto Histórico, tenemos el deber de defender esta plataforma, incluso de quienes por tal o cual razón ejercen liderazgo, en cualquiera de los estamentos de la institucionalidad que ahora detentan (legislativo, ejecutivo o entidades descentralizadas). Vamos con despacio.

Si bien es cierto que ya hemos ido asimilando la necesidad de contar con apoyos de los partidos y movimientos adscritos a la política tradicional, en aras de avanzar en la aprobación de los proyectos que permitan el anhelado cambio, también lo es, que esas mismas organizaciones políticas, no han ocultado sus verdaderas caras y al menor descuido, sin vergüenza alguna, han sabido asestar golpes de opinión, para poder seguir chantajeando, que es lo que saben hacer y muy bien. Así lo ha demostrado el “fuego amigo” de ciertos aliados y aliadas, en torno a la Paz Total.

Eso ya se sabía desde el principio, dirán y con acierto; el lío con este forzoso costo para lograr el cambio, es que, en tanto, no se mejore la manera en que, el gobierno nacional del Pacto, en todo su conjunto, comunica sus propuestas y ejecutorias, siempre estará latente la manipulación que, tanto tibios como los de la extrema derecha, que han terminado siendo lo mismo, harán de esta zona gris. No olvidar que ellos y sobre todo ellas (de derecha y enemigas de la paz) saben aprovechar estas papayas comunicacionales, para sembrar la cizaña, mentir y emberracar a la gente.

Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, también es importante recordar la tarea que tenemos quienes creemos y defendemos las propuestas del cambio, de informar, pero sobre todo, de hacer pedagogía sobre los planes, políticas, programas y proyectos que conforman la propuesta de gobierno del Pacto, de manera que se contrarreste la matriz de opinión que ha construido y refinado las élites políticas, económicas y religiosas de Colombia, durante más de 200 años, en la que el cambio es sinónimo de vandalismo, este, a su vez, es sinónimo de terrorismo, el cual termina siendo lo mismo que comunista o diabólico.

Pero, para que esta difícil tarea de comunicar y hacer pedagogía política, pueda tener éxito, se necesita que el Pacto, empezando por el presidente Petro, no siga dando papaya. Quienes lideran el Pacto no deben olvidar, ni por una fracción de segundo, que existe un mandato mayoritario y que es a ese mandato al que se deben, no a las amenazas o al chantaje de esos supuestos aliados. Tampoco pueden olvidar, que en la medida que brinden papaya, estarán allanando el camino, bastante cedido, por cierto, para que esos aliados, den el zarpazo y nuevamente retomen el poder. El actual panorama electoral, así lo presagia.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?