ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 11 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

¿Por qué murió súbitamente Darío Gómez?

El miércoles 27 julio, 2022 a las 4:19 pm
¿Por qué murió súbitamente Darío Gómez?

¿Por qué murió súbitamente Darío Gómez?

Fabio Arévalo Rosero

La muertes tempranas y súbitas han sido comunes en tantos cantantes, pero especialmente del género más popular o llamado “despecho”. Hace 31 años murió en plena tarima el cantante ecuatoriano Olimpo Cárdenas cuando se estaba presentando en la Feria de Tuluá, en ese instante interpretaba su éxito ‘El Provinciano’. Celia Cruz comentó, así deberíamos morir todos los artistas, en nuestra ley. Pero recordemos otros casos de muertes precoces de intérpretes de este género musical

El 19 de abril de 1966 murió de forma casi súbita e inexplicable, unos de los más grandes cantantes mexicanos de todos los tiempos, Javier Solís. Apenas tenía 34 años había sido afectado por un problema digestivo (colecistitis) para el cual se le practicó una cirugía. Falleció como producto de un desequilibrio causado en el postoperatorio. Lo cierto es que no le dio la atención debida a su mal que ya lo venía afectando y limitando, con un evidente daño en su hígado. Pero en esto es claro que más tuvo que ver su estilo de vida bohemio.

Mr. Juramento, el ídolo ecuatoriano Julio Jaramillo murió con sólo 42 años el 9 de febrero de 1978. Al igual que Javier Solís, tuvo complicaciones luego de dos cirugías de vesícula y también se complicó en el postoperatorio. Pero se ha especulado que realmente fue debido a su vida bohemia y que murió a causa de una cirrosis. Ecuador se convulsionó por completo y Colombia lo lloró, especialmente el suroccidente. Más de 200 mil personas asistieron a su funeral en Guayaquil.

Como estos casos hay muchos relacionados con talentosos cantantes del mundo, fallecidos tempranamente por su propia responsabilidad. Se ganaron el éxito, la fama y dinero a montones, pero perdieron la capacidad de valorar su propia salud, con gran displicencia. Cada día entregaban su vida a pedacitos, asociados al consumo del letal alcohol, dieta insalubre y otros desmanes. Así le ocurrió a uno de los cantantes más versátiles que ha dado Colombia, Rodolfo Aicardi, intérprete también de música popular, murió tempranamente víctima de sus propios descuidos afectado por una diabetes, el sobrepeso, el sedentarismo, etc.

La lista es grande. Ahora a la misma se suma uno de los artistas contemporáneos más queridos y admirados en Colombia, el gran Darío Gómez quien este 26 de julio muy lozano y tranquilo se aprestaba a salir en su camioneta un poco antes de las 7 pm. De repente le aparece un dolor opresivo que le impide respirar bien, colapsa y es llevado de inmediato por sus familiares a un hospital, pero al parecer su corazón no resistió y llegó sin signos vitales. Después de todo el protocolo de reanimación, no hubo nada que hacer y fue declarado muerto a las 7, 31 pm. Tenía 71 años y se encontraba vital para seguir trabajando.

La pérdida súbita del cantante colombiano ha golpeado duro a millones de corazones. Al menos para Antioquia, ha sido algo similar a como cuando Colombia perdió a Jaime Garzón. Pero lamentablemente todo tiene dirección y sentido. Muchas celebridades a veces sin proponérselo se sienten inmunes o blindados frente a infortunios fatales y llevan una vida algo displicente. 

Darío Gómez a pesar de su trágica historia familiar, lo tenía todo materialmente hablando. Pero el paso de los años no perdona si profesionalmente hay alguna relación o vinculación con ciertos excesos sea en comidas o en licores, la factura llega con creces. La comida paisa, particularmente la bandeja, no son ejemplo de nutrición saludable y pecar allí es muy fácil. En Gómez era notorio su sobrepeso, a lo mejor a expensas de grasa; el sedentarismo, el excesivo estrés por sus compromisos, todo eso junto no lo puede soportar fácil cualquier ser humano y la cuenta de cobro llega de repente.

¿Por qué murió súbitamente Darío Gómez?

Sin conocer los antecedentes de su historia clínica y por las circunstancias de su deceso, lo más probable fue que las arterias que nutren y dan vida al corazón progresivamente se fueron obstruyendo. Con las complicaciones de un sedentarismo, el sobrepeso y la ingesta de licor, así sea ocasional, en las más importantes arterias coronarias se produce una obstrucción crítica que no permite alimentar adecuadamente el corazón.

Este entra en paro con elevado riesgo de infarto fulminante y muerte, si antes no se habían tomado unas medidas básicas. Al parecer y lamentablemente esto fue lo que ocurrió con Darío Gómez, que deja una lección sobre la necesidad de tener un básico autocuidado. Ahora dados tantos episodios similares y algo que es tan común, muerte por infarto, las celebridades cuando estén con ciertos riesgos deberían tener siempre muy cerca un desfibrilador y una persona entrenada, que puede ser un familiar, lo cual daría un gran margen para sostener la vida, al menos hasta recibir atención profesional.

Ahora que hay debate por la regulación del consumo de bebidas azucaradas a través de impuestos, esto reafirma que esa necesidad es exclusivamente por salud pública. Lamentablemente tantos “expertos” y opinadores de redes sociales han contaminado el proceso con tintes políticos, manifestaciones de ancestralismo que pueden hacer mucho daño, e incluso como un asunto económico, para recaudar mayores contribuciones. Estos tristes sucesos, nos obligan a priorizar lo esencial, la salud, sin ella absolutamente nada tiene sentido.

*************

Lee otros artículos del autor aquí:

Fabio Arévalo Rosero
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?