Sábado, 23 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

¿Por qué murió Maradona tempranamente?

El viernes 4 diciembre, 2020 a las 4:38 pm
¿Por qué murió Maradona tempranamente?

¿Por qué murió Maradona tempranamente?

¿Por qué murió Maradona tempranamente?

La muerte temprana de una celebridad es un asunto de gran interés público. La opinión exige todas las explicaciones necesarias y justificaciones. El caso de la repentina muerte de Maradona, máxime cuando ocurre a una edad madura y se considera un fallecimiento precoz a sus 60 años.

Ante todo, debe considerarse que Maradona no era un atleta, fue alguna vez un jugador de fútbol talentoso, pero de ninguna manera un deportista a carta cabal. Precisamente, la vida le pasa factura por llevar un estilo de vida antideportivo, con los excesos de las celebridades que se dejan abrumar y engolosinar por la fama, el dinero y la displicencia por la vida. Véanse casos similares como Michael Jackson, Juan Gabriel y muchos más.

No hay discusión en que ha sido un futbolista talentoso, uno de los más hábiles y geniales en las canchas. Fue tan deslumbrante que un árbitro se vio obligado a validarle un gol con la mano. Un absurdo que él mismo reconoció, una clara trampa en el deporte, aparte sin duda del mérito de haber hecho en ese mismo partido en el mundial de México 86 el considerado mejor gol de todos los tiempos a Inglaterra.

Pero veamos, es muy común que figuras como Maradona lleguen a considerarse invulnerables. De allí, su pública adicción a las drogas y el uso de sustancias dopantes como en el mundial de USA 94 dónde mostró el rostro de la euforia por la Efedrina en el partido contra Nigeria y luego se confirmó su positivo. En ese momento, inició su declive con gran riesgo de muerte temprana. Fue el punto de quiebre de Maradona para su deterioro, el de no retorno.

Usar sustancias estimulantes asociadas a drogas psicotrópicas como la cocaína, provoca un poderoso desgaste del corazón, volviéndolo insuficiente. Fue justamente a principios de los 2000 (hace casi 20 años) que publiqué un artículo explicando que a Maradona su corazón en ese momento le funcionaba máximo en un 60 por ciento. En ese momento ya debía recibir medicamentos para ayudar a su corazón (inotrópicos).

Todo lo complica con su pésimo estilo de vida. Era fuertemente sedentario, fumaba (imágenes en Cuba donde estuvo de vacaciones), aficionado a los asados y seguramente a muchas más comidas grasas, llenas de azúcares, alcohol y grasas trans. Todo ello, lo llevó a una obesidad mórbida, casi inmanejable. Por ello vino desesperado a Colombia buscando los mejores expertos y profesionales para su reducción de peso.

Estuvo varias semanas en la clínica de mi colega Mauricio Vergara en MedSport. Allí se sometió a rehabilitación y en Cartagena se le practicó una cirugía bariátrica. En realidad, nada de eso sirvió. Siguió posteriormente igual o peor de obeso y sobretodo lento. Su metabolismo se ralentiza y ello lo deteriora integralmente.

Sus recaídas en la droga, lo estaban rematando, al parecer no tuvo conciencia plena de los males que le rodeaban. Con todos esos factores de riesgo potencializados sus arterias coronarias empezaron a acartonarse y a obstruirse seguramente con evidentes ateromas. Su corazón cada vez estaba más insuficiente, con alerta crítica. Es decir, el músculo cardíaco se iba debilitando hasta perder totalmente su fuerza y fallar gravemente.

Cómo consecuencia previa sus funciones cognitivas se deterioraron de manera evidente, hasta el punto de ameritar tratamiento psiquiátrico. Ello mismo lo llevó a perder su criterio sobre la importancia del autocuidado. De allí que les asiste la razón a sus hijas, quienes dijeron que era necesario sedarlo para que permita sea tratado correctamente.

Con un corazón casi totalmente deteriorado y desde hace años funcionando a menos del 50 por ciento, un desenlace fatal era previsible en cualquier momento. Maradona finalmente muere por un infarto agudo de miocardio producto de su insuficiencia cardíaca y la obstrucción o taponamiento de sus arterias coronarias. Consecuentemente se asocian complicaciones como un edema pulmonar y fallas renales.

Su médico el Dr Luque, no tiene mucho que ver. Debe cuestionarse es por qué estando en posoperatorio delicado y dado el perfil, no recibía atención hospitalaria o tener en casa al menos un personal médico especializado en asistencia crítica con ambulancia medicalizada permanente a su disposición.

Por lo conocido, el personal precario de enfermería que lo apoyaba no era de alta especialidad en soporte de urgencias. Nos preguntamos, ¿disponían de un desfibrilador y lo usaron correctamente? Ese procedimiento es inmediato. La ambulancia llegó posteriormente, pero al parecer no había nada que hacer. En ese momento seguro llegaron con todos los equipos para hacer las más sofisticadas maniobras de RCP, pero ya era tarde. 

Un desfibrilador a la mano con personal especializado permanente, pudo haber cambiado el rumbo de la historia, así sea por unos días o semanas más. Pero su estado de deterioro progresivo, bajo su voluntad, no tenía reversa.

Es increíble que con semejante perfil de personaje en tan mal estado no se haya dispuesto y previsto de lo necesario, casi lo básico, porque el infarto en él era lo más cercano. Sus últimas apariciones y manifestaciones públicas, eran lamentables. Hoy el mundo hace un gran esfuerzo para recordarlo como en México 86, sin duda el mejor momento de su vida.

********************

Otras publicaciones de este autor aquí

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?