Domingo, 14 de julio de 2024. Última actualización: Hoy

Por qué me has abandonado

El martes 26 febrero, 2013 a las 7:13 pm
Reinel Gutiérrez

No se sabe si en silencio el papa Benedicto XVI tuvo que exclamar «Padre mío, por qué me has abandonado», y por sentirse tan solo debió renunciar al alto cargo.

Agobiado por tantos problemas de corrupción en la Iglesia Católica, tomó la decisión de dar un paso al costado. Los fieles creyentes tienen que haber entrado en duda de la bondad, y la omnipotencia de un ser superior, que no se manifestó para darle a su representante en la tierra, la capacidad física, la inteligencia, salud y suficientes fuerzas para seguir la misión.

Ante un Dios indiferente y unos religiosos revestidos de santidad, pero con una pureza comprometida y cuestionada, la fe se ve mermada.

En todos los países desde hace muchos años se han presentado escándalos porque muchos individuos optan por ocultar su tendencia sexual, ingresando como sacerdotes, y así propiciar el acoso, el abuso y violación de niños y jóvenes. Increíble que una iglesia que condena estos actos, tenga entre sus filas tanta gente así. Es tolerable que tengan su preferencia hormonal y que la satisfagan, pero que no se escuden en una sotana, unos ornamentos, ritos y presunto título de santos. Los feligreses creen en ellos y hasta los consideran sobrenaturales y milagrosos. Por otro lado, los papas, no han sido humildes, pues a diferencia de Jesús que era pobre y sencillo, viven en lujosos palacios, realizan pomposas ceremonias, y manejan un gran poder. Visten trajes finos, usan anillos de diamantes y esmeraldas, además que «el pan nuestro de cada día», para ellos es solo una oración porque disfrutan exquisiteces en la mesa. Esto es orgullo, vanidad y ostentación, pecados que les puede acarrear la condena eterna. Se tiene entendido que el Vaticano es uno de los estados más ricos del mundo, más sin embargo, cuando hay una catástrofe en algún lugar del mundo, solo manda una bendición.

El cónclave de obispos para escoger el nuevo papa, es parecido a una convención de cualquier partido político en donde se negocian intereses de toda clase, conveniencias y preferencias. Los cardenales no están asistidos por el Espíritu Santo, pues sus decisiones son totalmente terrenales, y cuando quieran, hacen salir humo gris, o blanco. Esta crisis puede servir para mermar creyentes, que pasan a engrosar los cultos de otras iglesias, o se declaran ateos.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?