ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 17 de julio de 2018. Última actualización: Hoy

Por qué Duque No

El martes 10 abril, 2018 a las 1:12 pm
Por qué Duque No

Imagen tomada de: https://bit.ly/2uZuRpf

Por qué Duque No

La mentira de que el gobierno iba a entregar el país a las FARC ha quedado desmentida. Su pírrica votación para Congreso demuestra que ni recibieron el respaldo popular, ni que iban a utilizar millonarias sumas provenientes del narcotráfico y la minería ilegal para arrasar con los otros partidos, pobres y sin mermelada. Es por tanto equivocado lo que el candidato del Centro Democrático manifiesta, que va a desconocer los acuerdos de paz. Tal vez imagina que las Farc es una pequeña pandilla de Chicago, que podría encarcelar en cualquier momento.

Su propuesta de reformar el sistema pensional es desastroso: dice (debate en Barranquilla), que acabaría con el actual régimen pensional para elevar la edad de pensión, pero además que propondría, propuesta ya derrotada durante el último periodo de su mentor Álvaro Uribe, que solamente se pensione un miembro de pareja matrimonial, y que quien sobreviva no podrá gozar de la pensión sustitutiva, pues ésta sería eliminada; algo nefasto en un país donde tan solo se jubila el 23% de la población (El Colombiano 24 de abril de 2017).

La política extractiva que propone el señor Duque es peligrosa, atenta contra el medio ambiente, contra la supervivencia de la fauna y de la flora, también contra los habitantes del país. Ya de por sí ha causado daños irreparables: ha contaminado ríos, ha destruido suelos, ha depredado bosques, ha acabado con nuestra riqueza ictiológica. Todos los ríos en Colombia llevan en sus masas de agua altos contenidos de contaminantes, tan perjudiciales para la salud humana como el mercurio. El “fracking”, o fracturación hidráulica, es una tecnología utilizada para extraer gas o petróleo que han impulsado los Estados Unidos y que ha revolucionado el mercado de los hidrocarburos a nivel mundial. Sin embargo, la técnica tiene unos costos ambientales elevadísimos. Está práctica de implementarse en Colombia fracturaría la ya débil relación social con el Estado. Contenida en la propuesta del candidato Duque.

Sus manifestaciones despectivas frente a la producción agropecuaria son preocupantes. Al referirse a la papa en forma grosera, los campesinos de Boyacá reaccionaron indignados. La papa es un producto básico en la dieta alimentaria de los colombianos, un negocio que mueve cientos de millones de pesos y ocupa a varios miles de personas, hombres y mujeres durante todo el proceso, desde la siembra hasta su puesta en la mesa. Y la referencia al aguacate, en el sentido de dejar ese tema a otro candidato, desestima el potencial productivo del país, cuando otras naciones sustentan sus ingresos en la producción alimentaria, para citar tres: Chile, Ecuador, México. Pero además, si el país no se vuelve competitivo en la producción alimentaria, estaríamos desperdiciando nuestra vocación agropecuaria, nuestra experiencia y nuestro conocimiento ancestral en este sentido.

Estas propuestas desafortunadas del candidato Duque, lo hacen inviable. Porque desconoce el país, porque ha vivido su vida en el exterior como burócrata diplomático o como tecnócrata de entidades multilaterales. Por eso, como decía mi padre, cualquiera menos ése. Algo que a los politiqueros poco les importa, pero que sería una irresponsabilidad histórica.