ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 24 de enero de 2020. Última actualización: Hoy

Por la cultura

El martes 7 enero, 2020 a las 1:03 pm
Por la cultura
Por la cultura

Por la cultura

Hace once años, el último de la Librería Macondo, un reconocido artista de Popayán se volteó al revés los bolsillos para mostrar que no había un centavo en su doméstica bolsa. Esa ha sido la imagen más elocuente de cultura popayaneja que yo he vivenciado. No obstante, esa imagen hubiese sido trágica si la cabeza del artista aquel no se hubiera iluminado con un halo de dignidad.

Debo decir que, a los pocos testigos de aquel momento, el gesto del artista se nos reveló como un símbolo. También es dable imaginar que aún los bolsillos de muchos artistas caucanos siguen vacíos, sin que a nadie le importe. Eso sí es una tragedia. Popayán, que por más de un siglo fue reconocida hasta en el último rincón de Colombia como la ciudad culta por antonomasia, hoy parece que le da la espalda a todo lo que sea cultura, patrimonio y turismo. 

Pero, para fortuna, no todo está perdido. En efecto, con las primeras luces de este 2020, el escritor y educador Marco Antonio Valencia Calle publica en El Nuevo Liberal su primera columna del año para hacer un oportuno llamado al nuevo gobernador, Elías Larrahondo Carabalí y a la honorable Asamblea Departamental, a fin de que se cree en el Cauca la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo.

Y no es un llamado cualquiera. Esta sugerencia, pedido o clamor ha salido de la pluma de uno los gestores culturales más importantes del Cauca, el escritor Valencia Calle. Con olfato de artista, Marco entiende que el Dr. Larrahondo es quizá la sensibilidad precisa para escucharlo, dado su origen. En efecto, no es secreta la lucha de la minoría afrocolombiana por que se le reconozca y se le visibilice a través de sus expresiones culturales, que por demás es muy rica, particularmente en el Pacífico. 

Además, a esta “súplica” del maestro Marco Valencia no le falta coherencia, al contrario, le sobra. Es la oportunidad para que el Ministerio de Cultura de Colombia se descentralice a partir de las Secretarías regionales, a fin de que en sus propios despachos se canalice el presupuesto de Cultura, sin que tenga que pasar por otras oficinas.

Habría mucho por hacer, señor gobernador y honorables diputados, en lo que tiene que ver con la cultura, el patrimonio y el turismo en el Cauca. Es urgente, por ejemplo, la atención de los artistas que, como aquel de Macondo, merecen la atención del Estado. Un escritor bien podría producir material pedagógico y/o literario para las instituciones educativas del departamento; el artista podría describir en murales la riqueza cultural de Popayán y el Cauca; o financiarles exposiciones de sus cuadros.

En fin, lo menos que merece la “súplica” del escritor y educador Marco Antonio Valencia Calle es la respuesta oportuna del señor Gobernador y los honorables Diputados. Algo se ha adelantado ya, si nos atenemos a lo escrito por Julien Green, que depositó en una botella lanzada al mar: “Se necesitan años de lectura atenta e inteligente para apreciar la prosa y la poesía que han glorificado nuestras civilizaciones. La cultura no se improvisa”.

************************************************************************

Para leer más columnas de opinión del autor

También te puede interesar
Deja Una Respuesta