ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 4 de junio de 2020. Última actualización: Hoy

Por generar zozobra, Javeriana prohíbe a médico referirse al Covid-19

El lunes 30 marzo, 2020 a las 8:10 am
Por generar zozobra, Javeriana prohíbe a médico referirse al Covid-19
Otros artículos de este autor aquí

“Este es el momento de los hechos, no del miedo; de la ciencia, no de los rumores; y de la solidaridad, no de la estigmatización», ha sido el mensaje de la Organización Mundial de la Salud, ante la avalancha de informaciones tendenciosas, falsas e inconsistentes relacionadas con la pandemia. Además de la crisis sanitaria, económica y social, la ciudadanía está en ascuas con tanta desinformación frente al Covid-19. Sobre todo, por la proliferación de supuestos expertos que tratan de pontificar y buscar algo de fama.

Lo malo es que importantes medios de comunicación han caído en la trampa de estos “gurúes” y les dan cabida en sus espacios desorientando y arriesgándose a perder credibilidad. Son múltiples los mensajes que hoy circulan y los medios de comunicación se desesperan por llenarse de opiniones y análisis supuestamente para ayudar a la ciudadanía. Pero pueden estar causando más alarmas innecesarias y construyendo miedos con traumas especialmente en tantas personas susceptibles.

Un caso puntual es el ocurrido en la Universidad Javeriana con unos supuestos epidemiólogos que crearon un grupo de WhatsApp. En nombre de ellos ha circulado un mensaje que plantea que para el 6 de abril tendríamos 22.000 casos confirmados de coronavirus, con al menos 800 muertos (imagen adjunta). Es evidente que hay enormes imprecisiones, ya que los cálculos no son puramente de proyección matemática. Antes debe estudiarse bioquímicamente el comportamiento del virus para tener una información más certera pero apenas descriptiva sobre su dinámica de reproducción y poder nocivo. Luego se relacionan con valores estadísticos probables.

Igualmente deben ajustarse muchas variables, que hoy al menos en Colombia no se conocen. Por ejemplo, cuántos casos subdiagnosticados, muertes directamente provocadas por el virus SARS COV 2, los verdaderamente afectados y recuperados, las variables ajustadas del comportamiento poblacional (incluso por regiones), los factores exógenos incidentes como condiciones climáticas y afines. Es decir, sin llegar a un profundo estudio de diversas condiciones y variables, hoy no es posible hacer vaticinios.

No hay ninguna manera de predecir con margen de escaso error sobre la pérdida de vidas humanas. Es falso desde la bioestadística. Más allá de sus imprecisiones y alarmismo lo que sí revela esa cadena endilgada por algún cercano a la Javeriana es que hace falta pedagogía y transparencia sobre los modelos matemáticos de la epidemia en el país. Pero más aún que los médicos no expertos en asuntos bioestadísticos, matemática con variables funcionales y diseño de procesos con sentido común científico, podrían hacer más mal que aportar en soluciones.

Esto es difícil de traducir a las estadísticas ya que nadie sabe exactamente cuántas personas desarrollan síntomas muy leves o ninguno. Sin esa cifra es imposible cerrar la discusión de las tasas de letalidad y número real de infectados. Con algo de humor el epidemiólogo de la U. de Harvard William Hanage resumió los dilemas de los modelos matemáticos: «Es como si hubieras decidido montar un tigre. Excepto que no sabes dónde está el tigre, qué tan grande es o cuántos tigres hay en realidad».

En este caso de la Javeriana, el señalado fue el médico Diego Roselli a quien se ha visto muy activo participando en diversos medios haciendo sus pronósticos. Por ejemplo, la revista Semana publicó de forma muy rimbombante: ¿Cuántos muertos podría dejar el coronavirus en Colombia?, luego subrayaba: “El médico neurólogo Diego Roselli, del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, hizo un pronóstico de las muertes que dejaría la pandemia en el país. Estos son sus cálculos”.

En uno de sus videos están sus “profundos” análisis corroborando con precisión lo mismo que dice la cadena de WhatsApp de la Javeriana. Este es uno de sus videos, donde incluso, no solo pronostica los 800 fallecidos y los 22 mil infectados para el 6 de abril. Se aventura a decir que para el 20 de abril habría en Colombia 750 mil infectados, lo cual se traduciría según sus vaticinios “matemáticos” en unas 15 mil muertes. Un dato terriblemente desfasado de una realidad y comportamiento biomatemático.

Aquí está su explicación:

Consultamos al ingeniero, médico cirujano, forense, matemático y bioestadístico Dr Álvaro Villota Viveros (el único en Colombia con esa formación y autoridad) y nos ha comentado sobre los análisis del Dr Roselli: “Es loable y necesario que médicos epidemiólogos como es su vocación estén intentando descifrar la evolución casuística y virulenta con respecto al fenómeno presente que a toda la comunidad interesa y afecta. Sin embargo, no es el momento de predicciones basadas en supuestos y en experiencias de otros brotes pandémicos. Los modelos matemáticos deben surgir de un trabajo mancomunado de epidemiólogos y expertos en estadística, para la interpretación cabal de resultados y la inclusión de variables en los estudios. Por el momento los datos existentes de 24 días solo permiten realizar una descripción de lo presentado en este periodo y ajustar modelos con cierto grado de incertidumbre de lo ocurrido. Riñe con la ortodoxia de la estadística inferencial realizar pronósticos, puesto que estos se deben hacer aplicando la teoría de series de tiempo, cuyos resultados serán significativos solo cuando se tengan más de 50 registros continuos, siempre y cuando el trabajo de campo, que realiza el Instituto Nacional de Salud, sea impecable en los registros.”

Los videos de Roselli publicados por Semana y unas declaraciones ofrecidas en el programa Hora 20 de Caracol por él mismo, coinciden con la cuestionada cadena de WhatsApp desautorizada por la U. Javeriana. El diario El Espectador hace un análisis muy crítico al respecto en un artículo titulado: Un WhatsApp de “expertos de la Javeriana» que metió en líos a un profesor. Ese profesor es Roselli.

Al parecer la universidad tomó serias decisiones frente a su docente, desautorizándolo para emitir conceptos sobre esta pandemia. El Espectador, concluye: “Tras el malentendido, el médico Rosselli publicó un mensaje en su cuenta de Facebook: «Esta noticia falsa enardeció a algunos directivos que, ante la capacidad de la gente de discernir lo real de lo falso, me han pedido que cese mis comunicados y no de más declaraciones a la prensa. Les ruego comprensión». Un mal final para esta cadena de WhatsApp y para la verbosidad de Roselli, que más que aportar, estaba confundiendo como lo corrobora el Dr Álvaro Villota, ese si un científico a carta cabal.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta