Martes, 16 de julio de 2024. Última actualización: Hoy

Por fin en casa

El martes 14 mayo, 2024 a las 11:39 am
Por fin en casa
Por fin en casa
Fotos suministradas por el autor
jesús Alberto Aguilar G.

Como un verdadero regalo del Día de la Madre, fue considerada la liberación de cuatro personas en las montañas del nororiente caucano, gracias a las continuas intervenciones e idas y venidas de organismos como la Defensoría del Pueblo Regional Cauca, Derechos Humanos, Cruz Roja Internacional, ONU misión de verificación y la mediación oportuna de un grupo de indígenas Yanaconas, quienes mantuvieron diálogos durante veinte días para que les respetaran la vida y dieran muestras de supervivencia. Pese a este ingente esfuerzo se logró la liberación de dos funcionarios de la Fiscalía, una mujer y un soldado del Ejército Nacional en zona rural del departamento de Cauca.

La alegría de familiares, amigos y compañeros de trabajo no se hizo esperar cuando se comunicó que la Misión Humanitaria, encabezada por la Defensoría del Pueblo, acompañaba al retorno a la libertad de los dos funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General de la Nación, la esposa de uno de ellos y un soldado profesional del Ejército Nacional, quienes fueron entregados por miembros del autodenominado Estado Mayor Central de las disidencias de las FARC en zona rural del norte del departamento de Cauca. Quienes en una muestra de voluntad liberaron a estas personas que desde el pasado 19 de abril se encontraban en su poder.

Fue así como Bethy Amanda Mage Imbachi y Gerson Rene Rivera Fernández, funcionarios de la Fiscalía que habían sido designados para cumplir una comisión hacia Popayán, fueron plagiados en la carretera Panamericana que de Cali conduce a la capital caucana, además de la esposa de Rivera, María Yeni Ruiz de uno de los funcionarios y el soldado profesional Yiner Kevin Noscue Largo, que se encontraba en una licencia o permiso y se dirigía a visitar a su familia en la municipalidad de Toribio. Los organismos humanitarios al unísono celebraron el gesto humanitario de las disidencias de las FARC al liberar estas cuatro personas, al tiempo de reiterar que todos los grupos armados ilegales muestren gestos de Paz dejando en libertad a las personas que mantienen en cautiverio y que se sumen a las negociaciones de paz que propuso el Gobierno Nacional en cabeza del presidente Gustavo Francisco Petro Urrego.

Se conoció en las últimas horas que la misión humanitaria a la que fue entregada los funcionarios de la Fiscalía y el integrante del Ejército fue compuesta por miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja, la Misión de verificación de la ONU para los Acuerdos de Paz y funcionarios de la Defensoría del Pueblo Regional Cauca, encabezados por el profesional Daniel Eduardo Molano Piamba, quien aprovecha para reiterar la disposición de la Defensoría del Pueblo para acompañar, con nuestra experiencia y capacidad institucional, cualquier misión humanitaria que permita el regreso a la libertad de todos los secuestrados, adhiriéndose a la alocución realizada por el Defensor del Pueblo Nacional, Carlos Camargo Assis; quien a su vez agregó que “el país entero considera que el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes es una práctica que va en contravía de los derechos humanos del Derecho Internacional Humanitario y que dejar de hacerlo es sinónimo de verdaderos gestos de paz. De esta manera, los organismos departamentales, nacionales e internacionales que integran las misiones humanitarias, vienen cumpliendo en esta parte de Colombia, donde se ha centrado “la guerra” y se incrementa el éxodo campesino, indígena, mestizo y afrodescendiente la eficiente labor de proteger la vida y la dignidad humana, además de prevenir y aliviar el sufrimiento sin discriminación alguna por motivos de sexo, nacionalidad, raza, religión, clase o filiación política.»

Por fin en casa
Por fin en casa

De esta manera, los pronunciamientos no se han hecho esperar, pues la captura o detención de una persona (rehén), combinada con amenazas de matarla, herirla o mantenerla detenida, a fin de obligar a un tercero a una acción u omisión como condición explícita o implícita para la liberación del rehén, es una clara violación al derecho internacional humanitario (DIH).

De esta manera, concluimos con alegría y felicidad por la liberación de estas personas que por más de quince días estuvieron en poder de las disidencias de las FARC y que han demostrado gestos de diálogo y negociación. Desde esta casa editorial damos nuestro saludo a los liberados. ¡Dios les bendiga!

**************************
Lee otros artículos del au
tor aquí:

Jesús Alberto Aguilar Guerrero
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?