Miércoles, 28 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

¡POR ESTO LES HA DOLIDO TANTO LA TUMBADA DE SU ESTATUA!

El domingo 27 septiembre, 2020 a las 3:59 pm
¡POR ESTO LES HA DOLIDO TANTO LA TUMBADA DE SU ESTATUA!

¡POR ESTO LES HA DOLIDO TANTO LA TUMBADA DE SU ESTATUA!

(Con la ayuda de F. D.)

Con ocasión del acto realizado por el pueblo Misak de tumbar la estatua de Sebastián de Belalcázar, se puede y debe «desempolvar» la historia y «resignificar» todos esos símbolos de poder (estatuas, monumentos, edificios, pinturas, etc.).

Hay que recordar que la oligarquía payanesa, caucana y colombiana de 1940, cuando instalaron esa costosa y cara estatua en el Morro de Tulcán, votaron la casa por la ventana, inauguraron otras estatuas, el palacio nacional, el aeropuerto, y trasladaron restos de sus próceres a los recintos de la Universidad del Cauca.

Estamos de acuerdo con «resignificar» los valores y sentidos de esos símbolos de poder para reconstruir y reinterpretar la historia, pero no podemos hacerlo «en frío»; toca hacerlo mediante actos reales, «en caliente», tocando sensibilidades y haciendo temblar los poderes establecidos.

¡Por ello la tumbada fue fenomenal y oportuna!

Observemos el Programa de los Festejos del IV Centenario de la Fundación de Popayán realizados en 1940… es impresionante cuánto se gastaron y ello explica cómo y por qué les duele tanto a sus herederos el acto realizado el pasado 16 de septiembre de 2020.

La verdad es que el valiente y valeroso acto de los amigos Misak, lo que hizo fue recordarles a los herederos de esa derrotada oligarquía caucana y payanesa, que ellos están viviendo del pasado… ¡por eso les duele tanto!

*******************************

LA CLAVE

La clave del momento en Colombia y en el mundo está en determinar la naturaleza y la estructura del poder establecido.

Si ese ejercicio no se hace bien, nos comportamos como unas veletas.

Nos colocaremos a la cola de Biden contra Trump como ayer lo hizo la izquierda colombiana al ponerse al servicio incondicional de Santos para derrotar a Uribe. ¡Y no lo logró!

¡Grave error!

Y para hacerlo bien toca revisar la historia, la evolución de las clases sociales desde el punto de vista económico, social, político y cultural, e identificar claramente las fuerzas determinantes del momento.

Se trata de entender cómo los Santos, Samper, Serpas, Uribes, y tantos otros (como los arribistas Garzones, Julios Robertos, Fajardos, etc.), hacen parte de esa estructura de poder, qué lugar y función ocupan y a qué intereses sirven.

El objetivo es entender fehacientemente que ellos son los mandaderos de los grandes poderes globales hoy representados en Colombia por los Sarmientos Angulos, Santodomingos, Ardilas Lulles, Gilinskis, etc.

No es un ejercicio fácil. Lo económico es muy importante pero no es absolutamente determinante. En Colombia el CAPITALISMO es una realidad punzante pero es operado políticamente por los residuos de una clase terrateniente atrasada y criminal, que siempre ha tenido un comportamiento mafioso.

¿Cuándo se abrirá un debate serio, sistemático y colectivo sobre estos aspectos de nuestras luchas?

***************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Fernando Dorado G.
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta