Domingo, 18 de agosto de 2019. Última actualización: Hoy

Popayán, moneda de cambio indígena

El lunes 11 marzo, 2019 a las 10:59 am

Popayán: La moneda de cambio indígena, en pronta devaluación

Jaime Andrés Patiño Chaparro

No se necesita conocer mucho de historia para poder identificar que existe una auténtica deuda de parte del Estado colombiano hacia los pueblos indígenas. Hasta la constitución de 1991, el poder público no había hecho mayor cosa para entregarle a estas minorías étnicas el reconocimiento legal hacia sus territorios y comunidades, como tampoco, sobre su autonomía y jurisdicción especial.

Con justa causa, estas comunidades reclaman que el reconocimiento no es suficiente y cada año, justo antes de la conmemoración de la Semana Santa, los pueblos alzan sus banderas y bastones de mando para realizar las llamadas mingas por el Cauca.

Y claro que el Estado colombiano no ha hecho lo suficiente, claro que no le ha dado una solución real o final a la problemática que expone el CRIC en sus comunicados y en sus pliegos de condiciones.

Pero señores indígenas, esa no es la forma, el bloqueo de vías atropellando la libre movilización y la invasión de la propiedad privada no puede ser un factor de mediación o una moneda de cambio, ustedes cada vez más deslegitiman sus pretensiones, al menos, ya perdieron el apoyo de la opinión pública y recuerden, todos somos Cauca, ustedes y nosotros.

Somos nosotros, los ciudadanos de Popayán, los que en medio de esta deuda histórica, hemos tenido que pagar por platos rotos y que hoy les decimos basta, no nos sacrifiquen más por sus pretensiones.

Los más de 300.000 habitantes que vivimos hoy en Popayán, hemos tenido que soportar el rompimiento de las negociaciones con el Gobierno Nacional por medio de la quema de vehículos privados, daños a las vías, tala indiscriminada de árboles para el bloqueo de las mismas, daños hacia el patrimonio histórico de la ciudad, inflación exagerada en los precios de los productos de alimento básico y de combustibles que nuestros bolsillos no aguantan más.

Aquí hay temas sociales que una columna de opinión no resolverá, pero que sí permite comunicar el descontento generalizado de los payaneses ante el indiscriminado uso de las vías de hecho como método de negociación que no aporta más que el recrudecimiento del subdesarrollo de toda nuestra región.

El impacto negativo en la economía de la ciudad cada que se realiza una de sus mingas, crea una brecha gigante entre las posibilidades de crecer como departamento y el subdesarrollo de un departamento sin industria cada vez más olvidado por el gobierno central.

Si fuéramos más conscientes e inteligentes con las necesidades de todos como región, las comunidades indígenas entenderían que pasarán en un futuro no muy lejano, de ser víctimas en esta parte de la historia, a victimarios cuando por culpa de su maniobrar, el desarrollo de Popayán y del Cauca colapse.

Así como los pueblos indígenas son tan organizados para promover este tipo de acciones para exigir sus derechos contemplados en la ley, ¿por qué no actúan de la misma manera para elegir representantes ante el Gobierno nacional y ante el Congreso de la Republica que les den verdaderas garantías de representatividad y los lleven como mediadores ante el Gobierno nacional, mucho antes de elevar la concentración de los pueblos?; por eso me asalta la duda: ¿Cuál es el papel en todo este asunto del nuevo senador Feliciano Valencia para lograr la anhelada concertación con el gabinete del presidente Duque?, hasta el momento no hemos visto nada de nada.

Además, tenemos que lograr exigirle a la bancada parlamentaria la unión antes que las rivalidades políticas, para que escuchen al unísono las problemáticas, y así demanden soluciones de fondo; ustedes son nuestros representantes y como mínimo esperamos de ustedes una actuación loable y protagónica.

Señores congresistas y dirigentes políticos, la responsabilidad recae en ustedes, conviértannos de nuevo en un activo para el país, llevamos más de 20 años siendo un pasivo que nadie quiere pagar, dejemos las campañas políticas a un lado por estos días y busquemos entre todos verdaderas soluciones.

Deja Una Respuesta