Viernes, 2 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

Popayán apeñuscado, planeación, valorización.

El viernes 12 mayo, 2017 a las 9:13 am

Por Felipe Solarte Nates

Me encuentro con el medico Fabio Arévalo Rosero, que ha venido de Bogotá, donde asesora la alcaldía de Peñalosa y de sopetón me enrostra lo que publiqué en una de mis columnas, acerca de que Popayán es de las ciudades más apeñuscadas del mundo. Afirma que eso no es cierto, que relacionando los kilómetros cuadrados del área del municipio, con el número de habitantes, sobra mucho espacio. Le reconozco que en parte tiene razón; pero aclaro que sobre la aglomeración de gente escuché durante una reunión con el director de Planeación nacional, Simón Gaviria, quien vino al auditorio del CAM, a anunciar asesoría al Municipio en la elaboración del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, en un programa que incluye a 109 municipios del país, con apoyo de especialistas en urbanismo nacionales y extranjeros.

También le aclaro que lo del ‘apeñuscamiento’ tiene que ver con el crecimiento desordenado en las últimas décadas, concentrándose la mayoría de gente en determinados sectores de la ciudad y con mayor razón después del terremoto, con asentamientos donde no dejaron zonas comunes, ni verdes, invadiendo orillas de los ríos y las vías lentas de sur a norte de la carrera novena y sin seguir planos y proyectos estructurados con estudios previos, sino con patrones de expansión cancerosa, de células reproduciéndose aceleradamente en todos los sentidos sin especializarse para cumplir funciones metabólicas en él organismo y formando tumores malignos, como apeñuscamientos urbanos inseguros y dificultosa movilidad, y nuevos asentamientos promovidos por concejales y políticos asociados con particulares en urbanizaciones y condominios piratas, aprovechando el tráfico de influencias con funcionarios del Municipio para usar maquinaria a escondidas.

También le recuerdo que la ciudad fue organizada y funcionó según el patrón urbanístico que importaron los conquistadores españoles, de cuadricula replicada en manzanas alrededor del centro, donde se concentraban las sedes del poder de la Corona: la Alcaldía, el Cabildo, la Gobernación y la Catedral; pero que ese tablero ajedrezado hasta la calle de El Cacho, al occidente, se creció con calles, carreras y diagonales en todos los sentidos, cuando despuntando el siglo XX, aumentó la población y llegó el ferrocarril y a los lados de la carrilera y las estaciones fueron construyendo ranchos hacia el barrio Bolívar de los ‘pitingos’ con sus sacatines de chirrincho y más allá Los Hoyos y así por el estilo y al occidente empezaron a construir en los guayabales del Achiral y nacieron barrios como El Valencia y más al occidente La Esmeralda, Pandiguando y al sur las Américas y al norte.

Álvaro Pío Valencia hizo su ‘reforma urbana’, con la herencia que le dejó el maestro poeta, regalando lotes a peso, en lo que hoy es Bello Horizonte y barrios vecinos y así más cerca al centro edificaron otros como El Modelo, la urbanización Caldas, Loma de Cartagena, Santa Inés, y más allá al occidente Camilo Torres, Tomás Cipriano, La María, y por el centro los Bloques de Pubenza, Ciudad Jardín, el Recuerdo y con la instalación del batallón y el aeropuerto frenaron la construcción al occidente de la meseta y con los lotes de engorde restantes de la hacienda Belalcázar, también se frenó la expansión de urbanizaciones que habían podido construir hasta ‘la piedra’ de ‘El Tablazo’, donde el acueducto con su planta principal disponía de agua por gravedad para las redes de agua potable y no había que bombearla a costos elevados como debieron hacerlo antes que hicieran el acueducto del río Las Piedras.

Además le recalco que todo este despelote se debe a la ausencia de Planeación a largo plazo, como se demostró cuando en la alcaldía de Navia se demoraron tres años sin invertir los $180.000 millones que aportó el Gobierno Nacional para el Plan de Movilidad y que el crecer organizadamente lo garantiza un Plan de Ordenamiento Territorial, bien organizado como el que intenta hacer la Alcaldía con la asesoría de Planeación nacional y el programa “Ciudades Sostenibles y amigables con el Ambiente” al que logró incluir a Popayán el alcalde Cesar Cristian, que además propuso un osado plan de apertura de vías para desatrancar el embudo del tráfico que sufre la ciudad por su carencia y que le ha valido críticas desaforadas de  quienes no quieren pagar valorización, aunque deben ser cuidadosos en las tarifas a fijar proporcionales al área de los terrenos y capacidad de pago. Y le voy a comentar otros asuntos, como el absurdo que me parece el querer revocar a este alcalde, que sólo lleva 14 meses y cuatro días con su plan de gobierno, cuando se atrevió a proponer proyectos nuevos saliéndose de la modorra de anteriores administraciones, entonces el medico Fabio me dice: “Voy de afán, luego hablamos y se despide”.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?