ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 26 de enero de 2023. Última actualización: Hoy

Popayán, 486 años en medio de glorias pasadas

El viernes 13 enero, 2023 a las 11:03 am
Popayán, 486 años en medio de glorias pasadas
Popayán, 486 años en medio de glorias pasadas
Foto: Traveler

Popayán, 486 años en medio de glorias pasadas

Felipe Solarte Nates
Por: Felipe Solarte Nates

Después que los colonizadores españoles se enamoraron del clima, el paisaje, los atardeceres y el oro de los indígenas. el 13 de enero de 1537, hace 486, fue fundada la ciudad colonial.

Con la añoranza de haber sido importante y decisiva en los destinos del país de siglos pasados, hoy sobrevive como deteriorada reliquia arquitectónica, sin definir ni concretar en políticas públicas, en asocio con el sector privado, su cacareada vocación de ciudad Región, turística, universitaria y centro de prestación de servicios y de innovación tecnológica.

Aunque tiene fama de ciudad aristocrática y de terratenientes, los personajes más representativos de esta clase, presionados por los indígenas reclamando antiguos títulos de propiedad, desde los años 70 del siglo XX, vendieron sus haciendas al INCORA, otros murieron o emigraron a Cali y Bogotá, sus descendientes poca influencia tienen en la administración y política local y regional, -pues anteriores alcaldes, gobernadores y congresistas provienen de otros municipios-, y están más dedicados a sus negocios y a administrar fragmentadas herencias.

Después del terremoto de 1983, también se sacudieron las estructuras centenarias de una apacible ciudad de cerca de 130.000 habitantes.

A partir de invasiones y asentamientos tuguriales, surgieron los nuevos barrios progresivamente construidos con ladrillo y cemento por antiguos inquilinos y habitantes de municipios vecinos que llegaron en busca de oportunidades.

Otra gran oleada de desplazados arribó al intensificarse la violencia guerrillera y paramilitar en la década del 90 y a principios de este siglo.  En años recientes, sin mayor control de administraciones pasadas y la complicidad de curadurías urbanas, la ciudad se ha extendido por el área rural con la proliferación de urbanizaciones piratas y condominios.

Hasta ahora no fructificó el intento de convertirla en ciudad atractiva para la instalación de fábricas, tal como lo propuso la ley de exenciones tributarias impulsada por el senador Iragorri en 1985 y con la Ley Paez de 1995, que sí, favoreció el desarrollo industrial del norte del Cauca.

Su economía con alta tasa de desempleo y predominio del rebusque informal,  ha girado en torno a los empleos públicos, servicios comerciales, bancarios, de salud, educativos y recreativos que atienden a los habitantes de la ciudad y de los municipios vecinos, donde el cultivo del café, la papa, la ganadería, los cultivos de pino y eucalipto y  de pan coger aportan significativos ingresos y son reforzados por los dineros derivados del cultivo y procesamiento de la coca, que dinamizan y crean un efecto doping en la actividad financiera, el comercio, la construcción y el mercado inmobiliario.

A pesar de tener condiciones favorables para constituirse en Ciudad Región que lidere el desarrollo planificado de los municipios vecinos, sus alcaldes no han impulsado este proyecto y el centro es la única subregión del departamento que carece de Asociación de Municipios.

Con la historia permeando las calles del centro y de haciendas vecinas que junto a los museos pretenden recuperar como atractivos turísticos, desde la alcaldía de Francisco Fuentes, pasando por la de Cesar Cristian Gómez y la actual de Juan Carlos López, a ritmo de procesión de viernes santo, vienen intentando actualizar el Plan de Ordenamiento Territorial que reemplace al de 2003; concluir las obras del Plan de Movilidad, poner a funcionar el Sistema Integrado del anémico Transporte público; actualizar el Catastro Multipropósito y el régimen de impuestos de un municipio con escasos ingresos propios, endeudado por deuda adquirida por el anterior alcalde y obligado a pagar $85.000 millones después de perder el pleito entablado por los ingenieros Solarte.

Con oposición a sus principales proyectos, el alcalde Juan Carlos López busca recuperar las cariadas calles y las redes de acueducto y alcantarillado, ordenar la caótica expansión urbana, que, en medio de la evasión de impuestos de los urbanizadores piratas, carencia de vías troncales y sobrepoblación automotriz, se extiende alrededor del actual casco urbano y veredas, donde asociaciones de destechados ocupan terrenos para instalar cambuches, el municipio promueve la creación de un banco de tierras y proyectos de vivienda popular y también florecen los condominios presionando las escasas, congestionadas y maltrechas vías y poniendo al límite la cobertura de servicios públicos.

Con la mayoría de población juvenil descendiente de inmigrantes pos terremoto del 83 y pos-violencia de los 90s, la imagen de ciudad semana santera y procera ya no motiva a la juventud, que despertó su inconformidad movilizándose en las marchas y paros estudiantiles por sus reivindicaciones, y en el pasado paro nacional.

 El reto de la actual y futuras administraciones municipales es el de consolidarla como una verdadera ciudad Región, universitaria, histórica, turística e innovadora, despertando el sentido de pertenencia entre la juventud y sus inmigrantes, sin perder lo positivo del legado histórico y cultural, integrando a los payaneses raizales con los originarios de otras comarcas y de diferentes grupos étnicos que conviven en las calles, espacios públicos, centros educativos, culturales, deportivos, oficinas, comercios y sedes de diversos servicios.

***********************************

Otras publicaciones de este autor:

Felipe Solarte Nates
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?