Domingo, 11 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

Pobre Cauca

El lunes 11 mayo, 2020 a las 10:34 am
Pobre Cauca

Pobre Cauca

Pobre Cauca
Por Luis Enrique Delgado

Por mi condición de periodista profesional, en lo que me desempeñé durante más de treinta años (hoy en uso de buen retiro) siempre he sido un infatigable consumidor de medios de comunicación. Un devorador de periódicos, revistas, diarios y, obviamente, televisión.

Tras ello, hoy obligado a permanecer encerrado por culpa maldito coronavirus, pues por supuesto tengo muchísimo más tiempo para dedicarme esos menesteres y, claro está, para vivir más y mejor informado.

Es por eso que cada día me entristece y me asombra el despiadado abandono en que vive, porque así lo quieren muchos (incluso no pocos de quienes se proclaman caucanos) el acogedor y muy amable Departamento del Cauca, tierra fértil y de buenas gentes.

Este pobre Departamento, que parece que no formara parte del croquis nacional, y produce tristeza denominarlo así (pobre) da la impresión de no contar, para muchas cosas, con las respuestas, la reciprocidad y muchísimo menos el cariño de quienes en su nombre y en el de sus ingenuos habitantes, ocupan «dignas» curules en el Senado y Cámara, en el Poder Legislativo.

Ahora, con la abominable pandemia que tan terriblemente nos azota, hemos podido confirmar, para dolor de quienes sí queremos y valoramos al Departamento del Cauca, la detestable discriminación y el abandono a que vive sometido este hermoso pedazo de tierra colombiana.

A los mal llamados grandes medios de comunicación les importa un escuálido rábano lo que sucede en el Cauca, ni lo que afecta a sus habitantes. Menos sus derechos como tierra colombiana.

Ahora, en estos días de penuria nacional, el Cauca no figura (para los «grandes» medios) ni siquiera en las estadísticas y como consecuencia de fácil deducción no se le tiene en cuenta para los programas de colaboración del alto gobierno, simplemente porque no se conocen los problemas, las dificultades, ni las necesidades de un amplio sector de los caucanos. Y acá, lamentablemente, no hay quién levante la voz para gritar y decir que el Departamento del Cauca existe y que tiene iguales derechos a los que se les miran a las otras regiones que componen la geografía nacional.

Los representantes del Cauca, en Senado y Cámara, similares a quienes desempeñan posiciones de altura, parecen ser simples convidados de piedra en sus recintos. Asisten, pero no los escuchan porque no hablan de su Departamento. Menos para defenderlo. Y conste que como insaciables consumidores de medios de comunicación lo confirmamos semanalmente en los noticieros televisados de Cámara y Senado.

Al Departamento del Cauca se le tiene en cuenta y se le renombra solamente por sus puntos negativos: por los cultivos ilícitos, por la enconada violencia, que cada día lo desacreditan más, o por las protestas indígenas cuando reclaman por las promesas que incumplen los gobiernos de turno y los politiqueros de siempre, todos ellos mentirosos de cuna, unos, y otros formados por la avaricia.

Menos mal que el alcalde de la capital, López Castrillón, cometió la, esa sí,  tan mencionada imprudencia al callar su contagio del coronavirus para que así, y solo así, se tuviera en cuenta al Departamento del Cauca y para que los «grandes medios» se acordaran y se encargaran de decirle al país que en Colombia hay un departamento llamado Cauca.

*******************************

Otras publicaciones de este autor:

Pobre Cauca
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?