ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 18 de septiembre de 2021. Última actualización: Hoy

Plan de choque para el Cauca y toda Colombia

El domingo 19 julio, 2020 a las 8:42 pm
Plan de choque para el Cauca y toda Colombia
Imagen: https://periodicoamarillo.com/

Plan de choque para el Cauca y toda Colombia

Plan de choque para el Cauca y toda Colombia

Colombia debe y tiene que cambiar. La corrupción no puede ser la ética de la sociedad, oímos con regularidad que una gran proporción de alcaldes, gobernadores, se dedican a la corrupción y el robo; y que la solución diseñada para corregir disciplinariamente estas conductas.

La Procuraduría y Contraloría, en algunos casos, como me ha tocado enterarme en el norte del Cauca, son entidades establecidas para extorsionar, precisamente a quienes creen que están robando, o se aprestan a robar. Mejor dicho, practican el dicho: “ladrón que roba a ladrón, cien años de perdón…”

Creemos, ilusamente además, que esto se solucionaría con un buen Congreso, pero resulta que el Parlamento colombiano es desafortunadamente, en la mayoría de los casos, la culminación de una carrera criminal, iniciada en los concejos municipales y que termina en el Congreso.

Todo lo anterior agenciado por un ejecutivo, elegido con perniciosos vicios electorales, repetitivo, más de lo mismo, cada cuatro años, además permisivo y alcahuete, establecido para perpetuar la desigualdad y la discriminación y, satisfacer incluso, pequeñas vanidades cortesanas.

Todo esto, a espaldas de las necesidades básicas insatisfechas del 50% del pueblo colombiano.

El departamento del Cauca es una explicación de lo que pasa en toda Colombia. Allí confluyen todos los grupos guerrilleros existentes en el país, de un lado, y del otro, todas las organizaciones de bandidos que pululan en Colombia, incluso ahora, con respaldo de mafiosos mexicanos. Los unos buscando convertirse en una alternativa de poder y los otros, en pos de una riqueza fácil, incluso algunos de estos grupos buscando lo uno y lo otro.

Todos ellos valiéndose de un pernicioso insumo: la coca, que acorrala una población necesitada de trabajo, y que además, no tiene a quién quejarse, pues no cree siquiera en el Ejército nacional, porque parece que éste, en ciertos casos, es peor remedio que la enfermedad, según algunas comunidades indígenas.

O como sucedió en la masacre del Naya, en Buenos aires, Cauca, donde los paramilitares mataron campesinos a diestra y siniestra, desde Timba hasta el río Naya, en límites con Buenaventura y, cuando las gentes de todas esas zonas, ante la ausencia del Estado, se organizó y les corto los pertrechos de suministros de alimentos, rodeándolos y cercándolos. Apareció de súbito el Ejército, en una extraña connivencia a salvarlos. Puede haber sido esta acción de militares corruptos, pero la desconfianza cunde y la paga todo el Ejército.

Colombia necesita un plan de choque, partiendo de un cambio de tendencia política presidencial, un Congreso diferente, honesto y por sobre todo, independiente.

Rediseñar los órganos de control para que sean operativos, honestos y sin tendencias o sesgos políticos. Pero esas experiencias dolorosas y repetitivas de Luis Camilo Osorio o Martínez Neira, no pueden volver a pasar.

Urge, con todo, reformar la justicia. Qué tal una Corte Constitucional alcahueteando vagabundearías, como “terceras o cuartas” audiencias para bandidos, o el tristemente recordado Cartel de la Toga, o el tal fiscal anti corrupción, o la perniciosa demora en los fallos judiciales, o un Consejo Superior de la Judicatura que solo sirve para jubilarse, e irse a gastar el billete, a una isla del Mediterráneo.

****************************

Otras publicaciones de este autor:

Plan de choque para el Cauca y toda Colombia
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?