Lunes, 17 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

Pinto pintó cara

El viernes 4 julio, 2014 a las 1:26 pm
Luis Enrique Delgado

Por Luis Enrique Delgado 

Periodista Acord-Valle

Puede decirse que con excepción de del técnico Jorge Luis Pinto, nadie creyó en él jamás de los jamases, que el Seleccionado de Costa Rica llegaría tan lejos y menos con rivales de tanta historia en el llamado “grupo de la muerte”.

Puede afirmarse, sin temor a equivocaciones, que ni el propio país centroamericano, ni los mismos jugadores, llegaron a pensar en tan meritoria campaña.

Repetimos, Pinto sí, porque era su ambición dirigir en un Mundial, después de varias asistencias como espectador.

jorge_luis_pinto

Jorge Luis Pinto

Lo dijo muy sigilosamente, pero para sus adentros había amplio convencimiento: “Nosotros no vamos simplemente a participar porque clasificamos. Vamos a luchar con decoro, nadie la va a tener fácil con nosotros”, sentenció el técnico santandereano.

Por supuesto, él sabía por qué lo decía.

La mejor opción

Meses atrás, cuando siendo director técnico del Atlético Junior le ofrecieron encargarse del seleccionado “tico”, no lo pensó dos veces para aceptar.

Su determinación, incluso, fue cuestionada en algunos sectores, primero porque “abandonaba” una posición estable con el equipo de Barranquilla y, segundo, porque a Costa Rica no le veían futuro mundialista.

Pero él sí. Ya había “probado” selección, con el onceno nacional colombiano en las clasificatorias, cuando, según dicen, los propios jugadores pidieron su salida por choques con su recio carácter y su férrea disciplina.

Entonces, asumir en Costa Rica era la mejor opción incluso, tal vez, para cierto desquite.

Y, ¡carajo, ¡cómo lo logró! ¡De qué manera pintó la cara a todos!

Costa-Rica

En el “grupo de la muerte” comenzó perdiendo ante Uruguay, pero remontó el guarismo y terminó celebrando con un clarísimo 3-1 sin importarle que al frente estaba un bicampeón del mundo. Allí prendió alarmas.

“Vamos bien, vamos bien; pero todavía no hemos ganado nada”, repetía Pinto evitando el triunfalismo de sus jugadores.

Vino luego Italia, lleno de gloria, cuatro veces campeón mundial. Hasta allí llega Costa Rica, aseguraban todos, menos Pinto. Y, en efecto, con otra victoria, esta vez por 1-0, se metió en octavos.

Le quedaba Inglaterra, otro campeón del mundo, los inventores del fútbol. Allí, un 0-0 cerró su exitosa campaña en la fase de grupos, donde increíblemente salió primero con siete puntos, cuatro goles a favor y sólo uno en contra.

En octavos le tocó con Grecia, incentivado por su inesperada clasificación en el último minuto ante Costa de Marfil.

Con su nómina poco lujosa, en la que destacaban el arquero Keyler Navas, del Levante español y los delanteros Joel Campbell, que juega en Inglaterra, y Bryan Ruiz, del PSV holandés, Pinto salió con todo y tuvo el triunfo en sus alforjas hasta faltando apenas tres minutos, cuando los griegos le empataron a un gol, lo que obligó a los treinta minutos suplementarios y luego a la definición desde el punto de penal.

Todo ello, merced al libreto de Pinto, fielmente interpretado por sus jugadores, que “construyeron un bunker” defensivo, donde el arquero Navas fue decisivo, lo mismo que sus cinco ejecutantes.

De esa manera, Jorge Luis Pinto se convirtió en el primer colombiano que pisa los cuartos en un Mundial de mayores, con un seleccionado que, igualmente, por primera vez se arrima a esas instancias en cuatro participaciones.

Al momento de cerrar esta nota no sabemos que haya ocurrido en el partido con Holanda, pero sea lo que fuere, lo de Costa Rica, con Jorge Luis Pinto al mando es para quitarse el sombrero.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?