Domingo, 14 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

Petro sacrificado

El martes 14 enero, 2014 a las 10:32 am
FELIPE SOLARTE

Por: Felipe Solarte Nates

Cuando cifraba sus esperanzas en el pronunciamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, o en la consulta electoral, para que la ciudadanía bogotana decidiera si lo revocaba o refrendaba, el procurador Ordóñez madrugó a confirmar la destitución de Petro y la inhabilidad para desempeñar cargos públicos por quince años.

Desde sus tempranos inicios en la vida pública, Gustavo Petro demostró ser un ‘animal político’, que nació, siente, vive por y para la actividad política, siendo la tribuna del Congreso y las plazas abiertas sus escenarios naturales, donde se mueve con propiedad. Así lo demostró en recientes semanas, después de conocida la sanción del procurador, casi llenando varias veces, la Plaza Bolívar de Bogotá, al estilo de Gaitán en sus mejores tiempos -cuando la multitudinaria Marcha del Silencio-  con una heterogénea multitud respaldándolo y en la cual se destacan los jóvenes y diversidad de partidos que van desde la Alianza Verde, pasando por la U.P., los de la Juco, Marcha Patriótica, Alianza Social Independiente, otras organizaciones políticas, indígenas y sindicales.

Que dio papaya, no hay que dudarlo, pues antes de crear la empresa distrital de basuras buscando vincular a los recicladores al proceso y siguiendo los dictados de la Corte, ya varios asesores y la esposa de Mockus, veedora distrital, le habían advertido sobre los 17 problemas jurídicos que afrontaría por los procedimientos agenciados para volver a vincular a una empresa del Distrito Especial de Bogotá en el proceso de recolección y tratamiento de las basuras; pero con la terquedad que lo ha caracterizado siguió adelante exponiéndose a los riesgos que hoy lo tienen destituido y exageradamente sancionado por un procurador que está cumpliendo con las omnipotentes funciones otorgadas por la Constitución del 91 con respecto al control sobre los alcaldes, gobernadores y congresistas elegidos por voto popular y las cuales han sido unánimemente cuestionadas por amplios sectores de opinión y políticos que han propuesto reducirlas mediante ley tramitada en el Congreso o una nueva Constituyente, después de la “movilización permanente”, como la propuso Petro el 13 de enero en la Plaza de Bolívar, después de que el procurador dejó en firme su destitución e inhabilidad por 15 años.

A su favor, por lo menos ante la opinión pública, queda la denuncia del contratista del cártel de las contrataciones, Eduardo Tapias, según las cuales, las cuatro empresas que manejaban las basuras en Bogotá se unieron para no recolectarlas en los días en que entró a operar la empresa creada por Petro, para echarle toda la culpa del caos de desperdicios regados en las calles que vivió la capital en esos días. Los vínculos maritales del ‘zar de las basuras en Colombia’, Alberto Ríos, con la periodista de Caracol radio, Darcy Quin y de amistad con el director, Darío Arizmendi, contribuyeron a que en este medio de comunicación y en otros se desencadenara una gran campaña mediática de desprestigio a la labor del alcalde, quien por su actitud de confrontación y escasos logros en la ejecución de su programa de gobierno y el abandono de obras programadas como la Avenida Longitudinal Occidental, ALO, una ruta de Transmilenio y la adopción del POT, sin tener en cuenta al Concejo, también dio papaya, aunque no hay que desconocer que sus principales logros han beneficiado a sectores populares, con las rebajas en tarifas de acueducto, transmilenio y en asistencia social, iniciando el proyecto del metro.

Queda pendiente la decisión del presidente Santos, si lo destituye o no, y el pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “que no tiene carácter vinculante”, según el procurador Ordóñez; pero lo cierto es que su decisión sancionatoria en complicidad o sin ella con el expresidente Uribe y su acólito Pachito Santos, quien aspira llegar a la Alcaldía de Bogotá después de ser desbancado a dedo de la candidatura presidencial por el Uribismo Centro Democrático, fue un tiro que les salió por la culata, pues la movilización de descontento lograda por Petro en Bogotá, tres meses antes de las elecciones para Cámara y Senado y cinco meses antes de las presidenciales, se reflejará considerablemente en las urnas a favor de la Alianza Verde conformada por el Partido Verde, los progresistas de Petro y otras organizaciones como la ASI, la UP, el mismo Polo Democrático y otras que pueden agruparse entre los ‘alternativos’ o ‘indignados’, quienes les quitarán varias curules a candidatos de los partidos Conservador, Liberal, de la “U” y Cambio Radical, integrantes de la coalición de respaldo al presidente Santos, quien no tiene asegurada la reelección. Petro es el sacrificado, que está utilizando una fórmula parecida a la que llevó a Chávez a la presidencia de Venezuela después de pagar algunos meses de cárcel, al fracasar el golpe de Estado que intentó contra el presidente Carlos Andrés Pérez, cuando era coronel.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?