Miércoles, 23 de mayo de 2018. Última actualización: Hoy

PETRO: NI IZQUIERDA NI GUERRILLA

El lunes 14 mayo, 2018 a las 10:03 am

PETRO: NI IZQUIERDA NI GUERRILLA

Leopoldo de Quevedo

Otras publicaciones de este autor: Leopoldo de Quevedo y Monroy

La actual coyuntura política colombiana tiene un protagonista indiscutible. Gustavo Petro. Se ha anticipado en las plazas a enarbolar la palabra sobre el próximo debate en las urnas. Nadie ha salido a enfrentársele. Hay consejas de que Duque y que Vargas Lleras y De la Calle tienen fuerza. Ellos lo miran y sus áulicos desde la prensa lo miran estupefactos. Pero no se le miden.

¿Es miedo o convencimiento lo que se cuece en la casa opuesta (¿?) a Petro? Tal vez y sin el tal vez, ya al grueso de la gente le ha pasado el temor y susto o miedo a Petro. No es un monstruo, no es la primera vez que oyen que el Pastorcito mentiroso empieza a gritar: El lobo, el lobo…!

La izquierda ha sido un lado del cuerpo casi maldito. En alguna época se dijo que ser zurdo era señal de ser un mal nacido. Solo los que comen y saludan con la mano derecha son bien educados. El camino de la izquierda es como el que lleva al infierno. Son sospechas y herencias seudoreligiosas de tiempos de los abuelos.

También se ha querido insistir que Petro tiene un origen “malo” porque estuvo en la guerrilla. Porque tendría un sustrato de ideas marxistas-leninistas. Otro miedo infundado de tiempos pasados. El comunismo combatido por los curas que sabe a diablo.

Sí. En el discurso y las actitudes frente al micrófono en las plazas abarrotadas de oyentes y seguidores habla y seduce a millares de simpatizantes. Los contrincantes – que no se han visto – ni pueden hacer la misma repetida hazaña saben que lo que dice Petro no es un engaño. Tiene coherencia y asidero en la economía política y en la mente de personas instruidas. Y el Pueblo no es un tonto. Sabe lo que Petro está prometiendo hacer.

El pueblo y sus contendores potenciales saben que su discurso es difícil de torcer y de adoptar. Nadie se atreve a prometer ensuciarse con pueblo ni sentarlo a la misma mesa con él. Paso por paso su plataforma va adquiriendo credibilidad y las plazas cada vez se llenan más en el Centro, los Santanderes, la Costa Atlántica y Pacífica, los Llanos. No es en salones de baile ni en Centros bien trajeados. Sus manifestaciones han abarrotado plazas públicas abiertas. Las fotografías y videos son testigos.

Siempre se ha dicho que el vulgo es ignorante. Esas épocas ya pasaron. No estamos en la época del Ruido en la Colonia. Hoy la gente come de todo y sabe qué es carne, sobras y caviar, cerveza barata y champaña de fiesta.

El pueblo es sabio y el vulgo quedó para la lista del diccionario. El lenguaje de liberté y egalité de la Revolución francesa por fin lo adoptó la masa ignara. Petro está llegando y llenando de fervor las ansias de redención de un pueblo sumiso y sometido a lo mínimo en salario y modo de vida.

13-05-18                                                    10:52 a.m.