Sábado, 29 de enero de 2022. Última actualización: Hoy

Paz y verdes

El viernes 27 septiembre, 2013 a las 10:37 am
FELIPE SOLARTE

Por: Felipe Solarte Nates

La preocupación del presidente Santos por su baja popularidad y la búsqueda de la reelección, lo llevaron a emplear tono fuerte en la ONU para presionar a las Farc, acusándolas de dilatar las negociaciones en Cuba. El lograr la paz es la principal carta jugada por el presidente, para asegurar cuatro años más, pero la cúpula insurgente no le ha seguido el juego y de ahí, el duro apretón gubernamental en el pulso que sostienen en la mesa de La Habana, sin que el rival ceda ante el envión.

“Timochenko”, el máximo dirigente guerrillero, por primera vez se pronuncia quejándose por las sindicaciones hechas contra las Farc en New York y por la injerencia negativa en la velocidad del proceso causada por el afán reeleccionista de Santos, amenazando con romper la confidencialidad de las conversaciones.

Mientras los enemigos del proceso puyan al presidente Santos para que lo aborte y lance una ofensiva militar contundente contra la guerrilla, otros dirigentes consideran que no hay que apresurarse y el gobierno debe deslindar el éxito de las negociaciones del próximo debate electoral y de la campaña proselitista, que ya iniciaron los diferentes partidos y movimientos, conformando las listas para el Senado y Cámara de representantes.

Uribe, aprovechando su popularidad en las encuestas, ya lanzó los primeros cincuenta nombres de la lista nacional al Senado, con la mira puesta en el voto femenino con Paloma Valencia, de raíces caucanas, como fija en el tercer renglón.

Sin embargo, el movimiento político más significativo lo han dado el Partido Verde y los Progresistas, al conformar la Alianza Verde con miras a las elecciones de Congreso y presidenciales.

Lo llamativo del proceso es que al interior del PV, Enrique Peñalosa, a pesar de no estar de acuerdo “con el estatismo y asistencialismo de Progresistas, que debilita la iniciativa privada y las arcas públicas”, aceptó ir a elecciones primarias para escoger al candidato presidencial, enfrentándose a Antonio Navarro, que representa un modelo más cercano al brasileño o ecuatoriano, con programas orientados a satisfacer las necesidades de las poblaciones urbanas y rurales marginadas y mayor control de ganancias y precios a los grandes monopolios industriales y financieros, favorecidos por más de veinte años de políticas neoliberales agenciadas desde el gobierno de Cesar Gaviria.

Muchos daban fija la contienda presidencial entre Santos y el candidato uribista; pero con fuerza irrumpe la tercería, con grandes posibilidades y sin querer repetir los ‘miqueos’ de Antanas, cuando perdió con más de tres millones de votos.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?