Domingo, 8 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Payanesa se abre camino empresarial entre dibujos, trazos y colores

El viernes 14 junio, 2019 a las 7:48 pm
Payanesa se abre camino empresarial entre dibujos, trazos y colores
Payanesa se abre camino empresarial entre dibujos, trazos y colores

Es diseñadora industrial y magister en Ecodiseño. Gusta del voleybol, de conocer nuevas culturas y de pasar tiempo en familia. Tiene su trabajo de oficina en el día y durante la noche trabaja en su propia marca, esa que no solo lleva su nombre sino su pasión hecha profesión.

Leidy Cruz – Redacción Popayán

Landy Bedoya es una marca que comienza a tomar fuerza en la ciudad de Popayán y es precisamente, el nombre con el que fue bautizada este payanesa, diseñadora industrial y magíster en Ecodiseño.

Nació en la capital caucana hace unos cuantos años y desde pequeña sintió un fuerte gusto por dibujar, por expresarse a través de gráficos y colores. “Yo considero que todos tenemos ese potencial de crear y dibujar desde niños, solo que muchas veces lo congelamos o unos lo desarrollamos más que otros, como pasa con todas las habilidades de cada persona” expresó.

Así, exploró de niña los trazos, los tonos y el papel. Sin embargo, años más tarde una vez se graduó de bachillerato y debió establecer su carrera universitaria, escogió una que pausaba su pasión.

“Cuando salí del colegio estaba muy desubicada como muchos jóvenes que salen del colegio, entonces inicié otra carrera: inicié Mercadeo Internacional y Publicidad en Cali y allá fue cuando descubrí que existía el Diseño Industrial” narró y recordó el proceso de decirle a sus papás sobre su cambio de carrera.

“Mi mamá siempre me apoyó, me dijo -yo sé que usted está donde no quiere, eso no es lo suyo, mire qué es lo que le gusta, pero eso sí en una universidad pública- “. Ante la aceptación Landy se retiró de Mercadeo e inició una temporada de preparación para el examen de admisión a la Universidad Nacional de Colombia sede Palmira, en donde finalmente tiempo después empuñó el título de Diseñadora Industrial y años siguientes, se graduó como Magister en Italia.

“Mi mamá y mi papá siempre me apoyaron. Ahora que ya lo he tomado como una profesión me apoyan aún más, porque cuando ven que empezamos a tener frutos sobre lo que hacemos, es cuando más te apoyan, porque realmente ahí es donde se dan cuenta que sí puedes vivir de esto, que sí se puede vivir de la pasión”  

Su pasión, así describe Landy lo que se ha constituido como un proyecto profesional que la lleva a constituirse como documentadora y facilitadora gráfica. Ella escucha, sintetiza y registra en vivo con diagramas, textos y dibujos lo que un expositor en un evento va expresando a los asistentes.

“Mientras un expositor está hablando vos vas haciendo todo lo que está diciendo a modo de texto y de gráfico y se ve muy chévere y eso queda como memoria gráfica del evento” fue lo que una amiga suya le dijo para motivarla a entrar en el mundo de la documentación gráfica. “Yo ya había leído sobre el pensamiento visual pero no pensé que lo podía tomar como una profesión” manifestó Landy y agregó “entonces ella (refiriéndose a su amiga) me dijo – ¡flaca yo te veo ahí! -“.

Fue entonces cuando Landy tomó ese consejo y comenzó a buscar información, a seguir personas en Instagram, a buscar a quienes trabajaran en este campo. Hizo cursos, se documentó, buscó consejos y se fue introduciendo en lo que más adelante la llevaría a profesionalizar su pasión.

“Empecé a buscar a ver qué marcadores usaban, qué técnicas usaban, porque realmente es mucho tiempo de pie, son sesiones a veces de 8 horas, entonces quería saber qué marcadores usaban porque al ser tanto tiempo suponía que un marcador normal no me iba a funcionar”, contó a su vez que explicó que descubrió una marca alemana de marcadores recargables a base de agua que no son perjudiciales para su salud y que le permiten soportar las largas jornadas.

Inició haciendo un trabajo gratis para revisar cómo le iba, cómo se desempeñaba haciendo el registro gráfico. “Me fue muy bien, me sentí muy bien y ahí fue cuando ratifiqué que era mi pasión y que realmente era buena para eso. Además de que lo disfrutaba”, dijo.

Landy explicó que la recepción por parte de los asistentes a los eventos es muy buena. Afirma que la posibilidad que estas personas tienen de visualizar a la par que escuchan lo que el expositor está expresando, les permite comprender mejor, prestar mayor atención a las conferencias, estar pendientes de lo que ella va a plasmar, percatarse de lo que se está diciendo y a su vez se está transformando en imagen.

“Es algo que le inquieta mucho a la gente, me preguntan que cómo lo hago, me dicen que es muy chévere”

Su buen desempeño y talento le han permitido participar cada vez de un mayor número de eventos, no solo como documentadora gráfica, sino también dirigiendo talleres de Lettering, con lo que la voz a voz, las recomendaciones y sus redes sociales la han ido dando a conocer.

Al hablar sobre el camino que se ha ido abriendo en este campo, Landy reflexionó inicialmente en cómo desde un inicio se encuentran consideraciones en contra de irse por dimensiones como esta. “Siempre pasa que te dicen tu no vas a vivir de eso, realmente eso no da dinero” no obstante sabe que, aunque el camino aún no está abierto por completo, sí hay un mundo de posibilidades y muchas rutas que tomar, “estoy en proceso de formarlo. Nunca sentí el temor de tomar esto como una profesión porque creo que me apasiona tanto y me gusta tanto que al final muchas veces cuando tu trabajas en tu profesión puede ser que al inicio lo hagas por simple gusto, no por generar dinero; pero ya después te gusta tanto que las cosas van llegando, se van dando”.

Ha tenido dificultades y ha debido enfrentar críticas y palabras de desaliento. Han sido despectivos con su trabajo, tomándolo como una actividad fácil y sin importancia, pero tiene claro que esas dificultades deben ser vistas como retos para continuar y un impulso para hacer las cosas mucho mejor.

En ese sentido, se enfoca en esas personas que la admiran, en esas en las que tiene un impacto positivo, que se inquietan e intrigan por su labor y la buscan en los eventos para hacerle comentarios de admiración y curiosidad, “es un proceso que genera inquietud y las ganas de saber qué es. Al final los busco y les explico. Muchas veces al final de las conferencias me piden que me presente y que explique un poco de qué se trata la técnica y entonces lo hago y pues como tengo de soporte la memoria que he elaborado, doy incluso un resumen de la conferencia. Hay mucha gente a la que le gusta lo que hago”. 

Con esto, su pasión se convirtió en su profesión desde hace más o menos 2 años, llevando sus gustos a un tema más empresarial y trabajando en su marca. “Yo creo que es un camino infinito, un camino de posibilidades, esto es algo que tiene mucho para explorar, no solamente en el pensamiento visual, sino que después comencé con el lettering y después comencé siendo facilitadora gráfica, a apoyar empresas, a emprendedores, son muchas cosas que se van dando en el camino” expresó segura de sí misma y de que tiene mucho para ofrecer.

Se describe a sí misma como una mujer apasionada, creadora y colaborativa. Le encanta lo que hace “yo creo que un día en el que no coja un lapicero, un marcador creo que es un día perdido”, siempre está pensando en qué crear, está buscando y materializando sus ideas y valora la integración del conocimiento y de las personas, sabe que hay más personas que también tienen muchos talentos y que de alguna manera merecen ser ayudadas o conocidas y ella gusta de transferir lo que sabe.

La motiva el voleibol, deporte que practica desde hace 20 años y quiere disfrutar de pasar tiempo con su familia, ya que estuvo sin ellos algunos años. La anima viajar y conocer nuevas culturas. Tuvo un hostal en la ciudad en donde todo el mobiliario era reciclado y hecho por ella y actualmente también trabaja en EMCASERVICIOS, donde planteó el proyecto “Reciclatón por el Cauca” que se ha extendido ya a 13 municipios del departamento.

Invita a las empresas, a las instituciones educativas y a todas las personas a valorar este tipo de propuestas, a conocer el pensamiento visual, la documentación gráfica. A conocerlos e incluirlos en sus eventos o como un método de aprendizaje “en los últimos años la forma de aprender ha cambiado mucho. Aproximadamente el 80% de nuestro cerebro es visual y el pensamiento visual nos ayuda mucho a potencializar y a aprender mucho más fácil. Como seres humanos primero aprendemos a dibujar que a escribir, desde niños lo primero que hacemos es rayas, líneas, colores, pinturas, entonces es algo que existe toda la vida” indicó.

Su sueño también es viajar por el mundo con su talento, con lo que sabe y gusta de hacer, pero es consiente que aun cuando está abierta a las posibilidades, se quedara un tiempo en Popayán, “sé es que estoy construyendo algo muy bonito en mi ciudad y que estoy creciendo aquí, donde nací, que Popayán tiene muchísimas oportunidades y es una ciudad donde se puede crecer” reflexionó.

Finalmente, al resumir sobre su marca, sobre ese Landy bedoya que acompaña conferencias, eventos y se ve plasmado ya en muchos elementos, ella finaliza diciendo que “siempre, siempre ha existido esa marca, mi marca, solo que me la creí hace poco y sé que puede crecer y que puede llegar a ser una marca mucho más grande. Lo creo”.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *