ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 14 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Patrioterismo

El miércoles 14 agosto, 2019 a las 8:38 am
Patrioterismo
Patrioterismo

Uno de los objetivos primeros del nazismo es despertar, en nombre de la libertad, el patrioterismo, concepción gastada donde lo importante no son los intereses nacionales; son los intereses de una camarilla (llámese casta), con el fin de perpetuar sus privilegios, aumentar sus ganancias, concentrar el poder económico, político, social y religioso. Para ello acude a burdas demostraciones de poder como la acaecida en Medellín, donde fallecieron dos integrantes de las fuerzas militares. Desde luego, eran muchachos que pertenecían a rangos bajos, suboficiales de la Fuerza Aérea, obligados por las circunstancias a desempeñar labores de este tipo así las medidas de seguridad, para mantener su integridad, fueran una burla. De nuevo, personas de familias humildes mueren para que los altos mandos militares y la inconsciente dirigencia del gobierno los conviertan en héroes, cuando en realidad son víctimas.

Valdría preguntarse a estas alturas ¿En qué fuerza pagaron servicio militar los hijos de Uribe, o los hijos del Ministro de Defensa, o los hijos de la Vicepresidente, o los hijos de Senadores y Representantes, o los hijos de los banqueros y empresarios, o los hijos de los generales, o los de los gobernadores, o los hijos, incluso, de los alcaldes? Nos daremos clara cuenta de que ninguno de ellos van a las Fuerzas Armadas, sino es de oficiales de mando. Con seguridad muchos de ellos portan libreta de primera clase, sin haber pisado siquiera una oficina de reclutamiento. Quienes prestan el servicio militar son los hijos de las personas humildes, de los campesinos, de los obreros de la construcción, los hijos del rebusque. Ellos son los soldados y suboficiales de nuestra fuerza, carne de cañón para la vanidad y soberbia de quienes ostentan el poder, convertidos en héroes del día, porque a la mañana siguiente sus nombres molestan.

Son los hijos de quienes no tienen opción. Se enrolan en las Fuerzas por necesidad, con la aspiración de devengar un mal sueldo, intentando dar mejor nivel y futuro a sus familias. Leales soldados y suboficiales los vemos girando parte de su salario a padres y hermanos para contribuir con los gastos básicos de quienes no han tenido oportunidad. 

Esos son los que mueren, en un patrioterismo barato, puestos como carne de cañón para mantener la desigualdad más aberrante, en una sociedad que se consume en la injusticia; la propaganda irreal de un nacionalismo cansado al que parece no interesarle a nadie, solo a quienes amasan fortunas de dudosa procedencia: o busquemos cómo un personaje, de la noche a la mañana, aparece amasando jugosas fortunas; políticos que de la noche a la mañana aparecen como nuevos potentados, contratistas, empleados públicos, comunicadores del régimen, dueños de casa, carro y beca, sin que tengan manera de justificar su nueva posición de potentados.

Y, claro, ellos no van a las Fuerzas, no pagan servicio militar, y si llegan es para el oficialato, donde aseguran y engordan las riquezas de sus familias.

Deja Una Respuesta