Miércoles, 16 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

Pasquín cultural del Cauca No. 10

El viernes 23 marzo, 2012 a las 8:08 am
Phanor Terán, desde Tunía, patrimonio cultural de Piendamó.
Parece en cierta forma incuestionable que todos los afanes por mejorar la situación cultural de los artistas, de las organizaciones culturales y de la cultura de las comunidades y sociedades, tengan que toparse con la “necesidad” de una burocracia que administre los recursos públicos destinados a incentivar, promover o preservar las apetencias sociales sobre el particular.
Se clama por doquier que exista algo: una Secretaría de Cultura en el departamento, y Secretarías culturales en los municipios, que repliquen en la región y en las localidades la existencia, a nivel nacional, de un Ministerio de Cultura que muchos consideran como un gran avance y logro.
Lo que ha habido hasta ahora ha sido poco menos que lamentable. O para decirlo, en términos corteses, las iniciativas que se ha tenido sobre el particular no han dado los frutos esperados, no han estado a la altura de las circunstancias, no han logrado consolidarse para que no aparezcan y desaparezcan cada cuatro años, según el hígado del gobernante de turno.
En el departamento del Cauca como ya lo ha descrito Marco Antonio Valencia (y tiene por qué decirlo como que acaba de abandonar el cargo de Coordinador de Caucanízate), la atención pública de la Cultura, ha sido un caspete en la Secretaría de Educación, un puesto ambulante en el despacho de la gobernación; en algunos casos, una dependencia de lo que llaman Turismo, y en los Municipios, un buen día amanece asignada a un funcionario de Planeación, y anochece en manos del Tesorero, del encargado de medio ambiente, cuando no, una de las tantas actividades que hace el coordinador de deportes, o el de Bienestarina Familiar o el de la Secretaría de Gobierno, o de alguna ONG, afecta al mandatario de turno, o como he visto últimamente encargada al testaferro de otro municipio para de esa manera manejar a su antojo y sin control la poca platica del erario con ese destino.
Pelota de trapo que rueda y rueda como si se tratase y me perdonan la expresión, de bollo en mano.
Pero eso sí, todas, sin distingo bajo la égida del alcalde, quien por ser el ordenador del gasto, va contabilizando muy seriamente a quién, cómo y para quien se usan esos recursos: sonidos, tarimas, orquestas, tamales, refrigerios con los cuales se contentan y atragantan los caciques de veredas, barrios y se estructura la cultura oficial.
En la actualidad, específicamente para algo cultural y digno, debe quedar y haciendo cuentas alegres, un 10 o cuando más un 12%. Algunos considerarán mi cifra un poco exagerada. Me someto al escarnio público. Pero si me pongo en ese plan, cabe preguntar: cuánto se va en la francachela de las llamadas ferias, donde la caravana de negocios de caseteros, alquiladores de tribunas, facilitadores de espectáculos de dudosa ortografía, prestamistas de equipos, banqueteros, publicistas camuflados, hacen su agosto cuando no diciembre.
La otra pregunta, que puede ser la del millón, sería poco más o menos esta: si se consolida una burocracia (director, o secretario, secretaria, promotores, barrenderos, servidoras de tinto) más el negocio del alcalde con los caciques y con la fronda de la caravana de negociantes, alquiladores, facilitadores, prestamistas y demás, y suponiendo que habrá ya un control, un presupuesto, unas destinaciones específicas, nos alcanzará a tocar, digamos un 20%?
Porque la burocracia, sola, se come el 70%.
Hagan cuentas, revisen, expongan a la luz pública la chanfaina cultural.
***********************************
¿SABE ALGUIEN CUÁL HA SIDO EL RESULTADO DE LAS CONVOCATORIAS DE LA GOBERNACIÓN DEL CAUCA CON BASE EN LOS RECURSOS IVA?


¿DONDE HABRÁN IDO A PARAR LOS DENARIOS CORRESPONDIENTES A LAS VIGENCIAS FISCALES DE 2.008 -2.009 –2.010 –2.011?


¿SABE ALGUIEN SI, A LA FECHA, SE HA ABIERTO CONVOCATORIA PARA LOS RECURSOS IVA, 2.012?


CUALQUIER INFORMACIÓN SERÁ ÚTIL PARA TODOS!
**********************************
BARCALEBRIO
Corrían los años ochenta y una extraña calma chibcha flotaba en la Isla Marxista dándole una atmósfera monacal a las residencias de estudiantes, una neblina opaca no acostumbrada penetraba por puertas y ventanales presagiando un acontecimiento extraordinario. Los dos jóvenes provincianos que habitaban la celda marcada con el número 330 del piso tres del Bloque 9, el bloque de los nerds, no podían desviar sus miradas expectantes del dintel de la puerta de entrada. De pronto, surgió de las tinieblas una sombra negra con dos ojos enrojecidos flotando, de un cigarrillo piel-roja brotaba luz y humo que pendía de su tamaña bemba, camisa amarilla de flores rojas, pantalón azul de terlenka, zapatos viejos, sucios y torcidos, una mochila Arahuaca y una sombrilla negra como la noche. Los dos nóveles escritores semipaisas del Quindío casi entran en trance. “Soy Pedro Walter Ararat –dijo la sombra- estudiante del departamento de literatura y quiero pertenecer al Taller Literario”. La sombra había sido atraída como a una mosca por un periódico mural que habían fijado, algunos estudiantes del programa de literatura, en las paredes del segundo piso del Bloque de Ciencias con el enigmático nombre de Taller Literario I. Esa noche pasaron de largo, bajo el efecto del tinto y los cigarros, garlando sobre literatura como si se tratara de un examen académico. Rápidamente descubrieron que lo que los ataba era el humor, la ironía y las carcajadas.
Al día siguiente se aunó Bautista, un estudiante tímido y medio deschavetado, que acometía poemas a una luna que menstruaba. Los cuatro, de tarde en tarde y de noche en noche, en medio de peroratas y bravatas, fueron pariendo la idea de no dejar pasar en vano sus existencias. Arthur Rimbaud, venido de su descenso a los infiernos, les señaló el camino: “Cuando yo descendía por los ríos impasibles, / advertí que faltaban mis guías sirgadores: / Ya no me preocupaba de las tripulaciones / de los trigos de Flandes, del algodón inglés. / Lejos de sirgadores y el tumulto acallado / los ríos me dejaron bogar como quería”. Sí, necesitaban ingresar en el océano de tinta y sangre que derramaron los artistas extraviados de locura ilustre. Entrar sin guías y maestros en la leche materna de sus amadas musas. Penetrar ebrios sobre sus propias barcas. Así nació la empresa de hacer una publicación que se denominó “BARCALEBRIO: Una empresa de magos”. Este eslogan respondía al presagio de que les iba tocar hacer magia para publicarla. Se volvieron pues, después de hacer un pacto de gitanos, una empresa de magiosos.
IN MEMORIAM WALTER ARARAT
JAIRO URREA HENAO.
MAYO DE 2011
Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?