ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 28 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

Paro y pa’lante

El domingo 13 junio, 2021 a las 7:31 pm

Paro y pa’lante

Alejandro Guzmán Maldonado

Estoy de acuerdo con el paro nacional de mayo 2021. Aunque no estuve en primera línea apoyo el paro moralmente. Pero también, lo apoyo económicamente asumiendo todos los costos sobre mi trabajo consecuencia del paro.

Hace varios años trabajando por las causas que ocasionaron el paro. Algunas son: no más asesinatos a lideres sociales y ambientalistas, legalizar los cultivos ilícitos y el consumo de drogas, poner impuestos a la concentración de la riqueza, salud y educación gratuita y de buena calidad para los hogares que viven con 1 o 2 salarios mínimos, entre otras.

A pesar del uso de la fuerza – la cual puede y debe ser más estratégica – no reaccioné con violencia. Cuando la guardia indígena me bloqueó el paso en mi moto a mi trabajo sobre el río Jamundí me solidaricé con ellos y comencé a gritar ¡VIVA EL PARO!, y luego de 30 minutos seguí mi camino. Cuando la minga indígena incendió la caña que yo cultivo, no me enfrenté con ellos a bala – como sucedió en Ciudad Jardín cuando civiles le dispararon a la minga -. Tampoco reaccioné diciéndoles a los indígenas “escoria” como lo hizo un compañero del colegio que le afectaron su trabajo de comercialización de leche.

La senadora María Fernanda Cabal en televisión dice: es que la gente buena tiene derecho a defenderse con las armas. ¿Entonces todo el que se considera bueno puede defenderse con las armas? ¿Quién define quien es bueno y quien es malo? muchas personas en Colombia piensan como ella. Yo pienso que esa actitud mezclada con una ideología o una religión nos puede llevar a un espiral de violencia sin fin.

Estoy de acuerdo entonces con el paro, pero no estoy de acuerdo con los que asesinaron a policías y civiles o con los vándalos que afectaron bienes públicos y privados. Tampoco estoy de acuerdo en usar la fuerza publica violentamente contra los manifestantes.

La idea de que los bloqueos están afectando los derechos de la población al trabajo, a la alimentación o a la salud es razonable. Las personas en primera línea lo saben más que cualquiera y muchísimo antes. ¿Entonces por qué usar la fuerza pública violentamente si ellos representan al Estado y el Estado esta incumpliendo sus deberes? ¿Por qué el discurso del estado y su capacidad de diálogo es tan ineficiente?

Un día de paro saliendo por la autopista Panamericana entre Villarrica y Santander de Quilichao le quitaron a una persona la moto y luego esta persona es linchada más adelante por los habitantes del sector – Me dice un compañero de trabajo afrodescendiente de la vereda la Arrobleda -. Luego, ¡otro compañero indígena interviene en la conversación diciendo – yo lo mato!, todo el trabajo que yo hago para conseguir una moto para que luego me la roben! Yo le dije – es mejor que la policía lo detenga, devuelva la moto y que no lo vuelva hacer -. El indígena me contesta: es que la policía no hace nada. Yo le dije: si la policía no hace nada, ¿entonces usted va a ir a la cárcel por matar a una persona? Debemos reformar a la policía…

Mi mensaje es: reflexionemos sobre el paro antes de reaccionar violentamente. Creo que si entendemos los procesos históricos, sociológicos y económicos de nuestra historia podemos tener más tranquilidad para reaccionar y transformar impulsos emocionales o irracionales que impiden que convivamos pacíficamente.

************************

Otras publicaciones de este autor:

Alejandro Guzmán Maldonado
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?