ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 16 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

Paro, bloqueos y democracia participativa

El lunes 7 junio, 2021 a las 8:41 pm
Paro, Bloqueos y democracia participativa

Paro, bloqueos y democracia participativa

Paro, Bloqueos y democracia participativa

La inconformidad represada durante años en amplios sectores de la población era tanta, que el Paro Nacional decretado por las centrales obreras, campesinas, estudiantiles, camioneros y otras organizaciones, desbordó sus expectativas y se les salió de las manos, mientras el Gobierno dilata negociaciones buscando que la población afectada por los bloqueos se vaya contra los organizadores y participantes en las movilizaciones.

En todas las regiones del país, de acuerdo a sus necesidades y problemas concretos, a medida que pasaron los días alrededor de los puntos de bloqueos y asumiendo diferentes roles: en el apoyo de la primera línea con sus escudos de barriles cortados, en la preparación de alimentos y en la atención de primeros auxilios a los participantes en las marchas y enfrentamientos con la Policía, se integraron ciudadanos que nunca habían participado en política, protestas y en la práctica empezaron a ejercer la democracia participativa que nunca habían experimentado o habían delegado en los concejales, diputados, representantes y senadores por quienes habían votado.

Así, alrededor de los puntos de resistencia confluyeron jóvenes Ninis que sin estudios, ni trabajo, en otros tiempos sólo se reunían en las galladas de las esquinas. Estudiantes de bachillerato y universidades públicas y privadas preocupados por su futuro laboral incierto, sus madres colaborando en la preparación de alimentos, barristas de equipos de fútbol que depusieron sus anteriores enfrentamientos, vendedores ambulantes, colectivos LGTBI, asociaciones de mujeres, grupos afro-descendientes, cultivadores de coca, marihuana y amapola, colectivos de artistas, todos ventilando sus preocupaciones y pliegos de peticiones, algunos esperanzados, que esta vez, si iban a lograr a que el Gobierno les pusiera atención y cumpliera sus promesas.

No pensaron que la Policía, seguiría las pautas violentas que aplicaron en Bogotá desde el paro, premonitorio de noviembre de 2019 y los abaleos indiscriminados contra la población desplegados desde septiembre de 2020, violando protocolos de tratamiento a concentraciones públicas y sin reconvenciones de sus superiores: el presidente Duque y su manejador Uribe, quienes sin rechazar los abusos policiales siguieron enalteciéndolos como los “héroes de la patria”, a la que “defienden del comunismo internacional y los castrochavistas aliados con los enemigos internos”, que para ellos, son los manifestantes que desde el 28 de abril se volcaron a las calles a protestar contra la reforma tributaria y los abusos de un régimen que durante más de 20 años se dedicó a favorecer los intereses de los narco-hacendados, parapolíticos y el gran capital industrial y financiero, aliados para repartirse el Estado siguiendo las políticas neoliberales y mafiosas que aceleró Uribe desde que llegó a la presidencia y continuaron sus patrocinados incluidos Santos y Duque.

40 días después de iniciado el Paro, el Gobierno Nacional y el expresidente Uribe quien realmente controla las negociaciones, le apuestan a dilatar las conversaciones sin llegar a acuerdos significativos, buscando desacreditar por “cansancio” al movimiento y apuntalar a la opción de ultraderecha para las elecciones presidenciales de 2022, que según los cuatro ministerios adjudicados a Cambio Radical, apunta a la postulación de su líder Germán Vargas Lleras, el partidario de la “mano dura y no negociar” .

Si en el Cauca, con la muerte de un estudiante alcanzado por una granada del Esmad, el suicidio de la adolescente manoseada por los colegas de su padre policía, la perdida de ojos de varios estudiantes, lesiones y la zozobra por el destino de los desaparecidos, la tragedia no ha sido peor que en Cali y el Valle, donde las cifras de la violencia se multiplican, se debe en gran parte a la actitud conciliadora y pacífica de la mayoría de participantes y organizadores del Paro y a la firme actitud del Gobierno departamental, alcaldes de Popayán y otros municipios, privilegiando las conversaciones y negociaciones con las diversas comunidades.

En esta tónica vinculando a funcionarios de las personerías municipales, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, la Fiscalía, la MAP-OEA y la ONU, con paciencia durante varios días se desplazaron por las carreteras del amplio territorio caucano, negociando corredores humanitarios para garantizar abastecimiento de ambulancias, equipos de salud, combustibles, víveres y recientemente para despejar bloqueos en vías de acceso a municipios y empresas ubicadas en los parques industriales de municipios del norte del Cauca y en el centro y sur del departamento.

Gracias a la insistencia en la solución pacífica y negociada, el lunes 31 de mayo, después de prolongada reunión en la Casa de la Moneda, con la presencia de 26 alcaldes, dirigentes campesinos de diferentes organizaciones del sur, el Macizo Colombiano y cultivadores de coca, amapola y marihuana, acordaron dar vía libre a vehículos que circulan entre Pasto y Popayán. 

Sin embargo, el despeje no fue total en la Panamericana entre Cali-Popayán, pues comunidades de la Minga Indígena, que no estaban participando directamente en el Paro nacional y desarrollando su agenda propia, decidieron ocupar el lugar despejado por los campesinos para mantener bloqueos intermitentes en varios puntos de la Panamericana entre Popayán y Santander de Quilichao, hasta que el fiscal Barbosa los visité, garanticen el respeto a la protesta y se comprometa a investigar atropellos y crímenes cometidos por la Policía acompañada de civiles en el ataque a bala que recibió la Minga en Cali.

También piden que el gobierno derogue el decreto 575 de “asistencia militar”.

Es un viejo conflicto cazado entre los indígenas del CRIC y el presidente Duque, desde que antes de la cuarentena en Caldono se negó a negociar con ellos ante la comunidad reunida en la plaza pública y no en un salón cerrada, y después del posterior viaje de la Minga a Bogotá, tampoco los recibió, mientras enviaba al entonces comisionado de Paz, Ceballos, a Popayán, dizque a que se entrevistara con ellos.

La prolongación del bloqueo hacía Popayán y el sur del país, ha sido criticada por la reiteración de los indígenas en mantener este corredor vial como su moneda de cambio para periódicamente exigirle al Gobierno nacional el cumplimiento de sus anteriores compromisos y nuevas exigencias, sin tener en cuenta los graves daños que además de la cuarentena y el bloqueo durante 40 días, causa a la precaria economía de Popayán, donde ya no hay terratenientes, como los que ocuparon los extensos territorios que ahora son de sus resguardos recuperados, y los perjuicios que sufre el resto de la población, compuesta en gran parte por inmigrantes desplazados por la violencia, vive de empleos en entidades oficiales, bancos, almacenes de cadenas nacionales, pequeñas y medianas empresas, comercios familiares, informales y del rebusque, mientras en los campos de Popayán y municipios vecinos predominan: la caficultura en minifundios, pequeños hatos lecheros, promocionan la siembra de aguacate Hass y otros cultivos. Entre propietarios de pequeños predios predomina la agricultura de pancoger y producción artesanal que abastece las plazas de mercado, mientras todos deben soportar la disminución de sus ingresos, la escasez y carestía de productos, la imposibilidad de viajar libremente y acceder a oportuna atención médica y otros servicios en otras ciudades del país.  

A pesar de los contratiempos hay que destacar el papel de negociadores que por las distintas regiones del departamento han desplegado desde la Gobernación del Cauca, la Alcaldía de Popayán y de otros municipios, donde respaldados por la mediación de personeros, funcionarios de las seccionales de la Fiscalía, Procuraduría, Defensoría del Pueblo, la MAPP-OEA, las Naciones Unidas y la iglesia, han logrado acuerdos para establecer corredores humanitarios y el despeje de algunas vías.

**********************************

Lee otros artículos del autor: aquí

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?