Jueves, 30 de junio de 2022. Última actualización: Hoy

Para un tratado empresarial de experiencias locales

El miércoles 20 noviembre, 2013 a las 9:36 pm
Nelson Paz 2 web

Nelson Eduardo Paz Anaya

Seria de interés, convocar a las facultades de administración de empresas del departamento y a las técnicas y tecnológicas de las diversas universidades y al SENA, para auscultar el conocimiento, las prácticas y las expectativas de los próximos profesionales de esta rama fundamental para el desarrollo socio económico.

No ha sido preponderante la relación de estas facultades, con los procesos de desarrollo en el Departamento del Cauca, al menos no como generadoras de conocimiento producto de la investigación y transferencia de saberes en los sectores públicos o privados, artesanales, industriales o agrícolas, porque no se han dado los espacios para su vinculación con la innovación y la formación de competencias.

Difícil para ellos encontrarse con una realidad, en la cual, en su ciudad el servicio de energía dejó de ser suministrado por una empresa de su región, “Cedelca,” Centrales Eléctricas del Cauca, para ser distribuido por una empresa foránea, el alumbrado público por una empresa de Medellín, el aseo, por “Serviaseo”, empresa en la cual el Municipio recauda para unos socios mayoritarios de Quindío, Risaralda y la ciudad de Soacha; su empresa de “telefonía local” de manera incomprensible compite con una empresa creada por ella misma.

Como cada administración hace su agosto, el terminal de transporte es de propiedad del Municipio de Tuluá; desde luego el aeropuerto es de la Aeronáutica Civil, solo lo explota la compañía extranjera Avianca, además, para montar senadores por la “cola.”

Hace pocos días de pura pena le devolvieron la plaza de toros, al Municipio de Popayán después de más de veinte años de estar en manos de una fundación del Valle del Cauca; se acabaron las corridas de toros y los muros de la edificación, solo queda el doctor Grigo, en su sueño de la tauromaquia, y ¡! oleé.!!

El estadio de futbol, para bien o para mal, según los últimos informes, es de propiedad de una organización deportiva privada, Dios la proteja; al menos hasta ahora no lo han vendido a “inversionistas patriotas que siempre llegan al Cauca”.

La Cooperativa Lácteos Puracé, emprendedora de la transformación de productos líquidos de las vacas, traídos desde las lejanas regiones que conoció “el Ministro Junior”, en su juventud, en “sus largas y sufridas caminatas por toda la geografía caucana”, terminó en propiedad de la multinacional Alpina.

El Gobierno nacional hizo inmensas inversiones para crearle competencia a Propal, en la industria del papel, creó Papelcol y luego se lo vendió a Propal por el diez por ciento del costo de inversión; en Caldono se construyó “Procelulosa”, para producir pulpa para papel a partir del fique, con acompañamiento de la curia y del gobierno italiano, con la firma Tipiel, por la época de la expectativa de la construcción del Metro de Bogotá; cuando se terminó el montaje, no funcionó porque los diseños estaban mal hechos, ahora dizque andan de nuevo los italianos en la “cooperación Internacional”.

El centro comercial Anarcos, otrora edificación símbolo de la pujanza comercial payanesa, terminó en un reguero de dueños, sin una asistencia coherente con su fin y con su valor arquitectónico perdido, en el sector histórico.

Las empresas distribuidoras de licores y de chance, siempre han sido foráneas, porque es mejor que sus propietarios sean de otras regiones para negociar con ellos y no tenerlos cerca, metidos en el asunto local,” tan incómodos a la hora de los disgustos, “que los hay, los hay.”

Para que mencionar lo que sería un largo listado de las empresas de ingeniería, si su asociación otrora beligerante, tiene un “mutismo ensordecedor”, en el Departamento y el Municipio, con toda la contratación depositada en las firmas que han podido hacer lo que no hizo el terremoto: acabar con Popayán, pregunten quién los recomendó y quiénes se dicen gestores de las “Obras.”

Se sorprenderán nuestros juiciosos estudiantes de administración de empresas, si les contamos, por ejemplo, que el Cauca tuvo un instrumento indispensable para el desarrollo, el Banco del Estado, propiedad de la región, pero lo asaltaron unos paisanos pasados de “avispados” se lo robaron y se acabó el banco.

Igual ha ocurrido con otras empresas, Cicol, Surmotores, Surmetálicas, Cofrial y el Fondo Ganadero y muchas otras; algunas de las cuales “se quebraron, como dice el dicho, “pa´adentro”, con cosas tan feas, “que es mejor no las sepan los estudiantes”.

Por aquí, igual llegaron los santandereanos, con pose de “redentores”, muy queridos ellos y les hacían venias muchos “distinguidos patojos”, para salvar el periódico El Liberal, pero se perdió el “interés patriótico”, y se acabó el diario, si no aparecen unos inversionistas con compromiso con el departamento, bien se estaría a las opiniones del “señor vecino” de Nariño, con el “Diario del Cuy de Pipián”.

No se sorprendan afanados estudiantes, cuando se fundaron “las pirámides de DMG y DRF”, en Popayán ya habían sido construidas y derrumbadas más de un montón de tan imaginativos métodos de robo, solo que aquí se metieron en la “Ley de Quiebras” y otras estrategias parecidas y pasajeras, es que el Derecho también sirve para encubrir los desfalcos y los malos contratos, así se tenga que recurrir a las “conciliaciones.”

Si las Universidades de verdad van a utilizar los “recursos de las regalías”, tienen un entorno, en el cual, pueden adelantar un “Tratado de administración de negocios” para demostrar “cómo se montan y se quiebran impunemente las empresas” para llevar una región a los últimos lugares del desarrollo; desde luego que la Universidad en referencia a la del Cauca, tiene su propio laboratorio, con las debidas experiencias y resultados.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?