Martes, 29 de noviembre de 2022. Última actualización: Hoy

PAPEL DE LAS BIBLIOTECAS PÚBLICAS

El jueves 4 mayo, 2017 a las 11:39 am

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

http://cursosmasters.com/requisitos-para-ser-auxiliar-de-bibliotecas/

Acabo de leer un artículo de Andrés Gómez Morales en El Espectador que me ha dejado frío. No sé si es iniciativa del Distrito Capital o de Fundalectura la idea de no apoyar más a BibloRed en la contratación de promotores, gestores y auxiliares que apoyaban los esfuerzos de fomentar la lectura en niños, jóvenes y adultos. Cualquiera que sea el determinador de esta perniciosa idea es un despropósito.

Si no ha dado resultado, después de una juiciosa evaluación sobre el diseño del programa, – estrategias, sitios, número de usuarios y de los objetivos que se fijaron de antemano -, aún es posible salvar el proyecto. Con semejante avalancha de enemigos que hoy tiene la lectura de libros y folletos, no es posible que el gobierno Santos que quiere una Colombia bien educada acabe con este intento de conservar y alimentar el interés por la lectura para sectores tradicionalmente olvidados.

Comprar un libro o un folleto ilustrado, poder acceder a su lectura, hacer que el joven o el niño lo tomen entre sus manos y se deleiten con los cuentos, las historias o la información que contiene es una hazaña hoy en día en nuestra sociedad banal, afiebrada por el wasap.

Los almacenes venden sus libros, Fundalectura los compra y llena los estantes de las Bibliotecas, pero ahora no hay quien los seleccione, promocione al público y ponga en manos de la población convocada. La cadena se ha roto por la parte más débil. Promotores y población marginada se ha quedado sin la posibilidad de leer. ¿Para qué bibliotecas, para qué estantes y bancos de libros si no hay lectores y quienes apoyen este esfuerzo de incentivar la lectura?

¿A dónde irán a parar estos recursos que ya no llegarán a BiblioRed? ¿A las vías 4G o a pagar concesionarios extranjeros en represas o explotación de minas o petróleo? ¿O a aumentar los dineros para subir las prebendas al alto gobierno y a los congresistas?

No mide el gobierno el alcance de sus promesas y planes institucionales. No hubo supervisión sobre los programas que lanza y que esta vez beneficia a usuarios vulnerables. Son niños que empezarían a aficionarse a la lectura, a jóvenes que quisieron escribir o a adultos mayores que intentan participar de la torta de la llamada Cultura.

Sí. Bien titula Gómez Morales su texto. Este es el final del programa de las Bibliotecas Públicas. Alguien de fuera se dio cuenta y está dando la alarma. ¿Para qué existen bibliotecas, para qué compran libros y los catalogan y llaman información al capital que hay en ellos?

Y si no hay lectores ni quien atienda a los usuarios, para qué serán, entonces, las bibliotecas de ahora en adelante? Que nos responda Simón, el bobito. Un depósito de libros muy bonitos y caros que nadie leerá y que se encuentran en lujosos escaparates para nada y que se llaman con el extraño nombre de bibliotecas.

03-05-17                                            10:10 a.m.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-fin-de-las-bibliotecas-articulo-691946

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?