ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 9 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Otro oso mundial

El miércoles 2 octubre, 2019 a las 9:11 am
Otro oso mundial
Imagen tomada de https://bit.ly/2pnziYD

Otro oso mundial

Otro oso mundial

No se trata aquí de un ejercicio de descubrimiento y/o enumeración de un espécimen ursidae del reino animal, se trata de otro conteo, el de los actos vergonzosos, bochornosos o embarazosos, generados por la ya preocupante costumbre de comisión de gazapos, yerros, desaciertos, equivocaciones, metidas de pata o embarradas, a las que ya, tristemente, nos está acostumbrando el encargado de la Presidencia de la República de Colombia, don Iván Duque, el que dijo el innombrable presidente eterno, dueño del ubérrimo.

Para quienes no fuimos víctimas de la muy mal intencionada y obscena idea de quitar la cátedra de historia del pensum de las instituciones educativas colombianas, llevada a cabo por el entonces ministro de Educación y hoy pusilánime, como siempre, canciller de la república de Colombia, Carlos Holmes-el gris- Trujillo, desde la época del fallecido ex presidente Julio César Turbay Ayala, no habíamos sido testigos, hasta ahora, de tan ignominiosa seguidilla de osos vergonzosos de talla internacional, en cabeza del encargado de la representación de la nación colombiana.

Ya no bastan los desesperados balbuceos de los comunicadores afines al uribismo, ni del mismo uribismo, tratando de desembarrar al embolatadísimo e ineficiente encargado de la presidencia, quien en cumplimiento de su deber: obediencia taxativa y sumisa a los designios del eterno presidente, hoy senador, nuevamente se ha convertido en el hazme-reír de la diplomacia y la intelectualidad seria del mundo entero.

Atrás van quedando el sartal de mentiras con la que hizo campaña, dentro de las que se encontraban la defensa del medio ambiente, el no al Fracking, la promesa de aumento de empleo y no alza a los impuestos así como la renuncia a hacer trizas el proceso de paz, en el plano de la política doméstica colombiana. Todo eso fue borrado de tajo, tan pronto asumió regañado, como siempre, su encargo presidencial. Ya en el plano internacional, han sido catedralicias sus salidas en falso, en cuanto foro, simposio, mitin, encuentro o asamblea internacional ha asistido.

Primero, en medio de impostada suficiencia técnica, comparó su cacareada economía naranja con los siete enanos, para luego dar paso al país de los unicornios, lo que generó la conmiseración internacional por parte, de esos sí estudiosos economistas e intelectuales alrededor del planeta. A renglón seguido, y regañado como siempre, asumió el discurso guerrerista de Trump y sus socios petroleros para, según él, traer de nuevo y de forma inmediata, la democracia a la República Bolivariana de Venezuela.

En esas estaba, recibiendo órdenes, cuando prefirió atender a su partner de la economía naranja e ídolo personal, don Juan Luis Londoño Arias, el popular Maluma, que pararle bolas a la gran movilización estudiantil que reclamaba del Gobierno del que él está encargado, la solución a la crisis estructural de la educación superior de Colombia. Gambeteo con donaire, hizo sus acostumbrados malabares balompédicos y se encerró a revisar selfies con el nuevo mejor amigo de la, esa sí incomparable, Madonna.

De ahí en adelante, no ha hecho otra cosa que seguir a pie juntillas, las razones del otro espécimen de la lagartearía nacional el ex fiscal Martínez Neira y del émulo de Carlos Molina, el cerdo del programa La Tele Letal, don Guillermo Botero, flamante ministro de defensa de Colombia, quien también hace las delicias del humor político, inventando oscuros complots y atentados urdidos por el castrochavismomarxismoleninismomadurista mundial, en cabeza de los hoy inmolados líderes sociales, candidatos y miembros de la oposición.

La última perla del rosario de vergonzosos gazapos del frustrado guitarrista, malabarista y amigo de Maluma, fue de talla ecuménica, cuando sin ningún rubor y confiado de las excelencias de su equipo de Gobierno, intentó mostrar ante la ONU, las pruebas fehacientes de la terrible conspiración del chavismo en contra del orden mundial, en un dossier de más de cien páginas, con gráficas y fotos comprometedoras incluidas. Toda una garrafal salida en falso de orden mundial, desmentida luego, paradójicamente, por una de las casas periodísticas afines al Uribismo (El Colombiano) y una agencia internacional de prensa.

Este Gobierno, el del amigo de Maluma, no ha hecho otra cosa que ratificar, que en muchas ocasiones, la realidad política de Colombia, no es otra cosa que una tragicomedia gráfica relatada en ocho cuadros, como en el Almanaque Bristol, sólo que con consuetudinarios osos internacionales, en cabeza del encargado de la Presidencia de la República.

Para leer más columnas de opinión del autor aquí.

Deja Una Respuesta