ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 20 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

OSCAR CAMPO Y LA EDUCACIÓN

El lunes 28 septiembre, 2015 a las 6:58 pm
marco-antonio-valencia-calle

MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE

Tuve la oportunidad de entrevistarme con el candidato a la gobernación del Cauca, el ingeniero Oscar Campo, en la intimidad de su apartamento. Conocí su familia y “le escuché” con atención durante casi dos horas. Es un líder carismático, inteligente y entiende como pocos los problemas del departamento. Sabe del pasado político y económico de la región, tiene el mapa mental actualizado de los asuntos que debe atender un gobernador, y como ingeniero proyecta y presupuesta todo a futuro; y esa forma de argumentar y exponer sus ideas, lo confieso, despertó mi admiración. Su claridad, energía y carisma son los pilares de un líder de las nuevas generaciones.

Hablamos de todo un poco, pero en especial de educación. Oscar Campo entiende que la gente a través de la educación minimiza la pobreza, puede generar mejores ingresos y tener mejores oportunidades en todo sentido. Que un gobernador responsable debe enfatizar sus esfuerzos educativos tanto en zonas urbanas como rurales, pero ante todo, que es indispensable tener “una política pública” de educación concreta y medible, para saber a dónde vamos y cómo lo vamos a hacer.

Su meta será fortalecer o crear una “política educativa para el Cauca”, con la participación de socios estratégicos como las universidades, el Sena, los sindicatos, el magisterio, las empresas privadas y el respaldo de la Asamblea Departamental, así como de las organizaciones sociales y comunidades educativas. Se trata, dice, de poner en desarrollo un modelo de departamento que tenga como prioridad la educación para superar sus conflictos trasversales y minimizar los índices de pobreza de muchos, de acuerdo a las necesidades y competencias que la gente requiere para vivir en tiempos de postconflicto, internacionalización, modos virtuales, etc.

La educación en el Cauca, me dice Oscar Campo, en tono grandilocuente, tiene que ser buena y competitiva para que la gente tenga no solo esperanzas, sino para que aprenda a darle soluciones a sus problemas vitales y tengamos una sociedad más equitativa y solidaria. La educación, añade, no es solo para los niños y jóvenes, sino para todos, y aquí me habló de emprendimiento y cultura ciudadana, como dos aprendizajes que necesitamos fomentar en la ciudadanía en general para despertar la convivencia y el respeto a la diferencia, en una región golpeada por la guerra, una y otra vez.

Entiende el candidato a la gobernación que no se puede hablar de calidad educativa con instituciones educativas carentes de infraestructura adecuada, sin centros de aprendizajes virtuales y maestros sin compromiso por falta de liderazgo institucional. Que hay instituciones de educación formal donde el proyecto de vida de sus egresados será la universidad, pero que hay instituciones con vocaciones agrícolas, comerciales y empresariales que necesitan apoyos concretos y especiales, porque así hay mejores oportunidades laborales y calidad de vida para muchos.

El candidato sabe que los índices de deserción y pérdida del año escolar en el Cauca son causadas por muchos factores, entre ellas la falta maestros en municipios específicos, la existencia de escuelas en mal estado, así como a factores económicos familiares, el desplazamiento forzado, la violencia social y porque en algunos sectores del campo los niños son destinados al trabajo para sustento del hogar.

“El atraso, el abandono, la violencia, la discriminación, la falta de oportunidades, la desigualdad, la falta de pertenencia, se pueden combatir con una educación incluyente y de calidad –me dice muy convencido y actitud enérgica-. Reconoce, igualmente, la importancia de la educación pública sin privilegios, donde los más desfavorecidos tengan los mejores colegios y mejores universidades.

Sus propuestas son concretas: Garantizar la educación pública para los infantes y jóvenes de preescolar a universidad, con servicios de comedor, transporte escolar y espacios físicos dignos y equipados. Fortalecer la oferta educativa superior, técnica y tecnológica con financiación y becas para población especial y vulnerable. Nuevos cupos escolares con la construcción de jardines infantiles y colegios, así como la reposición de equipos, bibliotecas, laboratorios, computadores e inmuebles viejos de muchas instituciones. Orientar el mejoramiento continuo de la gestión escolar mediante un plan de trabajo concreto con maestros y directivos docentes. Apoyo a programas y proyectos dirigidos por la nación o creados por la misma gobernación para responder a necesidades expresas.

Se trata entonces, de generar en los próximos cuatro años una” política educativa del Cauca” para el siglo XXI, con estrategias para el acceso y permanencia de los estudiantes en el sistema educativo; con programas concretos para erradicar el analfabetismo; con la misión de mejorar la calidad de vida de quienes acceden al servicio educativo; de reconocer el derecho a una educación pública para superar las desigualdades sociales y lograr la paz, como una meta concreta en la cultura y comportamiento de todos los caucanos.

La educación, dice, es el fundamento angular para lograr paz que los caucanos nos merecemos.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *