ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 25 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

Origen de los paeces

El martes 15 junio, 2021 a las 3:16 pm
Imagen cortesía de: https://bit.ly/3gspN2d

Origen de los paeces

MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE

Los paeces son de silencios largos en el día y de palabras significativas en la noche. Más aún cuando hay bebida de maíz alrededor del ipx ka’t (tulpa/fogón), donde se comparte la palabra a través del fuego.

Los términos paez/paeces fueron las palabras con las cuales los españoles bautizaron a los nasa kiwe. Nasa significa ‘gente’ y kiwe significa ‘tierra’ y ‘territorio’. Por tanto, se autodenominan ‘gente de la tierra’. Todo nasa es, entonces, gente del territorio kiwe y los blancos y negros no pueden ser nasas.

Eso sí, para los paeces el territorio no es solo una ubicación geográfica en el mapa: en su cosmovisión o forma de entender el mundo, el territorio es un proceso histórico, una historia vivida, una instancia de organización social de lucha y resistencia ante la dominación de los foráneos, desde las épocas de la conquista y la colonia, hasta la lucha con las tierras estériles, agrestes y agresivas como las que habitan. ¡Es algo que solo entiende el que quiere entender!

La historia dice que los nasas llegaron a Tierradentro, en el siglo XIV, caminando desde las llanuras selváticas y tropicales del Vaupés y la Amazonía, alcanzando las cordilleras andinas.

Una leyenda tukana cuenta que una anaconda celestial comenzó a subir aguas arriba por el río Amazonas, dejando en sus riberas a los primeros grupos indígenas que debían poblar el mundo. Solo hace falta ver los modos similares de habla y esa costumbre de guerra en épocas prehispánicas, como cortarle la cabeza al enemigo y convertirla en un trofeo, para saber que nasas y tukanos son familia.

Los the walas, que suelen ser médicos tradicionales y contadores de mitos y leyendas, dicen que los nasas llegaron a Tierradentro provenientes de selva adentro, bordeando el río Magdalena. Sin embargo, una vez asentados, el diablo terco y soberano instaló el Nevado del Huila en el cerro del Suin, sin importarle el ruego de pájaros, hombres y naturaleza que le explicaban lo duro que sería vivir bajo las faldas de un volcán.

Entonces el trueno EEKA THE’ retó al diablo a una prueba de habilidad y fuerza. Y acordaron, entre los dos, que el primero que terminara de construir un puente de piedra sobre el río Moras tendría derecho a escoger el sitio de ubicación del nevado. El demonio aceptó el trato, con la condición de que fuera en horas de la noche y en una sola jornada.

Y así ocurrió: apenas se desvaneció la luz sobre el horizonte y las sombras oscuras cayeron sobre la vida mortal, el duelo de titanes llenó de incertidumbre los ojos de quienes vieron lo imposible de ver. A medianoche, en silencio y quietos como estatuas, los the walas observaron cómo el trueno perdía. Pero con el canto de los gallos y la llegada del sol, el diablo huyó sin terminar su obra y sin dar explicaciones.

Hoy en día, todos pueden apreciar sobre el río Moras un puente de piedra inmortal y otro sin terminar. ¡Y claro!, el Nevado del Huila en el sitio donde EEKA THE’ lo instaló.

************************************************************

Lee otros artículos del autor aquí:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?