ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 22 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

Ondas y mercados gravitacionales

El lunes 15 febrero, 2016 a las 8:56 am
Jorge Alonso Ruiz Morales

Jorge Alonso Ruiz Morales

En primer lugar les cuento que los Tes reversaron un poco la subida tan alta que habían tenido días atrás. Los julios de 2024 pasaron del psicológicamente difícil 9.02% y quedaron valorando al 8.955%; al decirle estas cifras en otras palabras lo que les estoy diciendo es que subieron de precio, lo cual es bueno. Recuerden que, para un título, si la tasa baja es porque el precio sube, así de inversa es la relación. Como todo estuvo un poco mejor, así mismo el dólar también reversó un poco su subida, abriendo a 3.420 y cerrando a 3.383. Hay un mercado en el que se presta plata y se prestan títulos llamado Mercado Monetario. Este se mueve paralelo al mercado de compraventa de títulos y está más relacionado con el préstamo que con la adquisición. Para que nos enteremos un poco, este mercado valió 3.35 billones de pesos aproximadamente el viernes y osciló entre el 3% y el 6.2%. Aparte de esto, los agentes le piden plata prestada al Banco de la República y él prestó el viernes 5.6 billones al 6% de costo. Todo puede ser tan didáctico como uno quiera y así las preguntas que surjan bien pueden ser resueltas. En resumen hay mercado de compraventa de títulos, otro de préstamo de los mismos y otro en el que se le pide dinero al Banco central.

Por aquí apunté lo último operado: corresponde a unos títulos UVR que vencen en el año 2017 y que se negociaron al 1.502%. Es terminología que, así como acababa de escribir, puede ser tan didáctica pero también tan complicada como uno quiera. Y así es con todas las ramas del conocimiento. De hecho todavía trato de entender una noticia en la que científicos detectaron ondas gravitacionales, unas vibraciones en el espacio y en el tiempo. Aparentemente hace unos meses, con unos aparatos impresionantemente sofisticados, detectaron que dos agujeros negros colisionaron; estos agujeros tenían 30 veces el tamaño del sol y se encontraban a 1.300 millones de años luz. Es algo que me parece tan interesante y tan místico (nada más místico que lo racional), que hasta es más bonito no entenderlo. Me conformo con saber que dos bolas negras, con caritas felices, chocaron por allá donde viven seres con antenas y piel verde.

Es mejor a veces no entender las cosas. Así se vive mejor.
¡Buena suerte para hoy!

Deja Una Respuesta