Domingo, 16 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

¡OH JÚBILO INMORTAL!

El viernes 7 septiembre, 2018 a las 12:29 pm

¡OH JÚBILO INMORTAL!

UN SÍ “IN CRESCENDO” Y GANADOR

Otras publicaciones de este autor aquí

Quien esto escribe, MAESTRO normalista por vocación desde los 18 años (título equivalente a educador, institutor o el más común, profesor), pues aunque ustedes no lo crean, ni yo tampoco, comencé mi labor educativa desde esa temprana edad, en la escuela rural de varones de San Rafael, municipio de Santander de Quilichao, Cauca, un primero de septiembre de 1970, como director de la misma, siendo alcalde el señor José Gregorio Velasco. Recuerdo muy bien como anécdota, que el primer día de labores en esa escuela había que presentarse ante el señor presidente de la junta de acción comunal y como yo fui acompañado por mi señor padre, José Antonio Dorado (Q. E. P. D), entonces el señor presidente se imaginó que él era el profesor y no yo, pues estaba muy niño, ante lo cual él se extrañó mucho y le dio la risaralda y me dio la bienvenida. Así comenzaron mis primeros 5 años de labores educativas (hasta 1975), muy feliz y contento, con dicha comunidad rural, donde nunca tuve problemas y me aceptaron como uno de los suyos.

Después de esos primeros 5 años, tuve la valiosa oportunidad de hacer una permuta para la Escuela de Artes “Alejandro Peña” de Puerto Tejada (Cauca), una especie de escuela complementaria, siendo el único requisito saber inglés, siendo muy hábil para esta lengua extranjera, fuera del español y literatura, que son mis fuertes desde que nací. Así transcurrieron otros 5 años felices en Puerto Tejada(hasta 1980), que era a la sazón muy tranquilo y seguro. Entonces decidí aprovechar esa estadía porteña y vivir en Cali, por motivos familiares y por estudio, habiendo cursado dos semestres de Español y Literatura en la Univalle.

Como soy buen geminiano y de signo aire, me ha gustado mucho cambiar de sitio de trabajo y por eso, los dos siguientes años, aprovechando sendas permutas, laboré un año en la escuela “Francisco de Paula Santander (del 80 al 81) y otro más en mi pueblo natal, en mi gran Bolívar (Cauca), como maestro consejero, en la Escuela Urbana “San Francisco de Asís” (del 81 al 82).

Por cuestiones familiares, aproveché otra permuta para laborar en Santander de Quilichao (Cauca), propiamente en la Sede “Rafael Tello”, donde ya llevo 34 años, sin olvidar que por motivos de fuerza mayor y por caprichos de un jefe de núcleo, fui trasladado a la Escuela “El Rosario”, por dos años. Aproveché estos años para licenciarme con la Universidad del Quindío, en Español y Literatura.

¡OH JÚBILO INMORTAL!

En total han sido 48 años de labor docente, muy bien trabajados, con toda la mística y el apostolado que exige la profesión, habiendo tomado la decisión de jubilarme, con la satisfacción del deber cumplido, sabiendo que mi conciencia está tranquila y que le he servido a la comunidad educativa con responsabilidad, decoro y honestidad. Ahora si ya puedo dormir tranquilo y hacer lo que más me gusta: leer y escribir, descansar y viajar, en compañía de los míos.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?