ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 28 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

El sábado 1 noviembre, 2008 a las 2:10 pm

NOVIEMBRE, PERO CONTIGO

www.miflotador.com/horoscopo_2007_escorpio.htm

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

Colombiano

leoquevedom@hotmail.com

El año parece estar en coma. Tocan ya unos timbales con sus jingles anunciando el fin del calendario. Los días gimen porque se les acabó el tiempo y 2008 entró en agonía. Miran hacia atrás y la fila de sucesos no dejó una estela brillante. Caída de acciones, promesas fallidas, desencanto en las palabras y mucha sangre y ruido de metralla en el camino. Obama, una estrella negra, empieza a figurar entre los astros que dominan. Es el único punto claro en el Destino. La Democracia con mayúscula empieza a mudar su traje y a prometer unos cambios necesarios.

Todos los santos no ayudaron a mejorar la situación. Más bien, el lunes de todos los muertos abrió su agenda y estaba llena, como fosas positivas. El horóscopo del mes cerró los ojos, guardó las lágrimas en las casillas de otros meses y tomó su lápiz labial. Escribió con rojo en el espejo: tengo que cambiar, sin esperar a que otro, fuera de mí, haga el “regalo” de ayudarme. Y empezó a repetir dentro de sí que la “suerte” es una mentira y que ni los rezos podrán hacer la comida que cada uno debe preparar.

¿Quién soy yo, – dijo – al fin y al cabo? Una realidad con pies y manos. Una cosa que piensa y que fabula, como dijo el sabio De las Cartas. Un viento del sur, un correcaminos, un dibujante ante la línea y los colores. ¿A dónde correrá este viento, por qué camino orientaré mi paso y de dónde sacaré la inspiración para trazar las imágenes que den nueva forma a mi existencia? De mi inteligencia, de mis errores, de la experiencia, de los malos ejemplos, de lo que hacen los que no viven del sudor del otro.

Iniciaré con una sonrisa para mi espejo. No daré latigazos sobre mi espalda como el nazareno en semana de sangre. Ni miraré hacia el cielo a ver si baja un maná que nunca llega, ni tomaré en mis manos una estampita. Sólo daré un paso adelante y en un instante me llegará sangre a las venas y será el impulso que abrirá el camino, lo dijo a Alicia el gato sobre una rama. No hay más receta que el diario esfuerzo.

Sí, eso es noviembre. Un mes de esperanza, de abrir los brazos para llenar los pulmones de lo que nos rodea. Todo lo que podamos tocar es para disfrutarlo y ni siquiera los ciegos deben perder esa alegría.

Me afirmaré en mi círculo que – sólo yo-, sé hasta donde llega. Amplio, si mi tensión y mi tesón me caracteriza, o reducido, si mi timidez o poca resolución lo han hecho estrecho. Pero es fruto orgulloso y resultado de lo que soy. La vida sólo me da lo que me he propuesto.

Lo demás, eres tú, amor, que me ha sido dado sin merecerlo. Es el acicate y la miel en la amargura, el lazo que se alarga en los hundimientos en mis temores y el agua calientita en mis cansancios. La mano suave que pasa sobre mi cuerpo para hacerme recordar que soy de carne, que soy frágil y que necesito sentirme acompañado.

Noviembre, no lo dice Mavé, pero es un mes lleno de luces, de agua, de luna y sensaciones. Todo adentro se nos mueve y nos anuncia el fin de un bulto de angustias sobre la espalda. El espíritu aligera las alas y la respiración se hace liviana.

01-11-08 – 9:40 a.m.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
    También te puede interesar
    Deja Una Respuesta