ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 1 de junio de 2020. Última actualización: Hoy

NO

El jueves 21 mayo, 2020 a las 7:36 am
No
Imagen de referencia: https://es.wikipedia.org/

NO

NO

No acepto la violencia. Así de sencillo, pero así de contundente. En primera persona, sin ambages, sin posturas, sin cálculo político o económico, sin vergüenza, sin pensarlo, con miedo pero con decisión: No más violencia, en cualquier forma, en contra de cualquiera.

No más titulares de prensa, en la radio, en la tele o en las redes sociales de Internet, dando cuenta de actos de violencia en contra de las mujeres, los niños, las niñas, el liderazgo social y político, grupos étnicos, de diversidad sexual, religiosos o de cualquier índole, y no porque no se deba denunciar e informar, sino porque no deberían seguir pasando estos deplorables actos.

No más desidia, ineficiencia e irresponsabilidad por parte de los agentes del Estado encargados de velar por la honra, bienes materiales y vida de las colombianas y los colombianos, así, con acentuación en el género lingüístico, para que lo entiendan los operadores judiciales y gubernamentales que no atinan a impartir justicia y que terminan revictimizando a las mujeres y a las demás víctimas de la violencia, así como el resto de la sociedad que permite con su silencio cómplice que esta horrible espiral de violencia cope paulatinamente nuestra cotidianidad.

No a los cobardes promotores y actores del terror, que se esconden tras el anonimato, para azuzar y cometer violencias físicas en contra de la sociedad y de sus líderes, tras la fachada de motivaciones políticas, grave daño le hacen no sólo a sus víctimas, sino a la sociedad entera, porque socavan terriblemente la confianza comunitaria y el ejercicio de la democracia.

No a los oportunistas demagogos que cínicamente se encaraman en la justificada y necesaria indignación que produce cualquier acto de violencia en contra de cualquier persona, para sacar provecho publicitario, político y hasta económico con el dolor de algunos y la zozobra de todos.

No a quienes tras las tinieblas orquestan intrincadas estratagemas para promover el señalamiento de unos contra otros, con el sucio propósito de encubrir propias fechorías, sacando partido del desconcierto, el dolor y la rabia que producen los actos de terrorismo como las amenazas.

No pueden volver a pasar cosas como que: A la gobernadora indígena Cristina Bautista la asesinaran por no quedarse callada ante la injusticia, la exclusión, el olvido, el odio y la discriminación, por ser india y mujer, o que, a la candidata Karina García, que quería ser la primera alcaldesa de Suárez, fuera vilmente asesinada por ejercer liderazgo, por enarbolar sus creencias y filiación política, por su valiosa temeridad; por ser mujer en el Cauca, o que a la lideresa afrocolombiana Francia Márquez, ganadora del premio Goldman, fuera víctima de un atentado con granadas y disparos por defender su región de la minería ilegal, por luchar por su etnia, por liderar procesos de defensa de su comunidad, por ser inteligente, por ser valiente, por ser negra y mujer en Colombia.

No acepto, en primera persona y de forma contundente, que se amenace a la alcaldesa de Quilichao, ni a ninguno de sus funcionarios bajo ningún pretexto, porque no existen justificaciones para el terrorismo. Condeno este cobarde acto de violencia y reclamo de los entes competentes su actuación inmediata para poner a la luz pública a estos terroristas, que nuevamente ponen en vilo la seguridad de sus víctimas, la tranquilidad de la sociedad y sobre todo a la democracia.

No admito, bajo ninguna circunstancia, que bajo el amparo del temor, la rabia y la indignación que producen los terroristas, quienes quieran que sean, con su oscuro accionar se pretenda señalar, estigmatizar y acallar las voces que en ejercicio del fundamental derecho a la libertad de pensamiento y expresión, ejerzan el también fundamental derecho a la oposición. Estos oscuros genios de la urdimbre, la triquiñuela y el terror, también terminan atentando en contra de quienes no comparten y difieren del ejercicio administrativo, el liderazgo o el accionar público de los elegidos y posesionados en la administración pública o en los cuerpos colegiados.

Finalmente, mis respetos y mi solidaridad para la señora Lucy Amparo Guzmán, alcaldesa de Santander de Quilichao, a las funcionarias y funcionarios de su administración. Las diferencias políticas jamás pueden ser obstáculos para luchar por la verdad, la equidad, el buen vivir y la justicia para todos.

*****************************

Otras publicaciones de este autor:

No
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Un comentario en "Alcaldes electos del norte del Cauca en equipo por el progreso de la región (Video)"

  1. Tarcila Castaño dice:

    Felicidades a todos y cada uno de los Alcaldes electos 2020-2023, Que Dios lo acompañe en esta ardua y ambiciosa tarea a desarrollar de manera exitosa, por el bien de todas y cada una de pueblos.nortecaucanos , la unión hace la fuerza. Muchos éxitos .

Comentarios Cerrados.