ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 11 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

“…NO QUISE SER UN POETA MENOR”

El martes 5 enero, 2016 a las 6:33 pm

Armando Orozco Echeverry - Armando Oroco Tovar

Entrevista al poeta chocoano Armando Orozco Echeverry, fallecido en Bogotá en 2002, y padre el también poeta y periodista, Armando Orozco Tovar.

¿Dónde nació?

Nací en Quibdó, departamento del Chocó, el 7 de mayo de 1915, hijo primogénito del matrimonio de Francisco León Orozco Cárdenas y María Isabel Echeverry Ferrer. Fui apadrinado por Lucindo Posso y Hersilia Cháux.

Se pensaba que usted había nacido en Itsmina, la población chocoana a orillas del río San Juan.

Recién nacido me llevaron a Itsmina, donde crecí e hice las primeras letras. Posteriormente estudie algunos años de bachillerato en los colegios San José y en el Liceo de la Universidad de Antioquia, de Medellín, y más tarde, cursé en Panamá tres años de Comercio y Economía.

Cuando se dio el conflicto con el Perú regresé de Panamá e ingresé a la Escuela militar de Cadetes, de Bogotá, de donde salí bien pronto por la absoluta falta de espíritu guerrero.

¿Cuándo volvió al Chocó, y qué cargos desempeñó allá?

Después de esa experiencia en la Escuela Militar, volví al Chocó a ocupar diversos cargos menores en la administración pública, regresando luego a Bogotá Estudiar Educación Física, en el Instituto Nacional de Educación Física, de la Universidad nacional de Colombia, donde me gradué en 1939. En el colegio Carrasquilla de Quibdó, fui profesor de Educación Física, después Agente Fiscal del Chocó en Buenaventura, y años más tarde subjefe del Departamento Administrativo del Ministerio de Trabajo, cuando ocupó este ministerio el Doctor Adán Arriaga Andrade. Este sí, “ilustre” chocoano. Finalmente para completar mi periplo burocrático, ingresé a “Cicolac”, (Compañía Colombiana de Alimentos Lácteos) donde permanecí por más de 25 años ocupando diversos cargos, hasta culminar pensionalmente en 1971, como Gerente Nacional de Ventas de esta importante multinacional.

¿Cuántos matrimonios y cuántos hijos tuvo?

Me casé, me separé y reincidí por dos veces maritalmente, con una producción total de 14 hijos: uno muerto y otro tocayo y poeta, Armando Orozco Tovar.

¿Cómo es eso que no hizo ninguna carrera?

No hice carrera porque no vine a este mundo a correr sino a iniciar una lenta caminata terrenal que ya, por fortuna, está terminando. Mejor dicho no vine a actuar, sino a observar. Soy solamente lo que he querido y no lo que los demás hubieran querido que fuese: despreocupado, indiferente, sin fanatismo; he procurado enamorarme de la belleza y de todo lo que satisfaga los sentidos y he sido bueno porque sí.

¿Qué pude decir de su producción poética bastante considerada en el Chocó y otras partes?

Mi escasa producción poética, de la cual ya casi nada recuerdo, anda por ahí diseminada, entre algunos de mis pocos partidarios. Entre los títulos que aún repaso está: “Romance del Negro minero”, “Negrita del Platanal”, “Tú y yo”, “Soneto a Melba”, “Papitú”, “Gualí”, etc.

¿Por qué abandonó tan pronto la poesía si usted como vate lo hacía muy bien?

Porque no quise ser un poeta menor.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?