ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 29 de marzo de 2020. Última actualización: Hoy

NO, AL FRACKING EN COLOMBIA

El viernes 24 marzo, 2017 a las 9:03 am
Bulevar de los días

Por: Leopoldo de Quevedo y Monroy.

FRACKING EN COLOMBIA

http://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/fracking-llegaria-al-paramo-de-sumapaz-y-chingaza/37359

Ya hay 41 proyectos en el mapa de arriba listos y en oferta por el Ministro bugueño Germán Arce para consorcios o contratistas que deseen explotar petróleo por medio de la técnica ominosa del fracking en territorio colombiano. Semana lo ha descubierto y lo denuncia porque es una infamia para nuestra patria. En países como Alemania, Australia, Canadá y EE. UU. – que han probado esta maldita práctica exploratoria -, la han prohibido. En tanto, aquí se anuncia como una atractiva inversión y operación para las concesiones extranjeras.

Así que si se permiten estas explotaciones y este método luciferino en los páramos de Chingaza, Sumapaz, en los humedales de Chía, Cajicá, Anapoima y del sur del Cesar, por ejemplo, habría que preguntar a las autoridades qué va a pasar con el agua de los ríos y para las capitales cercanas en un futuro cercano. Algo que ya está ocurriendo en el páramo de Santurbán ante la mirada de reojo de las permisivas “autoridades” ambientales.

Los habitantes de los cascos urbanos de Cali, Bucaramanga, Bogotá, parecen vivir hoy en medio de una paz octaviana con agua para beber y cocer sus alimentos. Pero en la cima de sus cerros tutelares está el enemigo con sus orugas y gente amaestrada en amenazar y exhibir las cuestionadas licencias ambientales al día. Porque no ha habido alcaldes ni gobernadores como en el caso del Quimbo que hayan podido frenar los desafueros con pueblos enteros e indefensos que han debido abandonar su terruño para llenar los bolsillos de las multinacionales. En Ibagué su alcalde ha logrado frenar con la acción popular la licencia para otro estropicio como el de la Colosa en el Tolima y El Quimbo en el Huila con Emgesa.

Y, lo peor de todo, es que cínicamente se ofrece un porcentaje de estas regalías para investigación social y educación, por MinHacienda con el visto bueno del alto gobierno. Ya sabemos qué ha pasado y qué sigue ocurriendo con los dineros destinados en apenas un 30 por ciento que se botaría para impulsar el conocimiento y la investigación y desarrollo del país. Más plata para los famosos contratos de las tales vías 4G.

Razón tiene el escritor español Anxo Pérez* que “la educación es algo que no te pueden robar”. Sobre todo para quienes tienen pocas oportunidades económicas para superarse. Las partidas que fueron asignadas por el presupuesto para educación, investigación y desarrollo no se pueden reemplazar por cemento y cascajo que van a llenar huecos que no existen y poner puentes donde no hay abismos ni ríos. Se sabe que van a parar para inversiones dudosas en bolsillos inteligentes.

Pero, no. Este gobierno no tiene nada que ver con corrupción y fraude por debajo de la mesa. Este es el turno del eslogan de transparencia y prosperidad para todos. Otra cosa es que todo se supo hasta que ya la plata se esfumó y el proceso ha caído en la casual caducidad que insinuó el propio Presidente al Consejo Electoral, al Fiscal y al Contralor.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *