ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 21 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

NEUTRALIDAD DE LA COMUNIDAD INDÍGENA

El miércoles 18 julio, 2012 a las 8:21 am

Por: Andrés Felipe Gil

17 Julio de 2012

El país y los caucanos reconocen en la organización indígena un ejemplo de orden comunitario, respeto por el territorio y tenacidad en la defensa de sus derechos e intereses. Si bien, algunos líderes reconocen que pocos miembros de la comunidad están de alguna manera involucrados en la guerrilla, lo mismo no puede decirse de la organización ni de sus líderes. Estos han demostrado un verdadero apego al principio de neutralidad en el conflicto entre las guerrillas y el ejército colombiano.

Sin embargo, en momentos en que la mayoría de colombianos reconocen en las FARC, por fuerza de los hechos para algunos y por efecto del sufrimiento directo para otros, no un grupo que reivindica intereses políticos o que se sustenta en la llamadas causas objetivas del conflicto, sino un anacrónico grupo que no encontró su papel en la democracia y que atenta contra el Estado en su conjunto, es necesario pedir por esta y otras tribunas, que las organizaciones indígenas del país declaren abierta y francamente su rechazo, como lo han hecho sin temores otras organizaciones civiles del país en otras ocasiones, a toda organización ilegal que atente por vía de las armas contra la organización estatal, incluyendo claramente a las FARC.

Esto reconoce de paso que las organizaciones indígenas son parte fundamental del Estado colombiano y que toda organización que atente contra este último, pone en riesgo a las mismas comunidades indígenas. Claramente, esto no significa que las organizaciones indígenas no continúen con las demandas y solicitudes en defensa del territorio y la autonomía.

Las organizaciones indígenas a través de su guardia indígena y los cabildos han demostrado que son respetables y serios exponentes del apego al orden ancestral y a su cosmovisión. Por eso una declaración de rechazo a las FARC, no solo es necesaria para su misma organización, sino que fortalecerá aún más la idea de defensa de un Estado colombiano pluriétnico que reconoce la autonomía y el territorio indígena.

La neutralidad es una condición insostenible, que no puede traducirse en atacar al Estado legítimo del cual hace parte integralmente la misma organización indígena, intentando expulsar al Ejército de su territorio. Es hora de solicitarle a la organización indígena una posición de rechazo directa a los grupos ilegales alzados en armas, incluyendo a las FARC.

Así como el Gobierno Nacional no permitiría que grupos de indígenas por las armas o por vías distintas a las que observa la constitución nacional, atenten contra los mismos gobiernos indígenas que legítima y democráticamente estén constituidos, la comunidad indígena debe rechazar las acciones y la existencia de las FARC.

Leer más…
Deja Una Respuesta