Miércoles, 20 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

Neoliberalismo para los pobres

El jueves 17 octubre, 2019 a las 8:36 am
Neoliberalismo para los pobres
Imagen sacada de https://bit.ly/2MnhpSz
Neoliberalismo para los pobres

Neoliberalismo para los pobres

Culminadas las protestas en Ecuador, con arreglo según reclamaciones de la población, vale una reflexión sobre el neoliberalismo aplicado con salvaje actitud a los países que por alguna circunstancia se ven obligados a acudir al Fondo Monetario Internacional por créditos de inversión para sus planes de desarrollo. Lo primero que exige el FMI son políticas de crecimiento; aquí es bueno diferenciar lo que entiende el organismo por crecimiento económico, cuyo concepto es el aumento de  la riqueza, sin importar en quién crezca. Lo que menos les importa es el desarrollo. Para ello hace exigencias como baja en la carga tributaria para las empresas, protección al sistema financiero, seguridad para los inversionistas, flexibilidad en regulaciones de explotación de materias primas, lo que abiertamente favorece a los dueños y especuladores del capital. Al tenor de tal propósito auspicia cambios en políticas que favorezcan a los sectores más deprimidos, de allí la eliminación de subsidios, la disminución de la carga laboral, la contratación a términos cortos de la fuerza laboral, menores garantías laborales, empequeñecimiento del Estado, la función estatal se convierte en función altruista de los particulares.

Ha sido un panorama que recorre el mundo, y ha llevado a profundizar la brecha entre pobres y ricos. El neoliberalismo actúa como una esponja que absorbe toda la riqueza de los países, concentrándola en unos pocos. Cuantitativamente, México, cuanta con el mayor número de millonarios, pero de igual manera tiene los más altos índices de NBI (necesidades básicas insatisfechas) en su población. La Argentina colapsó por desbordar su capacidad de endeudamiento comparado, y porque en la esfera de las asignaciones globales, la producción de soja se vino abajo, los precios internacionales cayeron drásticamente, algo parecido a lo sucedido con el petróleo. Y allí es donde entra la derecha política a proteger intereses de las minorías corruptas y millonarias. Lo de Ecuador es un reflejo palpable de la acción de la derecha. Por eso la protesta social se convierte en mecanismo para encontrar salidas que beneficien a amplios sectores de la población. La democracia como modelo es un fracaso, cuando el papel de la derecha es proteger al gran capital trasnacional. Es volver a la ideología del esclavismo, que con migajas quiere alimentar a los pobres.

La derecha neofascista en connivencia con los organismos tradicionales de financiación global, son la peste que sume en la miseria a países y sus poblaciones: va por Brasil; después de ser una de  las economías emergentes más importantes, equiparable a India, las políticas estractivistas del actual Gobierno sume al gigante del sur en la miseria, la población desesperada busca salidas en la protesta social, reprimida de manera criminal bajo la orientación del pentágono. Todos los conceptos del neoliberalismo, la apertura económica, la reducción del Estado, la liberalización económica son sofismas cuando se trata de los países ricos o del sistema financiero; para ellos están todas las normas del proteccionismo, los aranceles a las exportaciones, las restricciones al libre mercado, las modernizaciones del Estado no son más que cuentos para los pobres, para los países emergentes, para los trabajadores, los más afectados por las políticas neoliberales, y quienes pagan el plato de una economía con pésimo planeamiento.

********************************************

Para leer más columnas del autor

clic
También te puede interesar
Deja Una Respuesta