ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 24 de junio de 2024. Última actualización: Hoy

Navidad en Japón

El domingo 20 diciembre, 2015 a las 11:36 am
Liliana Duenas Solarte

Por Liliana Dueñas Solarte

Alguien me preguntó cómo es la Navidad en Japón y yo le contesté que muy fría. Y de verdad lo es, no porque este mes sea de invierno con bajas temperaturas sino por una sencilla razón: porque este no es un país católico. Y este pequeño detalle hace que el ambiente sea diferente por más que uno quiera ponerle bombas a la fiesta.

La navidad aquí es netamente comercial. La decoración se ve especialmente en los centros comerciales para atraer compradores de regalos especialmente para los niños. Algunos japoneses gustan de decorar sus casas, jardines y terrazas de una manera muy llamativa, pero son una minoría. También es normal ver las estaciones de los trenes iluminadas y en Tokio y grandes ciudades hay buen despliegue de iluminaciones que atraen buena cantidad de visitantes.

Navidad en Japón

Fotografía: japon.pordescubrir.com

Pero personalmente pienso que hace falta la bulla, la algarabía, los villancicos y canciones navideñas con que nos acostumbramos los latinos a despertarnos desde los primeros días de diciembre y sobre todo, el calor humano de los vecinos y familiares que hacen de esta ocasión una celebración muy linda. Y qué no decir de los pesebres y novenas que nos recuerdan el nacimiento del niño Jesús.

Y no es que yo sea aguafiestas. Aquí ni el 24 ni el 25 de diciembre son festivos y se trabaja normalmente, a no ser que estos días caigan sábado o domingo. Las escuelas apenas están finalizando semestre para estas fechas, es decir que para poder preparar la cena hay que dejar todo listo con anticipación o comprar la comida ya hecha si no hay tiempo. Los supermercados ofrecen lindas y sabrosas tortas navideñas.

Los peruanos, por ejemplo, preparan un exquisito chocolate con leche evaporada acompañado de panetón. Igualmente los restaurantes latinos ofrecen pollo, pavo o carne de cerdo asados. En comida hay para todos los gustos y bolsillos.

Pero lo más curioso en Japón es que la navidad es una ocasión especial para celebrar el amor entre parejas y ese día los jóvenes salen a los moteles a demostrarse su amor, es decir, el 24 es la nochebuena de los enamorados. Yo me sorprendí cuando me lo contaron!.

No obstante, el ambiente navideño sí se siente en las iglesias católicas a donde acude una minoría de japoneses (la mayoría son budistas) pero principalmente extranjeros latinoamericanos y filipinos, quienes conjuntamente adornan las parroquias y arman el pesebre con imágenes traídas del exterior. Ellos son quienes mantienen viva la fe católica y asisten a los cultos religiosos todos los domingos por convicción. La misa de gallo se celebra el día 23 o 24 a las 6 de la tarde y posteriormente se hace un compartir de comida como símbolo de fraternidad.

En estas reuniones no se bebe para evitar accidentes de tránsito; quienes lo desean pueden hacerlo en sus casas.

Por acá es normal que los niños le pidan a Santa Claus su regalo navideño pero para mí esto es muy diferente a la imagen con la que crecimos muchos en Colombia, mi país natal. Yo recuerdo que desde muy pequeñita mi madre nos decía que el niño Dios era el que nos traía el regalo de navidad y que él llegaba el 24 después de las 12 de la noche y nos lo dejaba en la cama, si nos habíamos portado bien. Al otro día, el 25 de diciembre, nos levantábamos tempranito y abríamos con mucha curiosidad nuestro anhelado presente. Nos poníamos la ropa y los zapatos nuevos y salíamos a jugar con nuestros amiguitos de la cuadra. Recuerdo el olor de las muñecas nuevas y el ruido de los carros y los triciclos y bicicletas nuevas revoloteando por todo lado. Eso era toda una fiesta.

Y aunque por acá hace mucho frio y el ambiente es otro, la navidad es una celebración muy personal que depende mucho de la calidez de cada familia que hace de esta ocasión algo pasajero o algo especial. Igualmente sucede con la bienvenida del Nuevo Año, cada cual lo recibe a su manera.

Los japoneses antes de las 12 de la noche del 31 de diciembre hacen cola para entrar a los templos budistas o sintoístas y piden sus deseos para el nuevo año. Acostumbran comer un plato de fideos largos especiales (soba) como símbolo de larga vida y por supuesto, no falta el licor y otros platos para la ocasión.

Ya para estos días hay una semana de vacaciones en las cuales todo el mundo aprovecha para relajarse y pedirle al dios de sus dioses alegría y bienaventuranza en un mundo donde todos podamos ser hermanos y vivir en paz, tal como lo proclamó Jesucristo cuando vino a este mundo.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?